fbpx
martes, mayo 24, 2022
InicioOpiniónCarlos Andrés Echavarría BlandónEl mito de las leyes de Lincoln contra el comunismo

El mito de las leyes de Lincoln contra el comunismo

Por Carlos Andrés Echavarría Blandón

Regularmente cuando se está realizando un planteamiento de ideas dentro de un debate o durante la realización de un discurso, las personas recurren a citar frases o textos de intelectuales con el fin de dar peso a sus argumentos. Algunas veces esas citas son falsas, pero, por mitología o el reconocimiento del personaje quien las expresó, se vuelven tan comunes que se llega a la colectivización de la frase estableciendo autores irreales o falsos.

Un caso emblemático es el atribuido al presidente americano Ronald Reagan, quién en un discurso pronunciado en el año 1992 durante la convención del partido republicano en la ciudad de Houston, atribuyó unas frases al celebre presidente Abraham Lincoln y que hoy circulan en las redes sociales como “Las 8 leyes de Lincoln”

El presidente Reagan tomó las frases de un folleto publicado en el año 1942 por la organización conservadora “Commitee for Constitutional Government” en donde por un lado estaba titulado, “Lincoln sobre las limitaciones” con frases reales del presidente y por el otro lado estaba el decálogo de Cannots del reverendo conservador William Boetcker, pero sin identificar al autor de las frases. Es allí en donde se le atribuye a Lincoln su autoría, aunque en realidad, fueron presentadas por el reverendo en el año 1916, medio siglo después del asesinato de Abe.

El decálogo de Boetcker es una enseñanza que se puede traer a los tiempos modernos, debido a que es una clara alusión a la defensa de la libertad que hizo grande al país del norte. A continuación, se hace la presentación de las frases en un contorno de aplicación Estatal:

1. Usted no puede crear prosperidad desalentando el ahorro

El desarrollo de la sociedad se debió gracias al ahorro que hicieron unas personas, lo que les permitió tener la reserva necesaria para subsistir mientras daban frutos sus emprendimientos. El ahorro es el pilar sobre el cual se fundamenta el capitalismo y es precisamente porque se tienen individuos que sacrifican el consumo de hoy para tener una retribución incierta en el futuro, que se llegó al avance de la civilización tal como la conocemos. La Base del Capitalismo es el Ahorro y no el Gasto como se cree. Por esa razón, cuando el Estado fomenta el consumo, destruye los emprendimientos que están por germinar, gracias a la distorsión de las señales del mercado de en donde se debe invertir o crear, dejando solo beneficios en el muy corto plazo y estableciendo una larga y dura condición en el futuro.

2. Usted no puede fortalecer al débil debilitando al fuerte

Cuando en una sociedad en aras de la igualdad se castiga al exitoso para darle al necesitado, se crean varios problemas que comprometen el futuro del país. Lo primero es que ese acto debe ser implementado mediante la violencia, debido a que se le está expropiando los bienes legalmente adquiridos lo que es una afrenta en contra del individuo, basados en el monopolio de la creación de leyes y el monopolio del uso de la fuerza que posee el Estado; lo segundo es que se destruye la concepción sobre la cual se creó la vida en sociedad, que es la igualdad ante la Ley; lo tercero es que se fomenta la ilegalidad de las personas que pretenderán querer para pasar por necesitados y no por benefactores; la cuarta es que se castra el espíritu innovador, ya que al ser exitoso, será castigado inmediatamente por los gobernantes de turno cuando sus emprendimientos den retribuciones. La causa por la cual se fomentan estos aspectos, es que los Estados emplean una medida que consideran “justa” y son los impuestos altamente progresivos, en donde las personas no pagan según su capacidad una tasa fija, sino que esa tasa sube considerablemente entre más devenguen las personas. Además, esto es perjudicial para el mismo Estado debido a que destruye la convivencia, se tiene que invertir más recursos para buscar a los “evasores” y se recauda menos debido a que todos tratan de esconder sus ingresos para tributar con una tasa menor.

3. Usted no puede ayudar a los pequeños aplastando a los grandes

Muy similar al punto anterior, pero esta vez aplicado no al individuo, sino a las empresas. Cuando el Estado implementa subsidios, bonificaciones, ayudas, etc., a las empresas pequeñas, éstas no tendrán el incentivo para crecer, lo que convierte al país en una economía de mipymes, que no son grandes contribuyentes a las arcas del Estado. Al mismo tiempo, las empresas grandes son perjudicadas, ya que se verán obligadas a competir de manera desigual contra empresas subsidiadas por los impuestos que todos pagan. Al igual que la vida en sociedad se fundamentó en la igualdad ante la Ley, el libre mercado solo se puede dar cuando las condiciones son idénticas para todos; un mercado intervenido siempre es contraproducente en el nivel de vida de los habitantes de una región.

4. Usted no puede ayudar al pobre destruyendo al rico

Los Estados no son agencias de empleo, el empleo lo generan las personas que tienen los recursos y que desean ponerlos a producir. No es que los ricos sean filántropos y quieran simplemente ayudar a las personas, por el contrario, gracias al egoísmo y la ambición, los ricos quieren que sus bienes se multipliquen y la mejor manera es mediante el desarrollo de proyectos productivos, en donde requieren de una interminable cantidad de mano de obra suministrada por los pobres. Mediante la creación de puestos de trabajo, los dueños del capital pueden llegar a la meta del crecimiento de sus bienes y en el transcurso de la búsqueda de su objetivo egoísta, al mismo tiempo son benefactores sociales que permiten mediante un salario digno, subsanar las necesidades de los más pobres. Así que cuando un Estado destruye o expropia a los ricos, quienes son los generadores de riqueza, al mismo tiempo están perjudicando a los más necesitados de la sociedad.

5. Usted no puede elevar al asalariado presionando a quien paga el salario

Cuando un Estado obliga a los empleadores a “mejorar” la calidad de vida de los empleados mediante un incremento obligatorio de los salarios, se crea una externalidad que atenta directamente en contra de ese mismo empleado. Ante ese crecimiento en los costos de producción, el empresario tiene pocas opciones; Primero, pagar con sus utilidades ese incremento, lo que no es posible en la gran mayoría de las veces, debido a que en la historia de la humanidad se ha demostrado hasta la saciedad que cuando una utilidad es mayor al 5%, otros actores ingresan a ese mercado porque quieren tener ese mismo beneficio y ante la nueva abundancia baja la rentabilidad llevándola al nivel del 5%, lo que significa en pocas palabras que el empresario no puede asumir ese incremento salarial con las utilidades de la empresa; Segundo, cambiar la modalidad de producción de la empresa hasta llevarla a ser intensiva en bienes de capital, lo que se traduce en perdida de empleo de los trabajadores de manera artificial y no natural; Tercero, incrementar el valor del producto final, lo que puede producir una perdida de compradores que lo obligaría a tomar medidas como el recorte de personal por vender menos unidades, eso sin contar con que impulsa la inflación; y cuarto, disminuir el tamaño de los productos (de ser posible) con el fin de poder conservar el precio, lo que se traduce en sobrecostos para otras empresas y en inflación en general.  

6. Usted no puede resolver sus problemas mientras gaste más de lo que gana

Aplica para todo, incluso para el mismo Estado. Hoy en día, la gran mayoría de los países del mundo gastan más de los que les ingresa y siempre esa diferencia la cubren con más préstamos, creando una espiral de endeudamiento que tarde o temprano terminará explotando con las consecuencias propias de emplear una tarjeta de crédito de manera desmedida y luego ver la realidad de que llegó la hora de pagar y con intereses. Un ejemplo claro es Colombia, en donde el presupuesto de la nación presenta un rubro llamado Servicio de la deuda, que es el pago de los intereses y amortización del capital, por más de 70 billones de pesos para el año 2022, lo que equivale a un 20% de todo el presupuesto. 1 de cada 5 pesos que gasta hoy Colombia son para pagar las fiestas pasadas.

7. Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad admitiendo e incitando el odio de clase

Cuando en un Estado se pierde la cohesión sobre la cual se creo la sociedad que es la igualdad ante la ley, se generan dos clases de ciudadanos, los que reciben beneficios, a quienes los podemos llamar ciudadanos VIP y los ciudadanos que pagan para que los demás puedan recibir esos subsidios, a quienes podemos llamar ciudadanos de segunda clase. El discurso de darle al necesitado por parte del Estado tiene una debilidad, y es ¿quién debe proveer esos recursos?, debido a que el Estado no produce solo distribuye, debido a tiene ingresos mediante los impuestos que cobra. Por tal razón, les quita a unos para darle a otros, lo que es una acción claramente inmoral y que genera resentimiento de las personas a las cuales les quita su propiedad privada generando odio para con quienes se benefician de su dinero. También genera resentimiento de los que reciben debido a que sienten la animadversión de las clases más pudientes. Un típico odio entre clases por una acción inmoral del Estado.

8. Usted no puede garantizar una adecuada seguridad con dinero prestado

Cuando un Estado requiere de préstamos para poder cubrir sus necesidades, se genera inmediatamente una perdida de la soberanía, debido a que quien presta el dinero pone unas condiciones que le permitan retornar su inversión con intereses. Esa es la razón por la cual los Estados de hoy en día, en su mayoría, están presos de conglomerados económicos y de entidades supranacionales que les dictan las políticas de convivencia dentro de cada país. No se puede ser libre cuando se depende de las decisiones de un tercero para actuar.

9. Usted no puede formar el carácter y el valor de un hombre quitándole su independencia, libertad e iniciativa

El ser humano presenta su mayor desarrollo cuando se le permite el libre albedrio. Si el Estado restringe la libertad o cercena la iniciativa u obliga a actuar basado en las decisiones previas del burócrata de turno, se termina la actividad empresarial de cada individuo transformándolo de un ser pensante a un ser sumiso y adoctrinado. Los Estados hoy en día “educan” para que todas las personas crean que el Estado es la única y verdadera religión, lo que permite que los ciudadanos al llegar a su etapa adulta sean dóciles ante cualquier medida que se imponga en contra del individuo en aras del bien común. El gobierno que necesita que los ciudadanos sean idiotas, es a quien las personas le solicitan educación, dura paradoja.

10. Usted no puede ayudar a los hombres permanentemente realizando por ellos lo que estos pueden y deben hacer por sí mismo

La función del Estado no es dar bienestar a todos los ciudadanos, su labor es crear las condiciones necesarias para que todos puedan participar de la vida en sociedad con las mismas reglas. Eso significa que en situaciones puntuales se puede ayudar a un sector poblacional, pero por un muy corto período de tiempo y con final definido, de lo contrario, se crean “empresas” de mendigantes que viven a expensas de los subsidios que se les brinda. El Estado debe garantizar la igualdad ante la Ley, lo que nunca puede o podrá garantizar, es la igualdad de resultados.

Ese decálogo expuesto por el Reverendo Boetcker, fue escrito cuando en los Estados Unidos aún estaban vigentes las enseñanzas de los padres fundadores, quienes delinearon a un país mediante las doctrinas del laissez faire, las cuales se fundamentan en la libertad, estado pequeño y libre mercado y que en menos de 150 años convirtió al país de ser una colonia inglesa a ser la potencia más dominante del mundo.

La revolución bolchevique, un movimiento comunista, fue posterior a la presentación de los 10 “cannots”, y su modelo fue la antítesis del decálogo. Los socialistas aplicaron su estructura contraria a la libertad en más de 50 países; emplearon su esquema de autoritarismo, restricciones y colectivismo. Hoy un siglo después se demostró que coartar la libertad del ser humano y obligarlo a pertenecer a una sociedad dirigida por dictadores, solo dejó a su paso 150 millones de muertos, destrucción y atraso de dentro de esos países. Se comprobó que la aplicación del comunismo o socialismo es el coctel perfecto para la desaparición como especie.

Recordemos quienes están a favor y en contra de los “cannots” y éste 29 de mayo voten por quien sean los defensores de la libertad, la propiedad y la vida. Al mismo tiempo se debe sentar precedente y castigar a los populistas de izquierda extrema que solo vienen a deconstruir las bondades que permitieron el desarrollo de las sociedades.

Para “vivir sabroso” solo se necesita la libertad y hay unos que nos la quieren arrebatar.

ÚLTIMAS NOTICIAS