domingo, abril 18, 2021
InicioEspecialesAgenda abortista - Parte 4

Agenda abortista – Parte 4

Por Carlos Echavarría

El presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon consideró que utilizar exclusivamente argumentos económicos para continuar con el plan de control poblacional, no era del todo bien recibido por el pueblo norteamericano, es por ello que le cambió el enfoque y lo presentó como un Derecho Sanitario.

Nixon declaró al recibir el informe presentado por John Rockefeller III, lo siguiente: “le pedí al Secretario de Estado y al Administrador de la Agencia de Desarrollo Internacional, dar alta prioridad a la planificación familiar y de población. Similarmente, le estoy pidiendo a los Secretarios de Comercio y Salud; Educación y Bienestar; y a los Directores de Cuerpos de Paz y de la Agencia de Información de los Estados Unidos; que presten mucha atención al asunto de la población, cuando planean operaciones en el extranjero”

Rockefeller III, publica otro informe de la Comisión de Crecimiento Población y el Futuro de Norteamérica, donde dice: “Creemos que el aborto no debe considerarse un sustituto del control de natalidad, sino más bien, como un elemento de un sistema integral de atención a la salud materno-infantil”, además expresó el informe: “Para esto hay que llevar adelante esfuerzos de ingeniería moral, que modifiquen los valores que consagran a la vida como un derecho fundamental, apuntando hacia el desarrollo de un principio ético básico, de que sólo los niños deseados, son traídos al mundo” Ese es el mismo discurso que tenemos hoy cincuenta años después, “mi cuerpo, mi decisión”. En 1973 se legaliza el aborto en los Estados Unidos.

La Conferencia Internacional de la ONU, realizada en 1974, se trató el asunto de la Población y el Desarrollo, en donde el objetivo era aplicar las medidas de los Estados Unidos en todo el mundo. Pero esa iniciativa fracasó rotundamente, por el levantamiento de los países pobres y subdesarrollados, los cuales entendieron, que el objetivo al implementar esas medidas era precisamente exterminio de esos países, ya que les imposibilitaba el crecimiento económico al restringir la mano de obra, y además, al envejecer la población y no tener recambio poblacional, los países caerían en una estancamiento que los condenaría a la servidumbre y al cumplimiento de órdenes de los países ricos, para que los puedan sostener.

Ante ese fracaso, ese mismo año se realiza el Informe Kissinger, NSSM-200, el cual fue desclasificado y podemos conocer su contenido. En un aparte dice: “La política poblacional se convierte en relevante para el suministro de recursos y para los intereses económicos de los Estados Unidos”, eso significa, que si en los países pobres, hay más gente, se consumen sus recursos naturales, que son necesarios para el desarrollo de los Estados Unidos. Otro aspecto tratado en el informe destaca que un crecimiento poblacional desmesurado en los países pobres, presiona la migración de sus habitantes hacia los países ricos.

El informe Kissinger presenta otra preocupación en el aspecto militar, en donde un país pobre, pero con muchas personas, se puede convertir en un peligro con la creación de grandes ejércitos, que pueden atacar a países ricos, pero con poco personal destinado al sector defensa.

El informe también planteó una preocupación por el medio ambiente, se recuerda aquí que la agenda abortista hoy en día, va de la mano con la agenda LGBTTTIQ+ y la agenda ambiental; presenta el informe que entre más ciudadanos tengan los países pobres, se generará más contaminación por la inexistencia de hábitos de reciclaje, la incapacidad de poseer tecnología con energías limpias y el aumento en los niveles de contaminación de fuentes hídricas y ambientales.

Una parte vital del informe Kissinger dice: “Existe el peligro de que algunos líderes de los países menos desarrollados, vean las presiones de los países desarrollados en materia de planificación familiar como una forma de imperialismo económico o racial; esto podría crear una seria reacción, de ahí, que sea importante, tanto en el estilo como en la sustancia, evitar la evidencia de la coerción” En cristiano significa, los vamos a presionar, pero no puede quedar evidencia de ello.

El informe Kissinger no se limitó a realizar un diagnóstico del problema de la sobrepoblación o a la presentación de escenarios que conllevarían una acción o una inactividad al respecto. También se presentó un plan de acción para el control de la situación llamado “Medidas”

Se presentó lo siguiente:

  • “Adoctrinamiento de la nueva generación de niños con respecto a la conveniencia de familias más pequeñas”
  • “Impulsar en el mundo la planificación familiar, con la colaboración de otros países donantes interesados y organizaciones como la OMS, Fondo de población de la ONU, Unicef, Banco Mundial”
  • “Hacer un mayor énfasis a los medios de comunicación y otros programas de educación y motivación en población de la ONU, USIA y AID”
  • “Es preciso ganar el entendimiento y el apoyo del público norteamericano y del Congreso respecto de la necesidad de agregar fondos para estos esfuerzos”
  • “Es imperioso minimizar las acusaciones de una motivación imperialista detrás del apoyo a actividades de población afirmando repetidamente que tal apoyo, deriva de una preocupación por el derecho de la pareja individual de determinar libremente y responsablemente el número y espaciamiento de sus hijos”
  • “Ningún país ha reducido su crecimiento poblacional sin recurrir al aborto”

Los presidentes Ford, Carter, Bush Sr, Clinton, Bush Jr, Obama, siguieron al píe de la letra el informe Kissinger, pero los presidentes Reagan y Trump, lo detuvieron por considerarlo inmoral.

Paradójicamente, el presidente actual de los Estados Unidos, Joseph Biden, un católico practicante, retomó el apoyo a la agenda abortista global, incluso, reactivo las ayudas financieras al gobierno de México en manos de Andrés Manuel López, con la condición de continuar con las iniciativas que permitan una legalización del aborto en todo el territorio mexicano, el cual, a la fecha no es permitido en varios Estados.

Aquí cabe una pregunta de índice moral, quién tiene una peor condición ética y moral para con la humanidad, ¿Un presidente como Donald Trump, que promete un muro para separar a su país de la migración proveniente desde México? ¿o, un presidente como Biden, que apoya el exterminio de los mexicanos por medio del aborto? Personalmente tengo muy clara la respuesta.

En 1994, en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, realizada por la ONU en la ciudad de el Cairo, se llega a la conclusión de que somos muchos habitantes en el planeta tierra y se tiene que intervenir. Dentro de las medidas propuestas está que todos los países deben comprometerse a que las políticas de salud reproductiva estén disponibles y al alcance de todas las personas para el año 2015, entre ellas la interrupción del embarazo de conformidad con lo indicado.

Queda muy claro que todas las organizaciones internacionales, tienen una línea de comportamiento similar, enfocada a la reducción de la población, y como lo expresa el informe Kissinger, “ningún país ha disminuido su crecimiento poblacional sin recurrir al aborto”.

¿De dónde sale la financiación de toda ésta agenda abortista?

Los fondos para la implementación de las medidas que buscan la disminución de la población y principalmente, el exterminio de las comunidades más pobres, provienen de los mismos países miembros de la ONU. Las políticas son dictaminadas desde ese organismo internacional, para ser replicadas en cada uno de los países, y los políticos locales, deben crear las nuevas leyes y decretos que permitan aplicar de manera efectiva y sin contratiempo los lineamientos.

Pero para que una política pueda ser implementada en un país, ésta debe ser “ambientada” por presión de otros sectores; es por ello, que los lobbies de los interesados en los asuntos aquí expuestos, están a la orden del día en los pasillos de los congresos de todo el mundo. Cuando esto no es suficiente, se requiere de una presión externa, como lo son las marchas y las manifestaciones con fines específicos.

Es allí en donde la financiación es requerida por parte de la empresa privada; una marcha necesita de logística, una movilización consume recursos y todos esos costos deben de ser cubiertos. Nada es gratis en la vida, alguien debe de pagar, y por esa razón, aparecen los titiriteros que se encargan de mover los hilos, para que las presiones sean efectivas y en los momentos oportunos.   

Uno de los principales promotores de todos los colectivos que “luchan” por los derechos de la mujer, es la IPPF, International Planned Parenthood Federation, que presenta en su página web, las fundaciones que apoya y los montos para cada una de ellas. Interesantemente, que desde el año 2016, no presentan datos detallados como lo hacían en los años anteriores.

Para el año 2016, la IPPF, realizó en Colombia una donación de 4.4 millones de dólares, para el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. No se determina el fin de la donación, pero se debe recordar que en Colombia está legalizado el aborto bajo las tres excepciones presentadas al inicio de la serie y una Fundación de clínicas para practicar abortos, no considero que sus donaciones, sean precisamente con el fin de promover el bienestar de los niños y sus madres.

Para el año 2020, la IPPF, presentó dentro de su presupuesto destinado para el apoyo a fundaciones proaborto, un valor de inversión de 125 millones de dólares. El uso de las palabras es importante y presentan como inversión, las donaciones que realizan a las fundaciones que son en su mayoría proaborto. Si es una inversión, se espera tener retorno con intereses. Esa es posiblemente una visión de que no lo hacen por caridad o por un bien altruista, lo hacen como negocio, en el cual se debe invertir si se desean tener réditos en el futuro.

Agustín Laje, hizo un cálculo del dinero destinado a las fundaciones proaborto en la Argentina, basado en los informes de los últimos 10 años presentados por la IPPF en su página web. La cifra es superior a los 5 millones de dólares. Y se está mencionando solamente a una fundación que patrocina las agendas proaborto en ese país.

Al ser una acción conjunta en donde la presión debe venir por todos los ángulos, los proaborto, siempre reciben el apoyo de los colectivos LGBTTTQ+, quienes son patrocinados por fundaciones similares a la IPPF. Un ejemplo es la Funder for LGBTQ Inssues, que para el año 2020 hizo inversiones por valor de 200 millones de dólares a las fundaciones y las organizaciones que apoyan las causas de diversidad de género.

Uno de los titanes en las causas feministas, abortistas y diversidad de género es el húngaro George Soros, quién con su fundación, Open Society, ha financiado a miles de colectivos por todo el mundo. Desde su creación hace un poco más de 30 años, ha destinado más de 15 mil millones de dólares para “defender” éstas causas.

En sus reportes publicados en la página web de la fundación, aparece que el dinero ha ido destinado a: educación temprana a la niñez, anti discriminación e igualdad, salud y derechos, educación superior, ong, medios digitales, justicia, etc., tienen cubierto todas las ramas encargadas de crear la conciencia colectiva, para luego introducir las leyes en los estados con el fin de alcanzar sus objetivos.

Una de las mejores maneras que tiene la Open Society para implementar su agenda, es formar a los periodistas para que tengan su sesgo ideológico a favor de la ideología de género, un ejemplo fue el trabajo presentado titulado, Despenalización del aborto en América Latina, el cual fue realizado por 28 periodistas y diseñadoras de 18 países, todas proaborto, el cual fue presentado en 15 países y recibió galardones como el premio a la innovación del flujo de trabajo por Hacks and Hackers y fue incluido en una exposición de arte en Berlín. 

Dentro de la página web de Open Society, se presenta una muy buena táctica de reclutamiento, dice lo siguiente: “Buscamos activistas jóvenes de 22 a 30 años con base en América Latina en la promoción de un proyecto de su propio diseño, que imagine nuevas realidades feministas y fomente espacios feministas más justos, inclusivos y accesibles” Clara invitación para que presentes proyectos con alto contenido de la agenda globalista y de esa manera, recibir financiación directa desde la fundación.

No son solo unos millonarios desconocidos cubiertos por las sombras los que están detrás del telón manejando los hilos, ahora salen a la luz pública sin recato. Encabezados de medios informativos presentan: Warren Buffett dona más de 1.200 millones de dólares a industria del aborto; Bill Gates y Warren Buffett, los más ricos del planeta, unidos en la anticoncepción y el aborto; La página principal de la fundación Bill y Melinda Gates tienen una sección dedicada a la planificación familiar.

También los países están inmersos en éstas agendas, en el año 2019, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció que iba a invertir, 1.400 millones de dólares para promover la agenda de la salud reproductiva en todo el mundo.

Las fuentes dinero para la promoción de las agendas globalistas son inagotables y las personas cada vez se sienten más bombardeadas por ese lobby. Lo que conlleva a una apatía que termina en aceptación. Luego de ese punto, la tarea está concluida.

En la página web de la IPPF, International Planned Parenthood Federation, se presentan los costos de practicarse un aborto en su red de clínicas en los Estados Unidos. Si el procedimiento se realiza dentro del primer trimestre de gestación, el costo varía entre los 800 y los 1500 dólares; después del primer trimestre, los costos aumentan significativamente hasta el noveno mes, pero no especifican su valor.

Desde la legalización del aborto en los Estados Unidos en 1973, más de 61.6 millones de bebés han sido abortados, la mayoría de ellos en las clínicas de la IPPF. A pesar de que el gobierno Trump, buscó retirar completamente la financiación de éstas clínicas en los Estados Unidos, no fue posible, y en el informe de la IPPF para el período 2019/2020, el número de abortos practicados en sus clínicas y pagados con dinero de los contribuyentes fue de 354.871, lo cual representó un incremento del 2.7% con respecto al año anterior. 

Para hacer una pequeña comparación de la magnitud del tamaño de la IPPF a nivel mundial; la cadena de comida rápida MacDonald´s cuenta con 36.000 sucursales y la cadena más grande del mundo de comida rápida, Subway, cuenta con 44.000 sucursales. La IPPF, tiene a su haber una red de clínicas abortivas de más de 46.000, en donde la mayoría de sus ingresos provienen directamente de los pagos hechos por los Estados por garantizar el Derecho de la mujer a abortar.

Claramente con la legalización, se aumenta el tamaño del negocio, esto es gracias al crecimiento del número de abortos presentado en todos los casos analizados; además, la tranquilidad de que sean los Estados quienes pagan por los procedimientos, lo que hace que no haya incertidumbre en los ingresos. Es allí donde fundaciones como la IPPF, tienen el retorno de la inversión y por ende continuarán apoyando toda la agenda globalista a favor del aborto en cualquier país que desee emprender ese camino

Cuando todo el mundo va en una dirección equivocada, no podemos voltear la mirada como lo hicieron los alemanes cuando pasaban los trenes cargados de judíos en dirección a los campos de concentración. Las personas tienen que detener ésta locura de exterminio invisible y protestar por la destrucción del futuro. Un mundo sin niños se termina en un par de generaciones.

Usted amigo lector, en caso de tener familia o que considere comenzar una en el futuro, qué le dirá a sus hijos y nietos cuándo le pregunten: ¿que estabas haciendo cuando estaban matando a los seres más indefensos del mundo?, ¿cómo luchaste para terminar con el asesinato de un bebe dentro del estómago de la mamá?, ¿por qué nunca te revelaste en contra de una política de exterminio?

A los provida, nadie los patrocina, no cuentas con los cientos de miles de millones de dólares que ponen los patrocinadores de la agenda globalista, pero, tenemos la razón y la moral de nuestra parte, lo que se requiere es voluntad y resistencia para emprender la batalla en contra de los que quieren controlar y poseer el mundo.

ÚLTIMAS NOTICIAS