fbpx
martes, mayo 24, 2022
InicioEconómicasLa producción de vino en Colombia: una industria llena de retos

La producción de vino en Colombia: una industria llena de retos

Colombia no es un país productor de vinos. Aunque hay algunas iniciativas pequeñas para la producción, en general, la mayoría del vino que se consume en el país es importado desde lugares con reconocimiento en el sector como Chile, Argentina y España, entre otros.

Pero las empresas, entre ellas Dislicores, cuyo negocio es la importación de vinos y bebidas espirituosas, enfrentan una serie de retos para que los vinos lleguen a los consumidores a un precio moderado.

Colombia no era un país consumidor de vino. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, esos hábitos fueron cambiando y ahora, en los hogares, el vino ha pasado a hacer parte de la canasta familiar.

Muchos turistas que visitan el país se quejan por los altos precios de este tipo de bebidas en Colombia, ya que los importadores encuentran una serie de barreras que no permiten que los compradores puedan adquirir vinos a precios más competitivos.

Un importador, por el alto nivel del trámites, puede demorarse, en el proceso, casi nueve meses desde el momento en el que hace el contacto con el productor para adquirir el producto hasta que el vino llega a las tiendas para que pueda ser adquirido por el consumidor final.

Estos tiempos, donde están incluidos los procesos de nacionalización y estampilla, entre otros, lleva a que el costo del producto se incremente, y si a eso se le suman los costos tributarios, del pago de una estampilla, el IVA y el valor de la nacionalización del producto, se termina con un vino cuyo costo inicial se duplica, debido a los procesos e impuestos que se deben pagar.

Estas trabas no han permitido que los vinos lleguen a más población, ni que su consumo se masifique y comience a ser el acompañante frecuente de las comidas en las mesas colombianas.

Los importadores de vinos han hecho mesas de trabajo con el gobierno nacional con el objetivo de que se flexibilicen las normas, lo que permitiría que la industria del vino en Colombia pueda crecer sin tantas trabas.

Además, el consumo de vino, de manera moderada, está asociado a una buena salud cardiovascular, y es un excelente acompañante para aquellos momentos en los que se comparte con la familia y los amigos.

ÚLTIMAS NOTICIAS