martes, diciembre 7, 2021
InicioOpiniónLa segunda dosis

La segunda dosis

Por Juan Nicolás Gaviria

Esta semana el Ministerio de Salud sorprendió con una noticia bastante polémica. Advierten que la segunda dosis de la vacuna Moderna se postergará para los ciudadanos menores de 50 años, que no tengan comorbilidades y no estén en los grupos de priorización, pasando de 28 días, a 12 semanas para recibir su segunda dosis.

Argumentan que existe evidencia científica que respalda la decisión y que no tienen ningún efecto negativo alterar el esquema de vacunación de esta forma. Vale la pena aclarar que, el esquema propuesto por el fabricante es así: Primera dosis en el día cero, la segunda dosis en el día 28. Incluso el vocero delegado de la compañía fabricante advierte sobre la necesidad de una tercera dosis.

Pero bueno, ¿Qué llevó al Gobierno colombiano a tomar una decisión, que incluso la FDA y el CDC de Estados Unidos no recomienda? Es más, ni el INVIMA ve con buenos ojos esta decisión del gobierno. De hecho, cuando el ejecutivo le solicita al INVIMA emitir resolución en este sentido, el organismo de control le responde con una negativa y le advierte que no existe evidencia científica robusta que pueda respaldar esa decisión, dejando tanto la decisión como la responsabilidad en cabeza del gobierno.

Revisando los medios de comunicación europeos, que van más adelante que nosotros con esto de los esquemas de vacunación, me encontré con el mismo debate. Resulta que este debate ya se dio en Inglaterra y España entre otros países, todos con la misma conclusión; no existe evidencia robusta y será decisión y responsabilidad del gobierno llevarlo a cabo. De hecho, la OMS en su circular del 7 de febrero de 2021 sobre la vacua Moderna, advierte que en efecto la segunda dosis se puede retrasar, pero solo hasta 42 días, no los 84 que está sugiriendo MinSalud.

Ahora bien, que motiva a un gobierno a tomar una decisión de estas tan arriesgada. Pues bien, según la breve investigación sobre el particular, los ministerios de salud de estos países han puesto sobre la mesa la siguiente disyuntiva, o llevamos la mayor cantidad de población posible a un estado de inmunización parcial, o, logramos un menor número de población con una inmunización total.

Es decir, no hay vacuna para tanta gente y menos tiempo para lograrlo. Una situación compleja si me preguntan. Pues los señores del Ministerio de Salud están tomando una decisión crítica, la cual presentan como respaldada por la ciencia, pero ni la ciencia, ni las entidades de control locales, mundiales, o las de otros países la recomiendan.

¿Qué hacer? La verdad no sé, un escenario complejo. Me pregunto si el problema es falta de vacunas en el mercado, acaparamiento por parte de países y privados, falta de recursos para comprar más, ni idea donde yace la falla. Si sé que el fabricante de Moderna advierte estar en capacidad de producir vacunas para toda la población del planeta, pero hasta ahí.

Lo que si es cierto, es que por lo menos se ha llegado a un gran número de vacunados con primera dosis, incluso segunda, pero también es cierto que el bicho ese sigue mutando y el peligro aún es latente. Esto supone entonces que no podemos bajar la guardia, debemos seguir atendiendo los protocolos y medidas de bioseguridad, esto no ha terminado.

PD: “Alejandro Gaviria dijo si”, fue la noticia que retumbó este fin de semana. Hoy no quise referirme al particular, pues creo que es muy pronto y buena parte de las columnas de este fin de semana estarán dedicadas a ese tema. Vamos a darle unos días y con hechos y acciones, construimos un criterio en torno a esa candidatura, que claramente altera el tablero presidencial.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS