fbpx
domingo, junio 26, 2022
InicioOpiniónÁlvaro Ramírez GonzálezDe los huevos de Francia al circo de Daniel

De los huevos de Francia al circo de Daniel

Por Álvaro Ramírez González

Empecemos por Francia. La flamante candidata a la Vicepresidencia de Colombia, por el Pacto Histórico Francia Márquez no acierta una.  Son muchas las metidas de pata que ha tenido en su campaña, donde solo muestra una enorme dosis de ignorancia y de arrojo para decir tonterías. Pero afirmar en un acto público que «Colombia importa los huevos desde Alemania y que en su gobierno eso se va a terminar» es llegar muy lejos.

El presidente de Fenavi debió salir a corregirla afirmando que «en su historia, Colombia jamás había importado un solo huevo de Alemania». Puntualizó que «¡todos los huevos que se comen los colombianos, se producen aquí en el país, desde siempre!»

¿Qué tal la ignorancia de Francia? ¿Qué le espera a Colombia con una vicepresidente tan ignorante y osada? Pero lo más terrible que yo haya visto es la gerencia pública de Daniel Quintero. Todas sus actuaciones son contracíclicas y destructoras de valor. Meterle la mano a la Junta de EPM con esa brusquedad, sacudió a la sociedad antioqueña.

La inestabilidad gerencial en EPM ha sido muy grave para la marcha y los planes futuros de esa gran empresa. Tratar de convertir un accidente en la construcción de Hidroituango, en un concierto de «mala Ingeniería», no solo era un atentado criminal contra EPM, Hidroituango y su estabilidad financiera, que estuvo en coma; sino un acto de revanchismo inútil y equivocado contra las más prestigiosas firmas de esa especializada ingeniería nacional y del Brasil.

Si no llega Iván Duque con su diplomacia y su fuerza argumental, hoy Hidroituango estaría parado, y abandonado. Y las finanzas de EPM, en cuidados intensivos. Innecesariamente. Todo este macabro escenario por un capricho mamerto y arrogante de Daniel Quintero.

El gobierno de Medellín, malo, politiquero, tremendista, irrespetuoso y vulgar. Tildar de ladrones al GEA, donde 250.000 familias antioqueñas tienen acciones, habla mucho de la calidad intelectual y las intenciones de sembrar odio de clases del alcalde Quintero.

El abuso de poder de Quintero fue descomunal y se disparó en el pie al meterse él y todo su gabinete, de frente en la campaña Petro. Si la procuradora Cabello no se hubiera llenado de pruebas, no se hubiera buscado semejante enredo.

Hoy, separado del cargo, Quintero está desde el andén del frente saboteando al alcalde encargado Restrepo, y dirigiendo un operativo de desobediencia vulgar y vergonzoso. ¿Y dónde queda Medellín? Una Alcaldía igual a la de Petro en Bogotá; con más perfil de circo que de gobierno. El uso que le dé Quintero a esta su crisis me tiene sin cuidado. ¿Pero dónde queda Medellín?

Una ciudad enorme, con un presupuesto enorme, con unos planes y compromisos también enormes, y hoy sin su alcalde por qué lo separaron del cargo y sin sus secretarios de gabinete, porque renunciaron y se fueron a la campaña Petro. Todos pues ocupados de Petro. ¿Y dónde queda entonces Medellín? ¿Habían visto una locura igual? ¡Una ciudad a la deriva!

alragonz@yahoo.es

ÚLTIMAS NOTICIAS