martes, octubre 19, 2021
InicioIFMNOTICIAS.COMÁlvaro Uribe Vélez, un líder que supera el paso del tiempo

Álvaro Uribe Vélez, un líder que supera el paso del tiempo

Por María Clara Gómez

Esta semana el programa Ventana Abierta de IFMNOTICIAS.COM tuvo el honor de contar como invitado al ex presidente Álvaro Uribe Vélez con quien hubo la oportunidad de conversar acerca de varios temas de actualidad y de interés para los ciudadanos, no solo con relación a hechos locales sino también nacionales como la propuesta de amnistía que surgió inicialmente en una conversación con miembros de la Comisión de la Verdad y que luego se precisó como igualdad jurídica en torno a los casos que se investigan en el marco del proceso de paz, las condiciones de inseguridad en Medellín y Bogotá, donde ha señalado que si estuviera en la presidencia ya había intervenido para corregir estas situaciones.

Justamente estas últimas declaraciones han generado molestia en el alcalde Quintero, en Medellín, al cual no solo se le cuestiona su gestión en materia de seguridad y orden público sino, en términos generales, respecto a su muy deplorable administración en la ciudad, refiriéndose a que el expresidente buscaba regresar a las épocas de las convivir, los mal llamados falsos positivos y la operación Orión.

“Este pelagato” como él mismo hizo referencia al término despectivo con el que ahora califica Quintero a todo aquel que cuestiona su pésima gestión, señaló, al preguntársele por el estado de su proceso, que no podía hablar de ello atendiendo una restricción ordenada por la juez que lleva el caso que denominó como “injusta travesía” e invitó a los ciudadanos a no basarse en su palabra sino en los hechos que dan cuenta de su actuar en el que no ha violado el Código Penal.

Seguidamente y con relación a su propuesta de igualdad jurídica, el ex presidente Uribe manifestó que en la reunión que sostuvo con el sacerdote De Roux, de la Comisión de la Verdad, donde no estaba acordado hablar sobre el tema, el sacerdote insistió que él debía ser el eslabón que faltaba para la paz. A ello le respondió el ex presidente que la seguridad y paz requerían varios elementos como son superar la pobreza –que actualmente está en el 42%- para lo cual se requiere un apoyo sostenido a la empresa privada pues de lo contrario no hay fuentes de rentas para ejecutar una política social. Se necesita acabar con el narcotráfico, se requiere autoridad, un Estado austero sin corrupción.

De otro lado, con relación a la estigmatización que hace mucho daño porque fácilmente se señala a una persona de ser guerrillero o “paraco”, donde la desigualdad existente en la justicia garantiza impunidad para las farc y no hay posibilidad de corregir este hecho, el doctor Uribe le propone al sacerdote, aclarándole primero que no acepta la legitimidad de la Comisión de la Verdad debido a que el triunfo del No en el plebiscito obligaba a no firmar el acuerdo tal y como se proponía y ante lo cual el gobierno Santos desestimó que éste respondiera a un consideración nacional que efectuara unas reformas y aprobándolo mediante una acción del Congreso que desconoció la voluntad popular que había ganado, y dado que tampoco hay disposición para que los militares no sean juzgados por la Jurisdicción Especial para la Paz –JEP- y que se retire del Congreso a los violadores de niños que hoy ocupan curules como senadores, es necesario entonces plantear una amnistía general dado que falta el proceso con el Eln y otros grupos que seguramente no aceptarán negociar en condiciones diferentes a las que se les dio a las Farc.

Indica el ex presidente que, si bien pudo equivocarse al utilizar la palabra, se ha generado un debate interesante en torno al tema. Es necesario pensar en el futuro no solo en función del Eln sino otros grupos que van a pedir acuerdos. Por ello, pensar en dar una amnistía por una vez, que colombianos

que han cometidos delitos graves se les rebaje las penas, similar a lo que ocurre con las leyes de Jubileo, excluyendo delitos de lesa humanidad, los considerados por la Corte Penal Internacional, los delitos de corrupción administrativa, criminales de guerra. En cuanto a los militares, considerando que han tratado muy mal a las FFMM, considerando que la institución no tiene semejanza alguna con ejércitos como los de las dictaduras latinoamericanas, han sido democráticas y han estado del lado de la Constitución, además, cuando sus miembros han cometido faltas han sido severamente castigados y no hay razón para que sean sometidos a la JEP que fue creada por las Farc. Es necesario sacarlos de esta jurisdicción y que haya una sala especial que considere sus casos, que aquellos antes del 2016 hayan cometido delitos y hayan purgado cinco años de cárcel tengan libertad condicional. A los militares se les exige que reconozcan que cometieron delitos mientras que para las Farc esta es su naturaleza, una organización criminal, entre tanto a los militares se les demanda reconocer delitos no cometidos a fin de que tengan alguna oportunidad de libertad. Sin embargo, el ex presidente no ve una disposición del gobierno actual para modificar esto a pesar de que seguramente el Eln y los paramilitares exigirán algo similar.

En cuanto a esta última organización, el ex presidente le recordó al alcalde Quintero que fue él quien desmovilizó a los paramilitares y, en cuanto a la operación Orión, esta sirvió para acabar una de las peores oleadas de violencia que vivió la ciudad. Como ejemplo, señala el caso de Jorge 40, quien cumplió condena en Estados Unidos y ahora en Colombia. ¿Hay acaso diferencia entre sus crímenes y los cometidos por las Farc? Esto considerando que primero existieron las guerrillas y los paramilitares surgieron por el vacío de presencia del Estado. Para este tipo de situaciones es necesario encontrar solución, manifestó, y son estos los temas que el país debe considerar.

En relación con el problema económico derivado de la pandemia del Covid 19, el ex presidente señala que la economía venía muy mal hasta el 2018, parada con impuestos, corrupción, exceso de gasto público, entre otros. Ya en el gobierno del presidente Duque, éste bajó los impuestos, tomó medidas para devolver la confianza inversionista. Esto venía muy hasta el momento en que surge la pandemia y para la economía. A pesar de las buenas medidas tomadas se consideró que no iba a ser suficiente para frenar la pobreza y se le solicitó una reforma tributaria moderada. Es lo que se está presentando ahora. En el intermedio lo propuesto en su momento elevó los ánimos de protesta. Hay que considerar que la pandemia ha llevado la pobreza al 42,5% cuando, por ejemplo, Santos la había recibido muy baja, pero detuvo ese comportamiento. Las medidas tomadas en el momento son consideradas positivas a pesar del gran daño generado por los paros y las manifestaciones. La reforma recién aprobada es una reforma prudente, no quita los incentivos a las empresas y aumenta los recursos de política social como universidad gratuita, apoyar el empleo joven, promover el pago del salario mínimo, ingreso solidario, entre otros.

Lo que no se entiende en ese contexto es que Medellín tenga una pobreza del 40%, donde no se desconoce el impacto de la pandemia pero que recibe más de un billón de pesos anuales producto de las transferencias de EPM, pierda entre doce y quince mil micro-negocios. Con una administración “juguetona”, conchuda con el manejo de los recursos, clientelita, derrochona y con corrupción, no es posible resolver los problemas sociales. Esto es un gran cuestionamiento para esta administración.

En cuanto a futuros procesos de negociación, considera que un error del Eln que continúe asesinando colombianos, miembros de la fuerza pública. Así no hay intenciones de paz. Cabe recordar que las posibilidades de negociación con este grupo se cerraron con el atentado cometido contra la Escuela de Policía en Bogotá. Se requiere que cesen actividades criminales para generar

confianza a los ciudadanos. Ello no es fácil en tanto tenemos una falsa paz con las Farc que ha dado impunidad y fomentado el narcotráfico, y la creación de grupos criminales. Ello es motivo de preocupación para el ex presidente.

Con relación a la postura anunciada por el candidato a la presidencia Óscar Iván Zuluaga, señala que ha hablado privadamente con él y está de acuerdo con la reforma de la JEP, la sala especial para militares. Sin embargo, considera que las declaraciones dadas fueron muy generales, por lo cual les ha hecho precisiones. Cabe recordar que Zuluaga tuvo una participación activa en la campaña por el no en el plebiscito.

Considera delicado lo ocurrido con los concejales del Centro Democrático que participaron en el viaje a México. Es necesario que pongan cuidado dado que no es el momento para viajes ejerciendo una curul de oposición cuya posición se deriva de la muy mala administración de Medellín por parte del alcalde Quintero. No se deberían aceptar este tipo de viajes. El control puede hacerse de otra forma. La oposición se da por hechos graves en la ciudad y, señala, hay situaciones muy delicadas de corrupción como el caso de una constructora a la cual le pidieron soborno para venderles un lote. Los concejales deben entender la razón de la oposición y la ciudadanía es un juez implacable frente a estos fallos de los miembros del partido.

Reiteró que, si fuera presidente en la actualidad, estaría tomando decisiones en materia de seguridad sin pelear con alcaldes de Medellín y Bogotá. Celebra en este caso la medida de militarizar ciudades para hacer frente a la inseguridad, a fin de que operen las libertades democráticas, permitir incluso la protesta, sin vandalismo. Todo lo contrario a lo que señala el alcalde Quintero, quien refiere esta posición como si fuera el regreso de las Convivir, desconociendo que habían sido creadas por un gobierno anterior al que él ejerció y que, cuando fue gobernador, apoyó estas organizaciones en tanto eran sinónimo de cooperación ciudadana.

En el programa, el ex presidente lanzó uno de los señalamientos más duros contra el alcalde Quintero, al señalar que durante su amplia trayectoria en contratación pública nadie puede señalar que haya exigido ningún tipo de soborno. Contrario sucede con el alcalde Quintero a quien señala de tener una administración que le ha robado a Medellín.

A pesar de ello, el ex presidente no interviene en el proceso de revocatoria que se adelanta en la ciudad, dado que el proceso que tiene que ser más cívico que político. Sí, por el contrario, indica que la administración actual es un desastre, recordando el 40% de pobreza en la ciudad debido a que a pesar de las transferencias de EPM, la administración “roba en lo chiquito y roba en lo grande”, además de crear odio de clases, sin prestar servicio a los más pobres.

Señaló que le iba “tocar desperezarse” para dar el debate al recordarle a Quintero Calle que él, siendo alcalde, llevó todos los documentos al Compes para que se aprobara el tren metropolitano y años más tarde, siendo gobernador, lo concluyó con total honorabilidad, además de otras obras como el traslado del viejo Peñol, el aeropuerto José María Cordova, en igual condición de total honorabilidad. Así, le indicó al alcalde Quintero que tendrá que respetarle su honorabilidad en tanto “usted es un ladrón” y él ha sido un hombre con un recorrido honesto.

En relación con el malestar de algunos ciudadanos con la gestión del presidente Duque, el ex presidente señaló el total respeto por él y la esperanza que mantiene con la reforma presentada, que aunque tardía, permita la aceleración de la inversión social y se recobre una tendencia de

reducción de la pobreza. Referenció las medidas en materia de seguridad anunciadas por el ministro de Defensa, Diego Molano, sin embargo expresó su escepticismo cuando se tiene un país con 209 mil hectáreas sembradas con coca. Sin comprometer su condición de opinión dado que hay personas que buscan afectar su reputación, entre ellas Quintero Calle, considera que propuestas como la presentada por Óscar Iván Zuluaga en relación con la sustitución de cultivos ilícitos son buenas, pero tienen que ser complementadas.

No se han logrado en este gobierno, indicó, temas como la reducción del congreso, el Estado austero, donde existen muchas entidades que no se necesitan y cuyos recursos deberían estar destinados a la inversión social, vías, educación, entre otros. Debe el presidente Duque acelerar reformas contempladas en la Ley de Sostenibilidad Social recién sancionada y lograr avances en la austeridad del Estado. No obstante, todas estas intervenciones son difíciles en tanto se tiene el Estado Social de Derecho y un estado criminal de facto financiado por el narcotráfico algo sumamente dañino para cualquier sociedad.

Cuándo se le preguntó por algunos personajes de la política nacional, señaló la preocupación que generan medidas orientadas a permitir las “drogas recreativas” las cuales se han presentado como solución a problemáticas como la violencia, han tenido un efecto negativo.

Así mismo, con relación a las medidas dictadas contra antiguos colaboradores de su gobierno, considera que éstas no tienen fundamento en tanto ya habían sido investigados sin encontrar que fueran responsables de acciones ilegales. Este tipo de medidas corresponden a una sentencia de venganza, una fantasía de pánico.

En cuanto a su apoyo a candidatos y la expresión de “apoyar la democracia”, siendo un hombre de partido y reiterando la difícil condición en la que se encuentra, señala que el partido tiene que escoger su candidato con unas reglas democráticas y seguramente ese candidato participará en una coalición con otro. Bajo estas consideraciones y siendo leal con el partido no puede convertirse en jefe de debate dado que puede causarle daño en razón a que trasladarían al candidato su propia situación personal, generando un efecto contrario. Así mismo, en relación con las cabezas listas a Senado y Cámara, precisó que se han tenido conversaciones para que las cabezas, en el momento, sean Andrés Forero para Cámara y Miguel Uribe para Senado. Sin embargo es necesario esperar para tomar decisiones.

Al preguntársele por los hechos ocurridos en MinTic con la organización Centros Poblados y el escándalo de corrupción generado, reiteró su paso por diferentes entidades públicas con total honorabilidad y considera que el hecho es muy grave y doloroso pero cree en la honorabilidad de la ministra y espera que la Fiscalía informe prontamente acerca de qué pasó realmente ahí.

Respecto a la reforma tributaria recién sancionada y el modelo económico a seguir para buscar el desarrollo del país, el ex presidente recordó que en su gestión había apoyado mucho el tema del emprendimiento y puso como ejemplo su paso por la alcaldía de Medellín y por la gobernación de Antioquia en cuanto al apoyo a la microempresa, creando más de pequeños Sena y en presidencia el Fondo Emprender con el Sena. En la actualidad impulsan un proyecto para que toda universidad tenga su proyecto de emprendimientos con acceso a los fondos de garantías del Estado. Justamente y haciendo alusión al video con Epa Colombia, considera que es un caso de rectificación de la vida, valioso. Señaló que en su reunión con ella le explicó el tema de la amnistía y el emprendimiento. Nuevamente, un ejemplo de rectificación y emprendimiento.

En Economía, agregó, que en 2018 la economía estaba paralizada, había crecido la pobreza. El presidente había efectuado ajustes que posibilitaron crecimiento que nuevamente fue detenido por la pandemia. En ese momento presentaron algunas propuestas y luego vino el proyecto de reforma cuyo rechazo generó protestas y vandalismo. Con la nueva reforma se aumentan un poco los impuestos sin afectar a la clase media y los sectores populares. La pequeña empresa queda pagando el 35%, los capitales que estuvieran en el extranjero sin ser de origen ilícito pueden ser saneados declarando y paga una multa del 17% y si la trae al país paga una multa del 8.5%; se mantiene un mecanismo anterior de devolverle a las empresas el IVA por importación de maquinaria. En cuanto el ICA, se reconoce el 50% de lo que pagó en la ciudad al momento de tributar a la nación. Esta reforma permite unos importantes recursos para ampliar la política social que se ha estado en mora de hacerlo.

Finalmente, al mencionarle qué tipo de legado quisiera dejar y cómo le gustaría ser recordado, señaló que no lo sabía y recalcó que siempre ha trabajado con amor y convicción por el país. Se recordó en la conversación, en especial para aquellos que hacen del insulto su tribuna de argumento y que particularmente no recuerdan la situación del país hace dos décadas, que la economía estaba postrada, la inseguridad reinaba, con una pobreza al 51%, y se hizo un trabajo de mejoramiento de la seguridad, de la economía, de disminución de la pobreza.

Hoy, algunos jóvenes e individuos como el alcalde de Medellín, distorsionan la realidad y éste último esconde su incompetencia es con el insulto y la distorsión de la realidad. Estos logros fueron los que se promovieron en la famosa expresión de los “tres huevitos” que debían cuidarse: la seguridad, la confianza de inversión y la política social, todo con un Estado muy austero para lograr avances en el desarrollo.

Estos fueron los más significativos temas tratados por el ex presidente con relación a los hechos de actualidad no solo de nación sino en lo que ocurre en Medellín. Es importante que muchas personas hicieran una lectura cuidadosa para este contexto de cara a lo que viene para la ciudad y el país en el 2022 y el futuro de los colombianos. Porque hay mucho que trabajar para dejar un mejor país a nuestras futuras generaciones.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS