fbpx
martes, julio 23, 2024
MÁS
    Medellín
    muy nuboso
    26 ° C
    26.5 °
    26 °
    47 %
    4.5kmh
    74 %
    Mar
    27 °
    Mié
    29 °
    Jue
    25 °
    Vie
    29 °
    Sáb
    25 °
    InicioOpiniónHéctor Quintero Arredondo(OPINIÓN) Batalla de Ayacucho, 200 años. Por: Héctor Quintero Arredondo

    (OPINIÓN) Batalla de Ayacucho, 200 años. Por: Héctor Quintero Arredondo

    El próximo 9 de diciembre, celebraremos dos centurias que han pasado, desde el día, en qué un Ejército multinacional, en su mayoría compuesto por colombianos, peruanos, argentinos, chilenos, uruguayos y paraguayos, dirigidos por Antonio José de Sucre, derrotó, en la pampa de Quinua, conocida como Ayacucho ( rincón de los muertos), al Ejército que hasta ese día, se consideraba invencible; que por cierto, llevaba 14 años de victorias consecutivas, cuerpo aquel comandado por el propio virrey del Perú, José de la Serna, que defendió los intereses de Fernando VII.

    Con esta acción militar, se consolidó la independencia de América del Sur y comenzó- en serie- el reconocimiento por parte de los Estados del mundo, sobre los nuevos soles que formaban la nueva comunidad internacional. Luego del Congreso de Viena, en materia de Derecho Internacional, fue el hecho más importante del siglo XIX.

    Muchos hombres y mujeres lucharon aquel día, mientras la banda colombiana interpretaba la guaneña, pieza preferida del general José María Córdova, nuestro doble paisano, que aquel día, en el decir de Sucre, “definió la batalla”.

    La carga inmortal de Córdova, se produjo cuando Sucre, ante el empuje del Ejército real, solicitó a su mejor soldado que equilibrara la batalla.

    Córdova entonces, inventó una voz de mando, jamás escuchada en los campos de batalla: <<soldados, de frente, armas a discreción, paso de vencedores>>.

    Antes de una hora, el virrey depositaba su espada, en manos del joven montañero antioqueño y se aprestaba a firmar la honrosa, humana, generosa, capitulación de Ayacucho, que redactó con los vencidos, el propio Mariscal de Ayacucho.

    Ojalá, los gobiernos nacionales, territoriales y todos nosotros, honremos como se lo merece, la celebración del magno evento.                                

    ÚLTIMAS NOTICIAS