martes, noviembre 30, 2021
InicioOpiniónDiego ArangoDemocracia Cristiana y Conservatismo

Democracia Cristiana y Conservatismo

Por Diego Arango O.

Algunas personas me han preguntado la diferencia entre la Democracia Cristiana y el Partido Conservador. Aquella pregunta se basa por mis orígenes democristianos y mi militancia conservadora. Pues bien, esencialmente es la misma, con algunas variables. El conservatismo parte de una tradición centenaria en sus orígenes republicanos, propende por conservar la vida, la familia, la libertad, la propiedad privada, la libre empresa, el orden y la autoridad, entre otros.

La Democracia Cristiana viene de épocas más recientes, surge a finales del siglo XIX partiendo de la comprensión cristiana de la persona humana. El Papa León XIII en su encíclica Rerum Novarum sienta las bases de la Doctrina Social de la Iglesia Católica, las mismas que son tomadas por pensadores y filósofos como Jaques Maritain, Emanuel Mounier y Luigi Sturzo, entre otros, dando forma a una propuesta política que denominaron Democracia Cristiana, contraponiéndose al socialismo estatista promulgado por Marx y posteriormente por Lenin y Mao.

Pero estas dos corrientes de pensamiento y acción política no difieren en su esencia, ya que ambas afirman la preminencia del bien común sobre el individual; la justicia social; la eminente prevalencia de la dignidad humana; el personalismo comunitario; la solidaridad; afirman la capacidad de la persona para actuar por sí misma; los valores morales cristianos sin ser confesionales; la existencia de matices dentro de la derecha y centro derecha; las coaliciones políticas para el armónico desempeño del Estado; el Estado de Derecho; los equilibrios macroeconómicos; el impulso y fortalecimiento de la empresa privada pero sin privilegios; la economía de mercado y la social de mercado; el crecimiento con equidad social; la seguridad a través de la ley y el orden; la profundización de la democracia, así mismo como ambas proscriben las dictaduras, el estatismo, el colectivismo, la violencia y muchas otras más que afectan el desarrollo armónico de la sociedad.

La Democracia Cristiana ha sido una fuerza prevalente en Europa, principalmente en Alemania, Italia, Países Bajos y otros; en Latinoamérica han tenido presidentes en Venezuela, Chile, Ecuador, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador y Guatemala. En Colombia gobiernos conservadores como el de Misael Pastrana, Belisario Betancur y Andres Pastrana tuvieron gran influencia y aporte democristiano.  

La Democracia Cristiana ingresó a Colombia en la década de 1960, se constituyó el Partido Demócrata Cristiano fundado por Francisco de Paula Jaramillo y Álvaro Rivera Concha. En 1985 a raíz de un curso de formación política democristiana en Medellín, decido ingresar a este partido, el mismo que me dio sólidas bases políticas y doctrinarias. Estando de presidente el exmagistrado Juan Alberto Polo, con otros dirigentes le dimos crecimiento. Fui Secretario de Organización, luego Miembro del Comité Político Nacional y Secretario General; Vicepresidente y Vocal de la Organización Demócrata Cristiana de América ODCA; y en 1992 el partido por posiciones internas se disuelve e ingreso en 1993 al Partido Conservador, trasladando parte de la corriente democristiana y muchas de sus bases, programas e ideología, que posteriormente se incluyeron en los estatutos del Partido Conservador. Esta es la coincidencia entre ambas corrientes.

[email protected]

Artículo anterior¡Patriotismo Menudencias!
Artículo siguienteIrresponsable y empobrecedor

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS