viernes, octubre 22, 2021
InicioEconómicas(INVESTIGACIÓN) La crisis económica de Telemedellín que amenaza con su viabilidad

(INVESTIGACIÓN) La crisis económica de Telemedellín que amenaza con su viabilidad

Nunca en los 24 años de historia que tiene el canal de televisión público local Telemedellín, había vivido tal nivel de crisis financiera que amenazara seriamente su continuidad.

Por primera vez, la sombre de la quiebra o de inviabilidad, toca las puertas del que hasta ahora, se había considerado uno de los medios en donde los paisas se veían realmente. La situación es tan crítica que solo tiene presupuesto para pagar sueldos hasta este mes de agosto y su operación podría verse amenazada.

La situación económica del canal es absolutamente grave y necesita urgente una adición presupuestal que pueda servir como salvavidas porque de no allegarle nuevos recursos, los empleados en septiembre podrían ver retrasos en sus sueldos y seguramente se tendría que entrar en recortes.

El déficit del canal supera los 6 mil millones de pesos, dinero que mínimamente sería necesario para poder culminar el año, en lo que se convierte en otra de las entidades de la Administración Municipal con déficit presupuestales y que señalan nuevamente a la mala gestión por parte del Alcalde Daniel Quintero.

Desde que asumió la alcaldía, Quintero ha nombrado a dos gerentes en Telemedellín, la primera es Mabel López Segura quien desde el comienzo de la administración asumió las riendas del canal hasta el mes de mayo cuando renunició para asumir la Vicepresidencia de Comunicaciones Estratégicas de las Empresas Públicas de Medellín y desde ese mes, llegó al canal Johana Jaramillo, quien viene de ser Subsecretaria de Comunicaciones de la Alcaldía.

Hasta el 2019, el canal local de Medellín gozaba de buena salud financiera. En tiempos del alcalde Federico Guitiérrez el gerente del canal fue Cristian Cartagena, quien de acuerdo con los reportes financieros, dejó $8.876 millones de pesos de caja líquida en bancos al 31 de diciembre de 2019 y el superhábit o excedentes para ese año, fue de $322.334 de pesos.

Con esa caja y números positivos recibió la administración de Quintero el canal y Mábel López Segura asumió la gerencia tras ser la gerente de Teleantioquia, por lo que al menos la experiencia y conocimiento en la gestión de un canal público, podría haber asegurado que el canal tendría un mejor futuro al que tiene hoy.

Durante el 2020, las transferencias de recursos que anualmente hace la alcaldía para la operación del canal, fue de $11.596 millones, lo que dejaba al canal con una capacidad de recursos superior a los «20 mil millones de pesos si se suma con la caja líquida.

Telemedellín tradicionalmente ha sido dependiente de la Alcaldía, quien no solo hace las transferencias que corresponden sino que había sido el principal contratista. El canal y para nadie es un secreto, nunca ha sido autosuficiente y su financiación depende de las transferencias que hace la alcaldía y de la generación de recursos propios, principalmente por la venta de producción de programas de televisión y de publicidad.

Es así como durante el 2020 todas las proyecciones que se tenían para el canal fallaron, entre otras cosas, por la afectación que la pandemia generó en los medios de comunicación y televisión del país, al punto que Asomedios notificó a la Comisión Nacional de Comunicaciones la difícil situación que llevó a multimillonarias pérdidas al sector entre los meses de enero y agosto de 2020.

Fuente Asomedios

En el contexto nacional, los medios de Comunicación se vieron en verdaderos aprietos, siendo los primeros cinco con mayores pérdidas, Caracol Radio, El Espectador, El Tiempo, el grupo RCN y la <evista Semana.

Fuente Asomedios

Es de anotarse que la misma tónica la vivieron los canales regionales y locales, los mismo que aun dependiendo del Estado, vivieron sus propias afectaciones. En el caso de Telemedellín, cerró el 2020 con pérdidas de $3.822.297 millones de pesos, lo que significa que se gastó, además de la caja líquida con la que venía del 2019, las transferencias del 2020, pasando el año con las multimillonarias pérdidas.

Para junio 30 de 2021 esas pérdidas ya alcanzaban los $6.075.974 millones de pesos a un ritmo promedio de pérdidas mensuales cercanos a los «1.100 millones y que de continuar su ritmo, podrá cerrar el año superando pérdidas por $13.200 millones.

En medio de versiones cruzadas entre quienes sugieren que durante la gerencia de Mabel López se produjo un «despilfarro» y poca previsión por no tomar las medidas correspondientes a la situación de pandemia que se estaba pasando en el 2020; el canal terminó gastando más de lo que podía.

Los críticos a López Segura, afirman que la gerente «no entendió el momento de la pandemia y continuó operando como si no existiera pandemia». Explican que no se midió en los gastos mientras no hubo ingresos y que multiplicó la nómina de manera exponencial cuando lo que debió hacer fue contenerse por la pandemia.

La exgerente de Telemedellín, Mábel López aseguró a IFMNOTICIAS.COM que ella sí hizo una apuesta por «fortalecer el sistema informativo pasando de 40 horas a 90 horas de programación informativa, en un esfuerzo por generar mayor raiting», cosa que dice, logró; además de enfatizar que también se hizo un esfuerzo en «no despedir a nadie durante la pandemia y mantener los empleos para no agudizar las crisis de las familias». No obstante, en una de las juntas se reseñó como preocupante que la nómina externa en el período de la gerencia de López Segura, se creció en un 66%.

El noticiero por ejemplo, paso de 4 horas a 9 horas diarias de información, distribuidas en 3 horas en la mañana, 3 al medio día, 1 en la noche y 2 con el informativo internacional. Esta apuesta necesitó multiplicar la planta de personal y de periodistas, mas los demás programas que fueron montados en la parrilla como los del Loco Jaramillo entre otros. Justo esto hoy, tendrá que ser revaluado.

No obstante las críticas son serias, pues mientras el raiting creció, también lo hicieron los gastos mas no los ingresos y se le señala de no hacer los suficientes esfuerzos para generar recursos propios. En ese sentido, recuerdan los escándalos generados por el intentar contratar con un hotel de la ciudad para hospedar a los periodistas y trabajadores de Telemedellín y crear «una casa estudio», algo que si bien se dio por una semana, no alcanzó a contratarse y el escándalo desbarató el contrato que se estaba proyectando en ese momento. López dice que ese contrato nunca se realizó, así que se queda en la crítica.

Otra de las críticas fue el cambio de logo, lo que implicó gastar en el cambio de toda la señalética, cubos, escenografías, identificación de carros, papelería y demás; al punto que debió intervenir la secretaría de comunicaciones de la alcaldía para concertar un nuevo logo. El costo real del nuevo logo, nunca se conoció, mas si fueron millonarios los cambios.

Los informes financieros y los testimonios dan cuenta que si bien la Alcaldía cumplió con las transferencias, también dejó de ser el principal contratista del canal y se llevó casi todo a las redes sociales en contratos que paga a terceros.

Es así, como ya no hay casi programas que provengan de entidades adscritas a la alcaldía; es más, los programas que tradicionalmente se contrataban desde el despacho del alcalde o de la primera dama, hoy gestora social, no se volvieron a realizar y eso es dinero que ya no entra a las finanzas del canal.

Como si fuera poco, señalan que la pandemia hizo que entidades que antes tenían presencia como corporaciones, gremios, cajas de compensación y hasta empresas privadas que producían y contrataban desde programas hasta producción; dejaron de hacerlo y en el caso de las empresas privadas, la pelea de Quintero contra el tejido empresarial paisa, le ha terminado pasando factura al canal. En el pasado, desde videos corporativos hasta eventos eran contratados al canal y eso, hoy por hoy, es cosa del pasado.

Pero es que ni los demás municipios del Valle de Aburrá le están comprando programación ni producción al canal. Hasta no hace mucho, municipios del entorno producían y transmitían programas sobre sus municipios, pero ya no. En su momento entidades como el Área Metropolitana, el Metro y otras significaban junto con Fenalco, la corporación JFKenedy y otras; parte del portafolio de clientes y en su mayoría, si no han dejado, sí han disminuido sus contratos.

