martes, marzo 2, 2021
Inicio Mundo El llamado a la unidad de Joe Biden

El llamado a la unidad de Joe Biden

El presidente electo Joe Biden declaró que era «hora de cerrar heridas» en un Estados Unidos profundamente dividido durante su primer discurso después de ganar unas elecciones a cara de perro, mientras el presidente Donald Trump se niega a aceptar la derrota y sigue adelante con los procedimientos para impugnar el resultado.

La victoria de Biden el sábado en Pensilvania le permitió superar el umbral de los 270 votos del Colegio Electoral que necesitaba para asegurarse la presidencia, poniendo fin a cuatro días de suspense y desatando las celebraciones de sus partidarios en las calles de las principales ciudades.

«La gente de esta nación ha hablado. Nos han dado una clara victoria, una victoria convincente», dijo Biden a sus partidarios, que tocaban el claxon y vitoreaban en un aparcamiento de su ciudad natal de Wilmington, en el estado de Delaware.

El demócrata prometió que como presidente buscará unificar el país y «aunar las fuerzas de la decencia» para combatir la pandemia de COVID-19, reconstruir la prosperidad económica, garantizar la atención sanitaria a las familias estadounidenses y erradicar el racismo sistémico.

Sin dirigirse a su rival republicano, Biden se dirigió directamente a los 70 millones de estadounidenses que votaron a favor de Trump, algunos de los cuales salieron a las calles el sábado para manifestarse en contra de los resultados.

«Para todos aquellos que votaron por el presidente Trump, entiendo la decepción de esta noche. Yo mismo he perdido un par de veces. Pero ahora, démonos una oportunidad. Es hora de dejar de lado la retórica agresiva, de bajar la temperatura, de volver a vernos, volver a escucharnos», dijo.

El candidato presidencial demócrata para el año 2020, Joe Biden, su esposa Jill, su hijo Hunter Biden y la candidata a la vicepresidencia Kamala Harris celebran su victoria en un acto, después de que los medios de comunicación anunciaran que Biden ha ganado las elecciones presidenciales de Estados Unidos para el año 2020 frente al presidente Donald Trump, en Wilmington, Delaware, Estados Unidos, 7 de noviembre de 2020. REUTERS/Jim Bourg

«Este es el momento de cerrar las heridas en Estados Unidos».

También dio las gracias a los votantes negros, diciendo que incluso en los momentos más bajos de su campaña, la comunidad afroamericana le había defendido. «Siempre me cubren la espalda, y yo les cubriré la suya», dijo.

Biden fue presentado por su compañera de fórmula, la senadora estadounidense Kamala Harris, que será la primera mujer, primera estadounidense negra y primera estadounidense de ascendencia asiática en ocupar la vicepresidencia, el segundo cargo más importante del país.

«Dice mucho del carácter de Joe que tuvo la audacia de romper una de las barreras más sustanciales que existen en nuestro país, y seleccionar a una mujer como vicepresidenta», dijo Harris.

Las felicitaciones llegaron del extranjero, incluyendo las del primer ministro británico conservador Boris Johnson, el primer ministro canadiense Justin Trudeau, la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, lo que hace difícil que Trump insista en sus repetidas afirmaciones infundadas de que se manipularon las elecciones en su contra.

Trump, que estaba jugando al golf cuando las principales cadenas de televisión proyectaron que su rival había ganado, acusó inmediatamente a Biden de «precipitarse para hacerse pasar falsamente por el ganador».

«Estas elecciones están lejos de haber terminado», dijo en un comunicado.

El presidente ha estado insólitamente callado en Twitter, sin publicar ningún mensaje desde el sábado por la tarde. CNN informó que el asesor Jared Kushner, yerno de Trump, ha contactado con él para instarle a aceptar los resultados.

La portavoz de Biden, Kate Bedingfield, dijo a CNN el sábado por la tarde que no había habido contacto entre Biden y Trump.

Trump ha presentado una serie de denuncias para impugnar los resultados, pero las autoridades electorales de estados de todo el país dicen que no ha habido pruebas significativas de fraude, y expertos jurídicos dicen que es poco probable que los esfuerzos de Trump tengan éxito.

La candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos para el año 2020, Kamala Harris, habla después de que los medios de comunicación anunciaran que el candidato presidencial de Estados Unidos para el año 2020, Joe Biden, ha ganado las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020 frente al presidente Donald Trump, en Wilmington, Delaware, Estados Unidos, 7 de noviembre de 2020. REUTERS/Jim Bourg

Al conocerse la noticia de la victoria de Biden, se oyeron ovaciones y aplausos en todo Washington, con gente que salía a los balcones, tocaba el claxon de los coches y golpeaba ollas. Multitudes de personas se dirigieron a la Casa Blanca para festejar en el exterior de una valla de seguridad mientras en la distancia se escuchaba el sonido de los fuegos artificiales.

Los partidarios de Trump reaccionaron con una mezcla de decepción, desconfianza y resignación, lo que pone de relieve la difícil tarea que tiene por delante Biden para ganarse a muchos estadounidenses, especialmente en las zonas más rurales, que creen que Trump fue el primer presidente que gobernó con sus intereses en el corazón.

«Es repugnante y triste», dijo Kayla Doyle, de 35 años, partidaria de Trump y gerente del Gridiron Pub, en la pequeña ciudad de Mifflintown, Pensilvania. «Creo que está amañado».

Furiosos partidarios de Trump que participaron en una convocatoria denominada «Detengan el robo» se reunieron en los edificios del capitolio estatal en Michigan, Pensilvania y Arizona. En Phoenix, los manifestantes coreaban «¡Queremos auditorías!». Un orador le dijo a la multitud: «¡Ganaremos en los tribunales!»

Hubo casos aislados de enfrentamientos entre partidarios de Trump y Biden, como ocurrió entre dos grupos, cada uno integrado por unas 100 personas, en Harrisburg, Pensilvania, pero por ahora no ha habido constancia de la violencia que muchos temían. Las protestas a favor de Trump se desvanecieron en su mayor parte cuando los resultados se hicieron evidentes.

Numerosos dirigentes políticos también se expresaron, incluyendo las felicitaciones del expresidente demócrata Barack Obama, para quien Biden fue vicepresidente, y del senador republicano Mitt Romney. La senadora Lindsey Graham, aliada de Trump, pidió al Departamento de Justicia que investigara las denuncias de irregularidades en la votación.

Los aliados de Trump dejaron claro que el presidente no piensa ceder pronto. Un leal a Trump dijo que el presidente no estaba listo para reconocer la derrota, aunque no hubiera suficientes votos en un recuento para cambiar el resultado. «Hay una certeza matemática de que va a perder», dijo este partidario.

Cuando Biden asuma el cargo en enero, pondrá fin a la caótica presidencia de cuatro años de Trump, en la que restó importancia a una pandemia mortal, impuso duras políticas de inmigración, inició una guerra comercial con China, rompió acuerdos internacionales y dividió profundamente a muchas familias estadounidenses con su retórica incendiaria, afirmaciones falsas y su voluntad de renunciar a las normas democráticas.

Difícil tarea

Para los partidarios de Biden, resultó oportuno que fuera Pensilvania el estado que le diera la victoria. Nació en la ciudad industrial de Scranton, en el noreste del estado, y, presumiendo de sus credenciales de clase media, se aseguró la nominación demócrata con la promesa de recuperar a los votantes de la clase trabajadora que habían apoyado a Trump en 2016.

Lanzó su campaña en Pittsburgh el año pasado y la terminó con un mitin el lunes. Fue una carrera reñida en estados como Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Minnesota, pero Biden hizo lo suficiente para imponerse.

