fbpx
miércoles, octubre 5, 2022

Liderazgo de Opinión

Por : Álvaro Ramírez González

Sin pensarlo ni proponérmelo, con el tiempo pasé de ser un columnista sabrosón e interesante, sin mayor compromiso, a líder de opinión, que es todo lo contrario.

Una persona íntimamente ligada a un grupo gigantesco y muy fiel de lectores que buscan en esas columnas una orientación y una línea de opinión sobre los temas que nos interesan, que nos preocupan, que nos invaden.

Y todo ha cambiado. Todo es muy distinto.

Empezando por el compromiso con cientos de miles de lectores, para quienes esas columnas se han vuelto un alimento intelectual, una adicción editorial.

Es impresionante la cantidad de mensajes que recibo de miles de lectores que desconozco, proponiéndome temas sobre los que me debo ocupar en mis columnas.

Alguna vez cuando me ausento hacia el Magdalena por mi actividad ganadera, por puro cansancio físico, me me demorado uno y a veces dos dias en entregar esas columnas a ese universo ya gigante de lectores.

Y no se imaginan ustedes, la avalancha de mensajes que van desde la extrañeza, hasta el disgusto por no haber recibido las columnas con la acostumbrada puntualidad.

Eso indudablemente ha construido en este columnista, una piel nueva de responsabilidad para con esa base enorme de lectores, que ya no puedes abandonar y al contrario hay que nutrirlos de planteamientos y soluciones que se amalgaman con las ideas de todos, con un resultado que debe ser la claridad sobre los asuntos que hoy nos interesan.

La actual campaña política que va a renovar el Congreso de Colombia y a elegir al sucesor de Ivan Duque, es una prueba para mi de ese nuevo rol en que, sin proponérmelo, he adquirido.

Lo primero, esas columnas no pueden arrimarse a ningún partido, ni candidato, por que la imparcialidad es el sello de garantía que le da valor y músculo a los análisis y escritos.

Los lectores están muy atentos a los planteamientos de las columnas para ajustar los suyos, o expresar sus divergencias o sus dudas.

Pero sin duda esas columnas independientes, imparciales y objetivas hasta donde soy capaz, le han ayudado a muchos, a formarse un mejor criterio en medio de esta avalancha de culebreros, proponiendo y prometiendo lo divino y lo humano.

Sin pensarlo entonces, me he convertido en un líder de opinión, que tiene hoy una enorme responsabilidad con miles y miles de lectores.

Ese nuevo rol, sin duda, exige una madurez mas fina, y un esfuerzo para entender los temas, ponerlos en un lenguaje al alcance de todos y ser rigurosamente puntual en las entregas.

Ese rol de líder de opinión que sin pensarlo he conseguido, es una camisa de fuerza que exige mas estudio, mas equilibrio, mas puntualidad y mas conocimiento de los temas.

Complacido en ese rol de líder de opinión que me han otorgado mis lectores.

Asumo con total respeto por ellos esa responsabilidad!

alragonz@yahoo.es

ÚLTIMAS NOTICIAS