En el mismo sentido se viene dando un proceso de reversa en la gestión que el canal hacía del manejo de recursos bajo la modalidad de «mandato sin representación», en la que entidades le entregaban un presupuesto al canal en su componente de central de Medios. Es así, como en a través de esta figura, se contrataban servicios, eventos y otros de manera delegada. De repente, estos contratos que provenían desde las secretarías de despacho, se están desviando hacia Plaza Mayor a través de contratos interadministrativos.

Lo que sí queda es la entrega masiva, a través de esta modalidad, de pauta publicitaria ordenada desde la secretaría de comunicaciones coordinada y ordenada por Juan José Aux, para la entrega a dedo de contratos de publicidad que hablen bien del alcalde en estos tiempos de revocatoria y que supera los 4 mil millones de pesos como ya lo reveló IFMNOTICIAS.COM.

Lo triste es que mientras se reparte publicidad y pauta cientos de medios, muchos de ellos que nadie conoce, ni si quiera se le contrata pauta al Canal Telemedellín que le genere autofacturas por pauta y por ende ingresos. Todo por orden de Juan José Aux según señalan las fuentes.

Puede interesar:

Para el 2020, la Alcaldía de Medellín hizo transferencias efectivas al canal por valor de $6.500 millones de pesos, dineros que no ingresan en un solo paquete sino que se van dando en diferentes desembolsos. El último se realizó en el mes de mayo por valor de $2.700 millones que se suma a otro de $1.700 millones. Con ese dinero inició la nueva administración de la gerente Johana Jaramillo.

Como se dice popularmente, a Jaramillo «le tocó bailar con la mas fea» pues para el momento que asume, lo que queda en manos suyas es un canal que acumula pérdidas, que no genera recursos y que tiene compromisos que se agotan rápidamente. A su llegada las deudas acumuladas ya superaban los $4.500 millones y con esa cifra le tocó cumplir la citación al Concejo de Medellín a contar la situación de la televisión pública local y que termina siendo expuesta claramente en sus finanzas, no solo por la gerente, sino por los concejales Lina García Gañán y Daniel Duque.

En julio de este año, es cuando el canal entra en alerta, pues solo hay dinero disponible para pagar sueldos hasta este mes de agosto, y de no entrar una adición presupuestal la situación será aun mas grave.

Como tal, la planta de personal de Telemedellín es pequeña y solo tiene 30 personas en la llamada nómina oficial, una nómina que mensualmente no supera los $346 millones de pesos en sueldos y que está compuesta, en su mayoría por personas de carrera administrativa que desempeñan labores administrativas, camarógrafos, luminotécnicos y directivos de planta. Pero el verdadero desangre está en lo que se denomina «la otra nómina» para no catalogarla como una «nómina paralela» y que sí tiene el mayor peso en el presupuesto, al punto que significa aproximadamente el 85% de lo que gasta el canal y que se acumula mes a mes como deuda, pues el valor de esta nómina es casi el mismo en promedio de las pérdidas mensuales del canal.

En concreto, esta «otra nómina» está cercana a los mil millones de pesos mientras que el promedio de pérdidas mensuales del canal es de «1.100 millones mensuales. Esta «otra nómina» no se contrata directamente por Telemedellín sino a través de una empresa de servicios temporales denominada MaxEmpleos con la que se terceriza.

Así, todo el resto del talento necesario para cada uno de los programas, noticiero, emisora, administrativos y funcionales están a través de esta modalidad. Como ya se reseñó, fue en el periodo de Mabel López que la junta directiva reseña que esta nómina se duplicó, creciendo en un 66%, mientras que los informes detallan que los contratos realizados no tienen cláusulas de terminación unilateral, por lo que la mayoría de ellos están amarrados hasta el mes de octubre.

En estos mismos informes se da cuenta que en consecuencia, el valor de la nómina externa, o la llamada «otra nomina» también se duplicó, pasando de $220 millones quincenales a 520 millones lo que significa $1.040 millones mensuales, nuevamente, confirmando que la nómina externa corresponde al promedio del valor de la pérdidas mensuales del canal.

La alerta sobre la cantidad de personas en nómina duplicada la dio precisamente Control Interno, que en carta enviada a la actual gerente Jaramillo, señala la difícil situación que tiene el canal y enfatiza en que justo esta es una de las principales causas de las altas pérdidas del canal y es que el mismo está «sobre dimensionado en su planta» y señala a Mabel López como quien tomó la decisión estratégica en su momento.

En cifras reales la nomina del canal a abril de este año era de 32 personas y la «otra nómina», la de los contratistas es de 260 personas entre los que denominan de Misión y los de Prestación de servicios.

Entre los contratos, se descubrió uno especial a una de las personas a quien simultáneamente se le contrata por prestación de servicios y en otro por ventas, en la que por la comisión se le debe pagar el 40% del valor de lo que consiga, lo que en términos de mercado es exorbitante.

Para que Telemedellín pueda ser funcional necesita mensualmente «1.729.215.611 millones de pesos mensuales siendo la nómina de planta, Prestación de servicio y temporal la de mayor costo con $1.241.812.875 millones de pesos.

En concepto de Dora Cristina Londoño, ex directora Administrativa y Financiera de Telemedellín y quien estuvo en la entidad hasta el 1 de junio pasado, «es claro que el canal necesita hacer un esfuerzo especial en la generación de recursos propios para recomponer sus finanzas». Pero a la luz de las fuentes internas, es claro que a propuestas de incrementar las ventas, se debe actuar como complemento en una reestructuración radical interna que vuelva a redimensionar en su justa proporción, la nómina estrictamente necesaria del canal.

Ahora el problema está en que cualquier intento de recorte, es asumido, en las actuales condiciones, como una «masacre laboral» algo que a la administración municipal le tiene temor de ser señalado.

Por su parte en el Concejo de Medellín y con el ánimo de sacar a flote el canal para lo que queda del resto del año, fue allegado en los últimos días un proyecto de acuerdo para una adición presupuestal cercana a los $10 mil millones de pesos; proyecto que se pretendía discutir y aprobar en las sesiones extras, pero extrañamente y pese a haber llegado al concejo, fue retirado de los proyectos a debatir, lo que prácticamente sentencia al canal.

El canal tiene un lote sobre el que fue construida la sede y que no ha sido legalizado como tampoco el edificio, lo que podría acarrear sanciones futuras y el mantenimiento del parque que rodea la sede lo asume totalmente Telemedellín, pese a que el lote es propiedad en un 85% del Municipio y solo el 15% de Telemedellín.

Para salir del atolladero desde el Canal se estudian medidas que se puedan sacarlo adelante, entre ellos la revisión de la planta de personal, la implementación de un plan de asuteridad rígido, la disminución de horas de noticieros y la supresión de horas éxtras; así como hacer ajustes en la programación; aunque pese a que la programación estratégica está orientada al impulso de los programas de gobierno del Alcalde Quintero, es justo la alcaldía la que ya no contrata con su propio canal y prefiere contratar plataformas web desconocidas.

Si bien el canal ya tiene un plan de choque, que incluye la necesidad de despedir 86 personas y el paso de 20 mas a prestación de servicios, permitiendo ahorrar mas de $1.580 millones de pesos en el resto del año, al parecer pesan más en la alcaldía las consideraciones de imagen, que hace que el secretario de comunicaciones Juan José Aux, no haya permitido dar el paso en un sentido responsable, pero tampoco proceden en hacer la adición presupuestal que fue solicitada por más de 12 mil millones de pesos.

Así las cosas, la gerente Johana Jaramillo no tiene fácil el panorama para sacar adelante el canal ante una crisis que se crece como los taxímetros y que tiene como limitantes, al Alcalde, pues todas las posibles salidas de contratos y de buscar la solidaridad ciudadana y empresarial, se ven empañadas por la ruptura del círculo virtuoso entre Ciudadanía-Academia-Estado-Empresa; que antes permitía que estas situaciones fueran discutidas en espacios de ciudad y convocar a todos los sectores para unir esfuerzos y sacar a flote lo que es un patrimonio de los ciudadanos, como lo es su canal de televisión local.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS