miércoles, junio 16, 2021
InicioOpiniónColumnista InvitadoEl diablo de Quintero: No se trata de un asunto religioso sino...

El diablo de Quintero: No se trata de un asunto religioso sino de respeto por las tradiciones paisas

Por: Andrés Felipe «El Gury» Rodriguez *

Tantos años del alcalde viviendo en Bogotá lo hicieron olvidar las tradiciones paisas y desconoce la ciudad que “gobierna”. Ignora el arraigo cultural y los valores de esta región que él, Daniel Quintero Calle, claramente no comparte.

El alumbrado público navideño en Medellín ha sido un espectáculo que ha promovido el turismo nacional e internacional y ha posicionado la ciudad como una de las más hermosas del mundo en época navideña.

Encender las luces que atravesaban el río Medellín se convertía en un ritual de alegría y esperanza que hacía propicio ofrecerle a la comunidad antioqueña y de distintas partes del país y del mundo, mágicos momentos y una temporada para recrear la imaginación de los niños, la unión familiar, las ventas ambulantes y activación de gran parte del comercio local, tanto como la reanimación de la fe, sin estar necesariamente ligada al aspecto religioso; simplemente se sentía en el aire que en medio de tantas problemáticas, aún existía la belleza y la magia de una época que señala un nuevo renacer, un nacimiento especial.

La celebración de la navidad en Medellín viene ligada a una cultura que nos ha hecho lo que hoy somos, sin importar la usual rebeldía de los jóvenes de cualquier época, sus padres, abuelos y familia, han perpetuado los valores y creencias que nos han fortalecido como región. Nuestros alumbrados siempre han sido un reflejo de eso que somos y las temáticas de la decoración pública navideña reafirmó, año tras año, partes de nuestra realidad retratada con bombillos para llevarla a la fantasía: desde frutas, flores, animales, arrieros, familia, pueblos con puertas tradicionales, pesebres, nacimientos, naturaleza y vida sin igual en este país.

Es muy difícil que ahora la cultura paisa acepte gozosa que su fervor por el festejo de la navidad, que nos invita a celebrar el nacimiento de un especial ser que se cree, vino a traer amor y redención a la humanidad, sea reemplazado hoy por imágenes que evocan la antítesis de todo lo positivo que, cómo personas, sociedad y región; hemos desarrollado. Pasen ya la página del misticismo, la religiosidad y la moralidad que por ahí no va el inconformismo, es por el irrespeto a la cultura y las tradiciones lo que nuevamente nos duele.

Nadie debería llegar a gobernar a un lugar en contra del arraigo cultural que han construido y esto, sin entrar a analizar o valorar el enfoque de dicho arraigo. A los indios o a los afros, a los menonitas o a los mormones, a cualquier grupo poblacional tendríamos que respetarlo con su forma de ver la vida y de vivir la fe o la ausencia de ella, pero respetando a quien sí la vive.

Volvemos a enfocarnos en el respeto por lo nuestro, en la defensa de nuestra región que dio pie a que este movimiento ciudadano alzara la voz por amor a nuestra ciudad y su gente.

Aquí estamos, aquí seguiremos alzando la voz, emprendiendo acciones, porque a Medellín se respeta.

____
*Presidente, Corporación Medellín Cuenta Conmigo
@andreselgury

ÚLTIMAS NOTICIAS