martes, noviembre 30, 2021
InicioPolíticaPíldoras PolíticasPíldoras Políticas con Claudia Posada

Píldoras Políticas con Claudia Posada

Por Claudia Posada

Es más común de lo que creemos, que entre la clase dominante, los políticos y  empresarios, se tomen decisiones por contrariar a un mandatario de turno que pueda interferir con sus intereses particulares,  o sencillamente por ser su adverso políticamente. Esta práctica es historia, se da hoy y se dará por siempre en todo tipo de Estados; muchísimo más en algunos que en otros, pero existe y existirá. De ahí que sea reiterativo aquello de que se analice detenidamente quienes son los aspirantes a curules en las corporaciones públicas, lo mismo que a los candidatos a gobernar, antes de darles el voto en elecciones para cargos de elección popular.

******

Empecinarse en llevarle la contraria a un mandatario simplemente porque se le detesta es muy inconveniente para la ciudad o región que él gobierna; éste se va y los problemas quedan.  Y digo “detesta” porque el lenguaje  con el que los contradictores se refieren al  objetado, dice si se expresan desde la razón o desde  la emoción. Gravísimo que en el tema de la venta de las acciones de EPM en UNE no se piense en EPM y consecuentemente en los municipios a los que les sirve, sino en que hay que llevarle la contraria al alcalde Quintero y por consiguiente al gerente Carrillo, ahora demandado. 

******

El  discurso con el que sedujo Daniel Quintero a los electores de Medellín, en nada se parece a sus prácticas ya como gobernante. Su cacareada independencia de la clase política fue borrada de tajo cuando colocó en cargos de distintos niveles administrativos y operativos, a recomendados de los políticos de partidos que, no sé por qué razones, llenaron con el burgomaestre sus apetencias burocráticas. Pero así es y será la fórmula que obedece a estrategias “mañosas”. Lo indiscutible es que en Medellín tenemos  gente muy buena para ocupar cargos que están siendo proveídos con foráneos, como si no pudieran llenarse con gente de aquí sumamente preparada e idónea, a quienes no se les ha dado la oportunidad de acceder por méritos y sin “palancas”.

******

Me sueño con un alcalde para Medellín tan sesudo y derecho, que se monté al piso 12 del Centro Administrativo Municipal en La Alpurra, a recuperar para la capital de Antioquia el verdadero sentido de pertenencia; rodeándose de capaces para superar el montón de falencias de una ciudad  que, no de ahora, sino desde hace muchos años, se hunde en contradicciones socio-económicas porque los intereses particulares de mandatarios y sus gabinetes, no  coinciden con el sentir colectivo. E inclusive, alguno de ellos dizque queriendo gobernar el país, cuando su  cháchara no es ninguna garantía.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS