InicioConfidencial(CONFIDENCIAL) La historia detrás de la presentación en la que bajaron de...

(CONFIDENCIAL) La historia detrás de la presentación en la que bajaron de la tarima al alcalde y de otros regaños

Se le acabo el chantaje y el show al alcalde de Medellín Daniel Quintero, tras la firma del contrato de transacción de pago del siniestro de Hidroituango, entre Seguros Mapfre y EPM.

La historia detrás de este gran logro empieza de la siguiente manera: según le contaron a IFMNOTICIAS.COM fuentes confidenciales del Gobierno Nacional y de las aseguradora, personas del entorno cercano del Presidente Duque, el mandatario viene bastante molesto con el alcalde de Medellín Daniel Quintero y aseguran que está cansado que mande a publicar en medios medellinenses que a él le corren en Presidencia como si fuera un «reyecito».

Y es que esa versión la hizo correr el alcalde a través de su equipo, en medios y portales locales, en los que se publicó, desde el día en que se convocó la primera reunión en Casa de Nariño para tratar el tema de Hidroituango tras el fallo en primera instancia y al que asistieron el Contralor General, el alcalde en calidad de Presidente de la Junta Directiva de EPM, el Gerente de EPM y delegados del Gobierno.

En algunos de esos medios se decía:

«• Entre personas cercanas al Gobierno del presidente Iván Duque se ha filtrado la información sobre la enorme influencia que tiene Daniel Quintero, el alcalde de Medellín, en Palacio.
Dicen que el hombre no solo se sabe mover muy bien en Palacio, si no que el presidente Duque “le copia” e imparte órdenes “para que le copien”.
• Quintero es de teléfono directo con varios ministros, y no solo “le copian, le corren”.

Desde entonces las molestias comenzaron no solo en el mandatario, sino entre los asesores presidenciales y delegados quienes le terminaron contando al Presidente Iván Duque, lo que se mandaba decir desde la Alcaldía.

Ese día de la reunión, fue el mismo en que fue notificado el gerente de EPM que había sido anulado su nombramiento en primera instancia y la misma en que al ser preguntado el alcalde sobre el resultado de la reunión, dijo que se había concluido que los contratistas pagarían. Eso fue el 13 de octubre pasado.

Tremenda mentira indispuso también en ese momento al Contralor Felipe Córdoba, quien comenzó a tomar distancia de la retórica que lanzaba a viva voz y por todos los medios y redes sociales el alcalde, de que «Tienen que Pagar», aludiendo a su rabia vengativa contra varios de los implicados y contra los que el alcalde graduó de enemigos como Sergio Fajardo y Luis Alfredo Ramos, además de los contratistas de Hidroituango.

Pero ese solo sería el comienzo, y en realidad esa reunión giró mas sobre las preocupaciones que ya se veían venir con la banca internacional desde el Gobierno Nacional. Es más, señalan las fuentes que el propio alcalde pidió que algunos de los asistentes a esas reuniones no asistieran mas al señalarlos de tener intereses cercanos con los constructores. Esta intención de «imposición molestó mucho a todos en Casa de Nariño» afirma la fuente confidencial.

Mientras las alertas se estaban encendiendo por lo que podría ser un verdadero problema nacional generado por Quintero Calle en su férrea pelea contra dirigentes y empresarios paisas, que llevaría al país a la zozobra energética, Quintero arreciaba su discurso y verborrea incontrolable de odio y exigencias que ponían en aprietos los esfuerzos del Gobierno Nacional para tratar de conjurar el problema.

Es desde ese primer momento que el Gobierno Nacional comenzó a actuar en silencio, aprovechando la agenda internacional del Presidente, para establecer contactos en Europa con Mapfre en Madrid, con el BID en Estados Unidos y mientras el presidente aparecía en los medios, la agenda de los delegados buscaba solucionar el problema de Hidroituango bajo las órdenes presidenciales.

No obstante, lo que se hacía con esfuerzo en el exterior, era minado por los titulares conflictivos que generaba Quintero Calle y si bien desde presidencia se le hicieron llamados, el alcalde hizo oídos sordos. Entre tanto en los medios y en los ciudadanos, se desconocía que el presidente ya trataba de buscar los acercamientos para salvar a Hidroituango.

La paciencia del presidente se fue agotando e inclusive la del Contralor Felipe Córdoba, quien ya recusado mostró un lado que acercaba a la posibilidad de que las Aseguradoras pagaran y es ademas, cuando el gobernador de Antioquia, Anibal Gaviria, se convierte en otro de los héroes silenciosos para dar solución al alboroto que sembró y creó Daniel Quintero.

Puede interesar:

Gaviria y el presidente Duque sostuvieron varias conversaciones y quedaba clara la ruta de que eran las aseguradoras las que tenían que pagar. En su momento, así lo dijo el Gobernador y fue el propio presidente quien de manera determinante, fijó posición en las declaraciones dadas en una visita a Guarne-Antioquia.

Estas declaraciones se produjeron solo dos días después de la reunión en Casa de Nariño y que despertó la molestia del mandatario de los colombianos y fue la primera «tapada de boca a Quintero Calle» y una muestra de autoridad.

Puede Interesar:

Tres meses duró la negociación del Gobierno Nacional con la banca internacional y con las aseguradoras, tratando de convencerlas de lo mejor para el país; y es cuando finalmente se resuelven las recusaciones en contra del Contralor General y de la Procuradora General, cuando se abrió paso la confirmación del fallo en primera instancia, pero con un ingrediente importante: se vinculó como terceros a las Aseguradoras, acogiendo la tesis que ya había adelantado el Contralor de que las aseguradoras eran las llamadas a pagar.

Desde ese mismo momento y tras la lectura juiciosa de las mas de dos mil páginas del fallo, IFMNOTICIAS.COM encontró la respuesta que le permitió concluir que los implicados en el fallo podrían NO pagar nada, ya que todo estaba asegurado.

Puede Interesar:

En efecto, la ruta de la salvación del proyecto ya había sido anunciada en el mismo fallo y solo era cosa de leerlo. Es la misma ruta que se siguió y que concluyó ayer con la firma de la transacción. IFMNOTICIAS.COM lo reveló en exclusiva el día siguiente de haberse emitido el fallo el 26 de noviembre pasado.

Pero volviendo a la historia de las molestias de Casa de Nariño, éstas se incrementaron con la testarudez del Alcalde de Medellín, que aun sabiendo que ya todo estaba resuelto, decidió darle largas al tema, exigiendo que pagaran los contratistas y objetando el pago de las aseguradoras.

Hasta el momento, la táctica del alcalde de Medellín venía siendo el «chantaje» al Gobierno Nacional y es lo que explicaba el porqué el Presidente Duque, era tan condescendiente con Quintero. El chantaje consistía, en sacarle en cara al Gobierno que «le había hecho el favor de ayudarle con asumir con EPM, el entuerto de Electricaribe y que terminó con la creación de Afinia.

Es claro que ese chantaje le funcionó para lograr el compromiso de la Nación para asegurar recursos para el Metro de la 80 y ese mismo chantaje se le terminó reversando ayer.

Para quienes lograron ver la transmisión de la firma del contrato de transacción entre EPM y Mapfre con la presencia del Presidente Duque, se observó que bajaron de la tarima al alcalde Daniel Quintero. Hasta cuando viajaron de Medellín a Bogotá el gerente de las empresas Andrés Carrillo y el Alcalde, estaban seguros que ese sería su momento y podrían hacer creer que eran ellos quienes habían logrado el milagro. Es mas, un día antes, el propio alcalde puso un meme en sus redes haciéndose creer santo de cobro de todas las deudas.

Imagen

Pero al llegar a Bogotá, otra fue la historia y a regañadientes, les tocó aceptar el libreto. Resulta que el presidente, que nada tiene que ver con Hidroituango, pues no participa del proyecto, le hizo saber a Quintero y a Andrés Carrillo, quien mandaba en el país. Lo primero que ocurrió fue que el mandatario les recordó que él era el garante, que era el Gobierno Nacional quien había adelantado por mas de tres meses todo el proceso de negociación y convencimiento para estabilizar la banca, el BID, los mercados, convencer a las aseguradoras y mantener estable la seguridad energética del país.

Y es que en Bogotá, las cosas son a otro precio y fue el momento de recordarle a Quintero Calle que a él nadie le corre en Casa de Nariño, comenta con sarcasmo la fuente confidencial, mientras explica que como el presidente estaba de Garante en tarima, nada tenía que hacer el alcalde y protocolo de Palacio, bajó a Quintero Calle de la nube y de paso de la tarima, dejando solamente a los protagonistas que fueron los delegados de Mapfre, el Contralor, el gerente de EPM y el presidente como Garante. Ni siquiera le valió la súplica hecha a uno de los de protocolo diciendo que él debía estar en tarima porque era el «presidente de la Junta Directiva de EPM». Finalmente Quintero quedó de pie a un lado viendo el acto como un espectador mas y no como el protagonista que quería ser.

Pero no pararían ahí las cosas. El libreto de Daniel Quintero se comenzó a caer en todos los sentidos y con ello todo el show que había montado sobre los que debían pagar y su tendencia de darle la vuelta a las situaciones para mostrarlas como que él fue el autor del milagro.

Resulta que la fuente confidencial comenta que en Palacio y en la Contraloría estuvieron muy pendientes de lo que decía el alcalde y les llamó la atención que en la noche anterior a la firma del acuerdo de transacción y del acto, Quintero señalaba que él estaba a punto de hacer que se pagara por lo que se había perdido en Hidroituango. Esto prendió las alarmas y se adelantaron en Contraloría al punto de hacer todo para que el protagonismo de tremenda hazaña fuera institucional. Es así como los discursos del Contralor, con video y todo, mas el del presidente, solo reconoce a la Contraloría como los Héroes que lograron hacer que se pagara y se recuperara el multimillonario recurso para continuar la obra y salvar a Hidroituango.

Es así como Quintero Calle quedó por fuera de la ecuación y afirmaciones tales como: «logramos un acuerdo», cuando no fue el alcalde, ni EPM, sino la Contraloría General de la República y el Presidente Iván Duque venía desde hace 3 meses en diálogos con seguros Mapfre convenciendo para que ellos pagaran; «terminaron por caer y dejarlo haciendo el ridículo», comenta la fuente.

Es por esta razón que se le escuchó al contralor, Carlos Felipe Córdoba, muy anmado decir que “este es un hecho histórico y se demostró que la contraloría no juzga a conveniencias políticas y solo aboga por los intereses de los ciudadanos», en uno de los menajes indirectos pero muy directos contra Quintero, mientras agregó que «este órgano seguirá vigilante con la obra, y que si fue posible recuperar los recursos del proyecto”.

Cansado del chantaje y el show del Alcalde de Medellín, quien no entendió lo que ya le venía diciendo el Presidente Iván Duque desde hace varios meses, terminó en su discurso lanzando otras perlas indirectas pero muy directas le dijo a Quintero que «se salva el proyecto, se avanza y no hay razón, ni excusa para alterar el curso de la obra con los constructores, interventores, con la gestión estructural y que debe estar operando la primera turbina en junio de 2022.»

Cuentan las fuentes confidenciales que el presidente habló con Quintero cansado de las ínfulas del mandatario de los medellinenses y le recordó que lo que había sido una piedra en el zapato en este proceso y le pidió que de una vez por todas, dejara de anteponer la venganza, la rabia y los criterios políticos sobre los técnicos y que pensara en el proyecto de Hidroituango como lo que es, la obra de ingeniería mas grande del país y de un interés nacional, no particular.

Dice la fuente que además de ello, le dijo que a partir de ahora, todo quedaba cerrado en estos capítulos y que declararía que el proyecto se salvó y que eso implicaba «cerrar todo tipo de acciones» que pudieran poner en peligro la obra, eso i incluía retirar los procesos de demanda que se dan en el Tribunal de Arbitramento y que se debe pensar en proseguir y generar energía a mitad de año.

Justo esto, fue lo que terminó diciendo en su discurso el Gerente de EPM y a Quintero y Carrillo, les tocó agachar la cabeza. Para la fuente, «esto fue una especie de recordarle que yo mando aquí, se calma» y señala que cansado del chantaje de Quintero con lo de Afinia, miembros del Gobierno Nacional se encargaron de recordarle que «sí quiere Metro de la 80, no molesta mas». En resumen, al alcalde le tocó bajar la cabeza.

Es así, como señala la fuente confidencial de Palacio, que esta vil metodología de chantaje por parte de Quintero Calle al Gobierno Nacional se le devolvió, porque siempre el Presidente antepuso que no se podía jugar con la estabilidad energética de un país, ni con el empresariado antioqueño.

En el evento, las perlas del presidente al alcalde fueron directas y a buen entendedor pocas palabras: “Hoy se ha salvado el proyecto de Hidroituango”, y en el acuerdo se compromete a la primera firma a reconocer como valor del siniestro derivado del fallo de responsabilidad fiscal el valor de 983 millones de dólares (casi 3.9 billones de pesos), que equivalen al 90% del valor del daño patrimonial, definido en 4.3 billones de pesos por la Contraloría General de la República.

“Es importante no generar traumatismos en el avance de la obra. El mensaje tiene que ser de país: este proyecto y este tipo de proyectos no están para caer prisioneros de las pequeñeces y situaciones que terminan agravando su curso. Aquí se trata de pensar en grande y creo, Contralor Felipe Córdoba, que el mensaje es dar especial atención y supervisión a la continuidad de las obras”. Así se expresó el mandatario de los colombianos minimizando las venganzas y las rabietas de Quintero.

La historia se cerró con unas imágenes del alcalde disminuido en la transmisión, en donde se le ve perdido y casi despistado buscando el escenario al final del evento tratando de saludar a los verdaderos protagonistas mientras el presidente ni quería verlo dándole un frío estrechón de manos. En el evento solo resaltó su presencia el gerente de EPM al mencionarlo como el Presidente de la Junta Directiva de EPM y el presidente en su saludo protocolario quien solo lo reconoció como alcalde de Medellín

Cuentan que al regreso el alcalde se subió al avión en donde al ingresar saludó y nadie le respondió, lo mismo hizo a la salida de la aeronave y todos los viajeros lo ignoraron. El tema trascendió inclusive a las redes sociales.

Ante el difícil día del alcalde, en donde fue ignorado y minimizado en el acto del que quería ser protagonista y hasta en el avión, era de esperarse que el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, reaccionara de alguna manera.

Es cuando los medellinenses vieron como activó las bodegas para que lo felicitaran por haber logrado recuperar el dinero que en realidad recuperó la Contraloría y en la tarde y la noche del viernes, todavía insistía.

Pero esto no le sirvió. Recuerda la fuente confidencial de Palacio, que entre los regaños al Alcalde por parte del Presidente, estuvo la cuasi orden de que «no siguiera molestando e inventando cobros a contratistas que no existen». Si bien en el momento el alcalde asentó la cabeza y aceptó aparentemente el consejo del mandatario de los colombianos, no era sino llegar a Medellín y ya con la distancia, comenzó a atacar al Presidente.

Y es cuando en medios radiales y a distancia le dijo a Iván Duque que el presidente «ha tratado lamentablemente de confundir a la ciudadanía al respecto pero en esto hay que ser tan claro como sea posible. El fallo de la Contraloría deja unos responsables fiscales claros, si hubiera sido un accidente no hubiera habido fallo. Quienes dicen que esto es un accidente quieren que EPM pague esa plata, no, eso lo tienen que terminar de pagar los contratistas”. Lo dice todavía resistiéndose a la evidencia de que EPM debe asumir el deducible de 800 mil millones que le corresponde como tomador del seguro y de lo que busca que sea reconocido por los que ya quedaron con las cuentas saldadas.

https://www.bluradio.com/blu360/antioquia/nuevo-ataque-de-quintero-a-duque-dice-que-quiere-confundir-sobre-lo-ocurrido-en-hidroituango

No obstante de haberle quedado claro al Alcalde de Medellín, sobre quien manda, el obstinado Quintero Calle continúa con su pataleta de niño caprichoso. Insiste en que además del deducible hay otros mil millones de pesos, que nadie sabe de dónde le salieron en sus cuentas, que quiere cobrar.

En ese sentido y luego de ser ignorado por el Presidente Iván Duque y terminado evento en el que se dio la firma entre seguros Mapfre y EPM, terminó haciendo una serie de trinos en los que publicó en su cuenta de twitter:

Una de las fuentes confidenciales, pero esta vez cercana a los constructores señala que «Conociendo la manera como suele actuar el alcalde de Medellín, seguro ahora buscará presionar la firma de los contratos de continuidad de las obras, chantajear con solo prorrogar por pocos meses y exigir el cambio de constructor retomando lo de la licitación y buscar que sea casi imposible que los contratistas puedan aceptar los términos y así, decir que son los constructores los que no quieren firmar y quienes ahora bloquean y ponen en peligro el proyecto».

Explica además que «Su forma de actuar es predecible y nuevamente generará zozobra a solo días de que termine el año. Buscará chantajear como bien lo sabe hacer.

Entre tanto la fuente confidencial de Palacio cierra el diálogo con IFMNOTICIAS.COM, diciendo que «ahora su alcalde puede hacer la pataleta que quiera, pero ya el Presidente Iván Duque le dijo y demostró quien manda y punto.»

ÚLTIMAS NOTICIAS