fbpx
jueves, febrero 9, 2023
InicioEconómicasEmpresasDetrás de Dislicores está una mujer con carácter y un gran corazón

Detrás de Dislicores está una mujer con carácter y un gran corazón

Dislicores, una empresa con más de 1 400 empleados que es manejada por una mujer que ha demostrado el carácter y empuje paisa a lo largo de más de 40 años.

Luz María González de Bedout está al frente de Dislicores desde los 19 años y hoy tiene presencia en 16 ciudades, siendo una de las empresas de licores más importantes del país.

Esta mujer inicialmente vendía dulces. Su papá creó Disconfites, una empresa dedicada a vender bocadillos, dulces, confites y demás alimentos empacados. Años más tarde, incursionaron en el mundo de los licores.

A sus 19 años, Luz María manejaba dos empresas que sumaban 100 empleados. Entre las anécdotas esta que no sabía ni firmar un cheque, lo que la llevó a conformar una junta directiva, hacer un diagnóstico empresarial y una restructuraron administrativa  tanto en Disconfites como en Dislicores. Desde ahí empezó el progreso y luego llegó el gobierno de Belisario Betancourt, cerró las importaciones en Colombia y le dimos un vuelco a la compañía y jugamos mucho con la industria nacional, manifestó.

González, en su visión empresarial, vio en el vino un negocio muy importante y ahí decide irse para Chile a pedir la representación de una famosa línea de vinos, Gato Negro.

El trabajo inicial tuvo que ver con empezar a fomentar la cultura del vino, se miró a Europa, allí consiguió líneas en Italia, Francia, Alemania y participamos en todas las ferias, manifestó Luz María y comenzamos a posicionar,  miramos al vino como una experiencia, mas no como un producto e iniciamos a pensar en los primeros store (tienda).

Aquí nació una experiencia importante y es que no se tenían muchos recursos para publicidad y las tiendas fueron la oportunidad para vender a la gente experiencias, se realizaron alianzas con restaurantes y bares; brindando cursos a meseros para aprender a servir el vino y eso afianzó una relación íntima con «el cliente, el proveedor y nuestros empleados que son fundamentales para nosotros » indicó esta líder empresarial.

Para el año 2020 la empresa contaba con 1 000 trabajadores, llegó la pandemia  por el covid-19 y el reto fue velar por la empresa y cada una de las familias de los empleados, tras el cierre de establecimientos y oportunidades.

En la búsqueda de no generar más crisis a la que se estaba viviendo por cuenta del virus, la empresa fortaleció sus canales digitales y se creó una página  que le daba experiencia al cliente, tanto al que compra retail como el que compra al por mayor y nuestros vendedores especializados se concentraron en la experiencia, relató Luz María.

Y no solo fue el trabajo de fortalecer un mensaje de consumo  responsable del licor en los hogares colombianos: fue analizar y buscar una estrategia para no sacar ningún empleado y se hizo tal cual, «no bajamos ningún salario y una cosa muy linda es que desde el fondo de empleados les congelaron las deudas durante la pandemia y ahí nace un tema de responsabilidad social que se ha venido ampliando con los años », dijo González.

«El baluarte más grande que uno tiene es la gente, yo puedo saber mucho y con muchas ambiciones, pero uno solo no hace nada; entonces si yo no tengo a mi gente bien, si no sé qué tienen todas las comidas, entonces, ¿yo qué estoy haciendo? y eso se me traduce a que mi gente feliz va a transmitir felicidad a mi cliente », apunta Luz María.

Cabe recordar esta mujer emprendedora y que a lo largo de los años ha demostrado su empuje es también la presidenta de Asovinos desde donde promueve la cultura del vino para que sea consumido desde una ajiaco santafereño hasta con una buena bandeja paisa. 

ÚLTIMAS NOTICIAS