fbpx
lunes, junio 27, 2022
InicioColombiaEl presidente electo estaría preparando un revolcón en las Fuerzas Armadas

El presidente electo estaría preparando un revolcón en las Fuerzas Armadas

La posible ejecución de una de las propuestas más polémicas de Gustavo Petro está generando todo tipo de opiniones confrontadas dentro y fuera de la Fuerza Pública. Es que, luego de que el hoy presidente electo de Colombia venciera en las urnas, hay alarmas en las propuestas que conciernen a la seguridad y defensa del país.

Entre las polémicas propuestas planteadas con respecto a este tema, se encuentran eliminar el Esmad, cambiar los ascensos, trasladar la Policía Nacional a otro ministerio y eliminar el servicio militar obligatorio.

Lo anterior implicaría que son más de 300 000 hombres de la fuerza pública a quienes se les cambiarían las directrices a partir del 7 de agosto cuando se posesione Gustavo Petro como Presidente de Colombia.

Una de las primeras medidas que tomaría el nuevo gobierno, sería la de sacar a la Policía Nacional del ministerio de Defensa y pasarla al ministerio del Interior o, incluso, crear un nuevo ministerio de Seguridad Ciudadana.

Por otro lado, con el objetivo de que la Policía se enfoque en ser un agente de carácter civil y no represiva, se cambiarían los mecanismos de ascenso que hoy existen al interior de la institución. Esto sería algo así como convertir a la Policía en un club de Boy Scouts.

«La idea de tener una policía muy respetuosa de los derechos humanos, una policía civilista, creo que eso más que otra cosa tiene que ser un elemento de juicio para las tomas de decisiones en cuanto a los ascensos de los altos oficiales de esa institución», expresó a medios de comunicación el exministro del Interior Guillermo Rivera, aliado de Gustavo Petro.

Otros de los cambios que sufrirían las fuerzas militares tendrían que ver con que el servicio militar ya no sería más de carácter obligatorio y en las estadísticas de defensa se recompensarían las vidas que se salven y no las bajas que se logren.

Todo lo anterior significa que la vocación armada de los hombres y mujeres de las fuerzas armadas de Colombia cambiaría de la protección de la soberanía del país, hacia un trabajo más social. En síntesis, la Policía Nacional dejaría de ser una fuerza armada de defensa nacional, y pasaría a ser una especie de ONG de caridad y ayuda para la sociedad colombiana.

«Necesitamos una doctrina alrededor de la vida. Hay que cambiar la concepción del delito que tiene causas sociales y verlo de manera multidimensional. El aumento del robo de celulares tiene que ver con una insurgencia del hambre, lo que terminamos planteando es más cárceles, más penas, sin solución al delito», dijo Petro al ser consultado sobre cómo planea contrarrestar los cultivos ilícitos y las organizaciones criminales que sobreabundan en Colombia.

Frente al cambio de razón de ser de los militares en Colombia, se expresó con las siguientes palabras: «La fuerza pública debe cumplir un papel para llevar la comida de las cosechas de los campesinos a donde están las personas con hambre. No porque los queramos volver boy scouts cuidando selvas, sino porque se trata de la seguridad humana. Necesitamos salvar la selva amazónica y combatir el hambre. A eso deben responder las Fuerzas Militares y de Policía».

ÚLTIMAS NOTICIAS