fbpx
viernes, septiembre 30, 2022
InicioPolíticaEl ego de Petro y del Pacto Histórico que costará cerca de...

El ego de Petro y del Pacto Histórico que costará cerca de $10 mil millones al pueblo colombiano

De todo se ha dicho de la posesión de Gustavo Petro como presidente de la República, incluso, desde antes de ser elegido como mandatario de los colombianos el entonces candidato comunista ya había comenzado a hacer una lista de personajes que quería que lo acompañaran en Bogotá durante el acto de posesión, donde incluyó personas de bajos recursos que se hicieron virales gracias al manejo de medios de la campaña y que se mostraron como «los más humildes» que apoyaban a Petro.

Esas «muestras de cariño» de unos pocos sirvieron para alimentar el creciente ego de Gustavo Petro y de los miembros del Pacto Histórico que se han vendido como redentores de una realidad que necesita ser mejorada más no redimida.

Ante este panorama y en pro de vender y «fortalecer» la idea del «cambio» que llega con el gobierno comunista que fue elegido, en medio de una serie de cuestionamientos sobre los comportamientos al interior de la campaña y de la transparencia de los comicios, el pasado 19 de junio, el mandatario entrante solicitó al saliente que se organizara la posesión con una serie de requisitos que, supuestamente, permitieran la participación del pueblo que lo eligió.

De ese mismo pueblo que deberá pagar de sus bolsillos tamaño despropósito y que solo busca alimentar el ego de Gustavo Petro para venderle al mundo que llega a Colombia un gobierno para el pueblo, cuando es realmente un comunista que usa el populismo como herramienta, y que tiene el apoyo de las mayorías, cuando en las urnas quedó demostrado que solo lo apoyan 11 millones de los 50 que habitan el país.

Para poder cumplir con «el sueño» de Petro de que la posesión sea populista, el Estado debe sacar de sus arcas cerca de $10 mil millones, con contratos ya firmados y en proceso de ejecución con entidades públicas que se encargarán de las logística o la transmisión del evento.

Entre los contratos más sonados está el de Plaza Mayor, que es la entidad que se encargará de la logística general del evento en la Plaza de Nariño, por un valor de cerca de $3,5 mil millones, muy similar a lo que se gastó para dicho evento hace cuatro años cuando Iván Duque llegó al gobierno.

A esto se suma el costo de la transmisión que se hace a través del canal público RTVC, que realizará la emisión oficial a través de la cual se «pegarán» los otros canales públicos y privados para aumentar la difusión en las región, y que tiene el módico valor de $1 500 millones, como constata en el contrato firmado por la entidad.

Con estos dos contratos ya se ha superado la cifra de los $5 000 millones, que es considerada importante, pero que no tiene en cuenta una serie de gastos que se harán de los bolsillos de los colombianos y que llegan a sumar al bombo que se espera dar a esta transmisión de mando presidencial.

Y es que para garantizar que los ciudadanos acudan a las plazas donde se instalarán pantallas para ver la posesión, gasto no incluido en los contratos anteriores, se harán conciertos que atraigan colombianos y de esa manera se puedan llenar las plazas y las calles y se pueda difundir la imagen de apoyo total e irrestricto a un cuestionado gobierno que aún no comienza su marcha. Eso sin contar con los pasajes y viáticos de esos «invitados especiales» a quienes Petro les prometió una silla especial.

Haciendo cuentas no detalladas, con los contratos ya firmados, los gastos de los viajes de los invitados, la logística en otras plazas, el pago a los artistas que van a participar de la jornada, el monto estaría cerca de los $10 000 millones de pesos según expertos consultados por IFMNOTICIAS.COM.

Estos datos contrastan con dos realidades: la primera es que Gustavo Petro ha vendido su gobierno como el de la inversión social, pero permite que el Estado tire a la basura la exorbitante cantidad de dinero que podría servir para fortalecer una serie de programas sociales, subsidios, alimentación de los más vulnerables entre otros; por otro lado, esta «tirada de la casa por la ventana» no se acerca ni poquito a lo que gastó el gobierno español en la ceremonia de coronación del Rey Felipe VI, teniendo en cuenta que las monarquías suelen ser ostentosas y más en estos procesos, pero que el gobierno ibérico solo gastó $170 mil euros, lo que equivale, al cambio de hoy, a cerca de $800 millones de pesos, es decir mucho menos que lo Colombia destinará a promover el circo de la posesión.

En ese orden de ideas habría salido más barato coronar a Petro que lo que cuesta posesionarlo y ojalá no suceda lo que pasa con los matrimonios que «tiran la casa por la ventana» y después deben admitir que duró más la fiesta que la relación.

ÚLTIMAS NOTICIAS