Se enfrentó a desafíos sin precedentes. Entre ellos se encontraban los esfuerzos de los republicanos para limitar el voto por correo en un momento en que un número récord de personas debían votar por correo debido a la pandemia, que ha matado a más de 237.000 personas en Estados Unidos.

Cuando con 78 años Biden entre en la Casa Blanca el 20 de enero, la persona de mayor edad en asumir el cargo, es probable que se enfrente a una difícil tarea de gobierno en un Washington profundamente polarizado, como lo demuestra la participación electoral récord en todo el país.

En su victoria logró un importante apoyo de grupos como las mujeres, los afroamericanos, los votantes blancos con títulos universitarios y los habitantes de las ciudades. Venció a Trump por más de cuatro millones de votos en el recuento nacional de votos populares, según datos provisionales que no incluyen los votos de algunos estados que aún están contando las papeletas.

Biden, que ha pasado medio siglo en la vida pública como senador y vicepresidente de Estados Unidos, heredará una nación en plena agitación por la pandemia de COVID-19 y la consiguiente desaceleración económica, así como por las protestas contra el racismo y la brutalidad policial.

Biden ha dicho que su primera prioridad será desarrollar un plan para contener la pandemia e impulsar la recuperación, prometiendo mejorar el acceso a las pruebas y, a diferencia de Trump, prestar atención a los consejos de los principales responsables de la salud pública y los científicos.

Se prevé que el lunes, Biden anuncie una comisión de 12 miembros que se encargará de desarrollar un plan de acción para hacer frente a la pandemia una vez que asuma el cargo.

Además de domar la crisis sanitaria, Biden se enfrenta a un enorme desafío para remediar las dificultades económicas que ha causado el virus. Unos 10 millones de estadounidenses despedidos durante los cierres por coronavirus siguen sin trabajo, y los programas federales de ayuda han expirado.

Biden también ha prometido restaurar un sentido de normalidad en la Casa Blanca después de una presidencia en la que Trump alabó a los líderes extranjeros autoritarios, despreció las alianzas mundiales tradicionales, se negó a repudiar a los supremacistas blancos y puso en duda la legitimidad del sistema electoral estadounidense.

A pesar de su victoria, Biden no ha logrado conseguir el amplio rechazo a Trump que esperaban los demócratas, lo que refleja el profundo apoyo que el presidente aún conserva.

Esto podría complicar las promesas de la campaña de Biden de revertir partes claves del legado de Trump. Entre ellas se encuentran los profundos recortes de impuestos de Trump que beneficiaron especialmente a las grandes empresas y las políticas duras en materia de inmigración, los esfuerzos por desmantelar la ley de atención médica Obamacare de 2010 y el abandono por parte de Trump de acuerdos internacionales como el acuerdo climático de París y el acuerdo nuclear de Irán.

Si los republicanos mantienen el control del Senado de Estados Unidos, es probable que bloqueen gran parte de su agenda legislativa, incluyendo la expansión de la asistencia sanitaria y la lucha contra el cambio climático. El escenario podría depender del resultado de cuatro puestos por decidir en el Senado, incluyendo dos en Georgia que no se resolverán hasta los procesos electorales de enero.

Para Trump, de 74 años, fue un final desagradable tras un asombroso ascenso político. El promotor inmobiliario que creó una marca nacional como personalidad de la telerrealidad derrotó a la demócrata Hillary Clinton al ganar la presidencia en 2016, en su primera carrera para un cargo electo. Cuatro años después, se convierte en el primer presidente de Estados Unidos en perder una reelección desde el republicano George H.W. Bush en 1992.

Sin embargo, al final Trump no logró ampliar significativamente su atractivo más allá de un núcleo dedicado de votantes blancos rurales y de clase trabajadora que abrazaron su populismo de derechas y su nacionalismo de «America First» («EEUU primero»).

______
Vía Por Trevor Hunnicutt, Steve Holland y Jeff Mason, agencia Reuters

ÚLTIMAS NOTICIAS