jueves, abril 22, 2021
InicioDenuncia(DENUNCIA) Los hallazgos que dos ediles en el proceso de presupuesto participativo...

(DENUNCIA) Los hallazgos que dos ediles en el proceso de presupuesto participativo de Medellín

Los ediles David Ospina, de la Comuna 7 Robledo y Esteban Salazar, de la Comuna 15 Guayabal en Medellín, realizaron un informe con los hallazgos y observaciones al proceso de presupuesto participativo desarrollado recientemente en la ciudad.

Esto fue lo que encontraron:

  1. UNA PLATAFORMA CUYO OBJETIVO PRINCIPAL ES CAPTURAR DATOS SENSIBLES. La plataforma dispuesta para las votaciones de presupuesto participativo, parece más un mecanismo de perfilamiento de votantes, que un software al servicio de la ciudadanía con la simple finalidad de permitir su derecho a la participación. Procesos de votación sujetos a la verificación de códigos enviados al correo electrónico, preguntando grupo poblacional al que se pertenece, organización social que representa, fecha de expedición del documento de identificación, entre otros, y tiempos de votación por persona cercanos a los 15 minutos, impiden y obstaculizan la labor de ayuda con las votaciones a la población vulnerable y de escasos recursos que no tiene acceso a internet, y que no se desenvuelve fácilmente en un software complejo para la persona del común.
  • VOTACIONES INFLADAS, Y LUEGO VOTOS ANULADOS DE MANERA SELECTIVA. Si bien empezaban a circular en las redes sociales certificados de votación de personas denominadas “Batman el caballero de la noche”, “Spiderman”, “Teletubbies”, y hasta votantes muertos, entre otros, el Secretario de Participación Ciudadana aseguraba en redes sociales, incluso en un programa al aire, que el certificado de votación expedido por la plataforma de “mededllíndecide.co”, GARANTIZA que efectivamente el voto fue realizado correctamente.

Luego, pasado poco tiempo después de tales declaraciones, y faltando un día para el cierre de las votaciones, empezaron a llegar mensajes de texto de manera masiva a los teléfonos celulares, avisando de la anulación de su respectivo voto bajo el pretexto de que el número del documento de identificación ingresado en la plataforma no coincidía con la fecha de expedición del mismo contenida en él. Pues bien, en el acuerdo legal de uso de la plataforma sobre “declaración juramentada”, “política de tratamiento de datos” y “auditoría de votos”, más exactamente en el apartado de auditoría de votos, única y exclusivamente, se hace referencia a la verificación del requisito de residencia en el municipio de Medellín, como criterio de validación del voto para las personas que inscriban sus datos en la plataforma de presupuesto participativo. Por lo tanto, teniendo en cuenta que desde un principio, en el acuerdo legal ni siquiera se mencionaba la importancia de la fecha de expedición de los documentos de identificación, se cambian las reglas de juego, en medio del proceso de votaciones de forma injustificada, arbitraria, y muy probablemente a conveniencia como se podrá analizar más adelante.

  • ELIMINACIÓN MASIVA DE VOTOS A UN DÍA DE LAS ELECCIONES SIN RAZÓN ALGUNA Y CIERRE INESPERADO DE LAS VOTACIONES. Teniendo por descontado que un voto por persona se toma aproximadamente 15 minutos (y eso sin estudiar a profundidad cada uno de los proyectos de presupuesto participativo de la correspondiente comuna),  la anulación masiva de votos a un día del cierre de las votaciones es injusta y arbitraria. Peor aún, con la justificación de que los votos podrán volver a ser intentados el día de cierre de las votaciones desde las 5:00PM, y hasta las 11:59PM del mismo día, matemáticamente es fácil comprobar que en ese corto lapso, por muy a disposición que se tengan los datos de las personas a quiénes se les anuló el voto, no todas alcanzarían a votar. Lo anterior, sin poner de presente el caso hipotético, en el que centenares de personas a quienes se les anuló el voto, decidan acudir de forma masiva a los distintos puestos de votación físicos en donde se les ayudó, y en pleno pico pandémico.
  • INDICIOS GRAVES DE PLATAFORMA SESGADA Y AMAÑADA. Independientemente del orden en el que los ciudadanos de bien del municipio de Medellín escogieron los proyectos de Presupuesto Participativo, todos fueron priorizados de acuerdo al orden establecido en el tarjetón. Es decir, si un ciudadano incauto, priorizaba de atrás hacia adelante, o en cualquier orden aleatorio, escogiendo los proyectos que en su sentirconsideraba más prioritarios y de extrema necesidad para su Comuna, de manera grotesca y vulgar, al finalizar la votación, estos pasaban al registro final de la plataforma, en el orden ubicado en el tarjetón, es decir, de adelante hacia atrás, siempre en el orden del tarjetón sin importar como hubiesen sido seleccionados.

Sin razón alguna se permitió a la ciudadanía de bien priorizar en ocasiones 12 de 15 proyectos, y en algunas comunas hasta 13 de 13 proyectos, cuando el dinero la mayoría de las veces solo alcanzaba para 3 o 4 proyectos, con la única y exclusiva finalidad de favorecer el orden del tarjetón que encabezaban de manera sistemática los siguientes rubros; primero los computadores del alcalde, promesa de campaña que tuvieron que pagar las comunas de Medellín en detrimento de su presupuesto para planear urgentes necesidades, segundo la promocionada “matrícula cero”, que si bien la educación es sagrada para las comunas de Medellín, no deja de sorprender como la incapacidad de conseguir recursos para financiar la educación, termina convirtiéndose en responsabilidad del presupuesto participativo, en detrimento de servicios públicos básicos e insatisfechos priorizables a través de la estrategia de presupuesto participativo, y tercero, la Secretaría de Participación y su oscuro e improvisado manejo a las votaciones de presupuesto participativo. Es muy lamentable que se pasen de avispados utilizando una ventaja matemática, a favor de intereses netamente políticos.

  • SUBCOMITÉS DE GARANTÍAS DE PAPEL. Los tales subcomité de garantías creados para fiscalizar las votaciones de presupuesto participativo eran todo menos una actividad de veeduría en pro de la transparencia del proceso de votaciones de presupuesto participativo. Resulta extraño el mecanismo dispuesto por la Secretaría de Participación Ciudadana para rendir informe de hallazgos: un formulario que en últimas iba dirigido a la misma Secretaría de Participación. Es como si a una persona que ha sido víctima de un hurto solo le quedase la posibilidad de presentar una observación ante su mismo victimario, o peor aún, es como si su propio victimario fuese el encargado de presentar la denuncia por hurto ante las autoridades correspondientes. Los Subcomité de garantía fueron todo menos una actividad de veeduría, tal y como lo asegura un funcionario mismo de la administración en la siguiente imagen.
  • SECRETARÍA QUE SE VIGILA A SÍ MISMA. El contrato interadministrativo número 4600087295  de 2020, en su cláusula tercera, y en las condiciones para realizar el último pago del contrato, desmiente por completo todo tipo de declaraciones brindadas por el señor Secretario de Participación acerca de que la Registraduría Nacional del Estado Civil sería la escrutadora de las votaciones de presupuesto participativo. Es más, lo único que se les ocurrió incluir en el acuerdo de uso de la plataforma fue una eventual revisión a la dirección de residencia del votante para asegurarse de vivir en la ciudad de Medellín. Pero, quién efectivamente sería el escrutador de las votaciones de presupuesto participativo,  de una manera “rápida”, y supuestamente a través de “imágenes” como consta en el contrato, es la UdeA. ¿De cuando aquí la respetable Universidad de Antoquia tiene facultades de escrutinio?

Y no solo eso, de manera lamentable, quién finalmente será el garante de las votaciones de presupuesto participativo, y de la buena fé de la ciudadanía depositada en este noble proceso, será el mismísimo Secretario de Participación Ciudadana y el equipo de personas escogidas a dedo por este. De nuevo, volviendo al ejemplo de la víctima que solo depende de su victimario para que se haga justicia, las votaciones de presupuesto participativo de la ciudad de Medellín y la buena dé de las personas de a pie, depende única y exclusivamente de la voluntad del señor Secretario de Participación.

Como se puede observar en la anterior imagen, tomada del contrato realizado entre la Secretaría de Participación y la Universidad de Antioquia, quien tiene la responsabilidad de vigilar todo el proceso es un equipo designado por el mismo Secretario de Despacho, como quien dice: “YO, Secretaria de Participación Ciudadana realizo y convoco las votaciones d ePresupuesto Participativo y YO, Secretaria de Participación Ciudadana, me vigilo para que todo salga como yo quiero”.

FINALMENTE, hacemos un llamado sincero a las veedurías, concejales y entes de control, a que se solidaricen con las Comunas de Medellín. Que lleven a cabo las acciones de control necesarias para que las Comunas de Medellín puedan priorizar de manera transparente y democrática, las verdaderas urgencias y necesidades que las aquejan.

ÚLTIMAS NOTICIAS