miércoles, agosto 4, 2021
InicioOpiniónClaudia PosadaLa FLA: De fábrica centenaria a empresa Moderna

La FLA: De fábrica centenaria a empresa Moderna

Por: Claudia Posada

Parecen superados los malestares de hace algunos meses una vez se eliminó la pretensión de dar facultades al Gobernador para transformar la FLA. Retomado el asunto para debatirlo ampliamente en la Asamblea  de Antioquia no puede decirse que haya consensos y que  el tema no genera controversias, pero por lo menos está abierto el espacio de controversia que amerita tan compleja decisión. Para el efecto, los diputados han podido manifestar los pros y contra que  los unen o los distancian con argumentos que se siguen exponiendo, aclarando y dilucidando por parte de los funcionarios del Departamento y la gerencia de la FLA.

Dejar de ser una dependencia de la Secretaría de Hacienda, en donde ha estado anclada la Fábrica que ya es centenaria, para convertirse en una Empresa Industrial y Comercial del Estado (EICE) por sus componentes jurídicos, administrativos, técnicos y laborales exige juiciosos análisis y los debates del caso. Observando la reciente socialización del  Proyecto de Ordenanza 25 del 8 de Octubre de 2020 podría decirse que por parte del Departamento todas las aristas de tan trascendental iniciativa están debidamente estudiadas, no en vano son  ya varios meses de análisis,  mesas de trabajo y discusiones.

Por su parte los diputados siguen considerando aspectos que no los convencen para hacer efectiva la transformación que busca autonomía financiera, diversificar la producción y en todo caso alcanzar metas en ventas mucho más satisfactorias que hoy pues finalmente los beneficios de mejores ganancias garantizan financiación de programas y proyectos muy importantes para Antioquia y los antioqueños.

No suena nada mal que el conocimiento, la infraestructura, la trayectoria de la FLA y sus trabajadores sean los  mejores aportes al nuevo modelo de negocio estatal. Se ha reiterado que no habrá riesgos en mantenerlo lejos de ambiciones privadas; se sostiene su condición ciento por ciento oficial y se insiste en la necesidad de resolver con la transformación, problemas de fondo. Entre los diputados hay quienes prefieren la FLA tal cual está hoy, pero ven  su  modernización necesaria dado que hay de por medio asuntos jurídicos que obligan. Para otros es una total torpeza,  sus argumentos no son muy precisos, más bien poco convincentes; para el resto una entidad con cien años funcionando a punta de aguardiente y ron, básicamente, cuando hoy las opciones en licores, los gustos y los precios fijan preferencias; podrán mirarse entonces otros  tipos de contratación y obviamente debe diversificar productos y formas de comercializar. En definitiva apostarle a la innovación.

ÚLTIMAS NOTICIAS