domingo, octubre 24, 2021
InicioOpiniónDiego ArangoLa mujer, regalo de Dios

La mujer, regalo de Dios

Por Diego Arango O.

La mujer ser inigualable, creación maravillosa de Dios, compañera para el hombre, escogida para crear vida. Nada más hermoso que una mujer, desde su espíritu, alma y cuerpo. Si observamos bien la forma en que Dios diseñó la anatomía de la mujer, es perfecta: una cara dulce, delicada, piel suave, ojos tiernos, voz delicada, cuerpo curveado como señal estética de delicadeza, manos suaves y bellas. Sus senos, quizás lo más significativo y único de la mujer, son recipientes de vida para alimentar a los hijos; y el vientre sagrado, urna de amor maternal depositaria de una nueva vida.

Dios dotó a la mujer de dones especiales como un sexto sentido, intuición no comparable, es capaz de interpretar cualquier intención, de madurez, sensatez y enorme capacidad de abnegación, que no se confunda con ser pusilánime. La mujer tiene una inmensa capacidad de amar, pero también la firmeza para resolver situaciones. Desde luego que no toda mujer es perfecta, pues todos somos humanos y de errar estamos, pero en la inmensa mayoría de los humanos, la historia demuestra que junto a un gran hombre hay una gran mujer. 

El papel divino de la mujer está con funciones polifacéticas para la vida, como ser hija, madre, esposa, amante, maestra, amiga, trabajadora y servidora. En la historia podemos nombrar millones de mujeres que han incidido en la vida, cultura y desarrollo de la humanidad, desde luego Dios hizo a Eva como la primera mujer de la tierra, se la compartió a Adán como esposa y de ahí descendemos todos. La Santísima Virgen María madre de Cristo, ejemplo universal de amor. En otras culturas y religiones Fátima hija de Mahoma, Satí esposa de Shiva diosa para los hinduistas, Afrodita para los griegos y Venus diosa de los romanos, todas ellas y muchas más han sido ejemplo influenciando por generaciones a nuestras mujeres. 

Mes de marzo y dia 8 como símbolo del infinito, ha sido universalmente consagrado a la mujer, lo celebramos y entendemos que la mujer hizo respetar sus derechos, pero esta oda a la mujer se inspira mas allá de esos hechos, pues considero a la mujer como una divina creación de Dios y un regalo para los hombres, que inexorablemente no podríamos vivir sin la existencia de la mujer, se acabaría la vida y el sentido de ella. No se podría concebir un mundo poblado solo por machos, tanto en los humanos como en los animales. 

Por eso la mujer es lo que es. Agradezco a Dios darme a mis abuelas, una madre, una esposa, unas hijas, unas nietas y sobrinas mujeres, pues ellas son la prolongación de la existencia. Apoyo la feminidad de la mujer, mas no con el feminismo que tiende más allá de alcanzar unos derechos, a equiparar a la mujer al papel del hombre, lo cual por creación y disposición divina son totalmente opuestos. ¡Benditas sean las mujeres!

[email protected]

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS