sábado, julio 31, 2021
InicioOpinión¿Movilidad sostenible o improvisación sostenida?

¿Movilidad sostenible o improvisación sostenida?

Los habitantes de las grandes ciudades hemos tenido que aplicar ese concepto de reinventarnos y adaptarnos a esa nueva normalidad que nos impuso un virus que llegó de improviso a cambiar el mundo.

En las grandes urbes la movilidad ha sido un gran reto para los habitantes debido a la necesidad de establecer el distanciamiento de seguridad para evitar contagios.

Hoy, en plena segunda ola de contagios y ante la reactivación económica, los sistemas de transporte masivo se ven atestados de personas y los ciudadanos han tenido que migrar a sistemas más tradicionales como el uso de vehículos particulares, el transporte público individual y algunos, más amigables con el medio ambiente, utilizan bicicletas y patinetas a fin de cuidar su salud.

Esto está muy bien, pero las administraciones de algunas ciudades han demostrado improvisación al adoptar medidas para promover el uso de estos medios sin planeación alguna, sin hacer estudios minuciosos del impacto que tiene el cierre de carriles para el uso exclusivo de las bicicletas, lo que genera un inmenso caos de movilidad en algunos corredores viales. Esta falta de previsión, sin duda alguna, aumenta la contaminación en estos sitios debido a que los vehículos deben estar detenidos mucho tiempo, lo que afecta la economía de los transportadores y la paciencia de quienes se deben movilizar en transporte público al tener que pasar más tiempo para llegar a su destino.

Otro de los inconvenientes es que infortunadamente las autoridades no pueden garantizar la seguridad de los bici usuarios. No se trata de crear cientos de kilómetros de ciclorrutas y lanzar a los ciclistas a situaciones donde muchas veces pierden la vida en manos de los delincuentes. No sobra recordar el artículo de diario londinense The Guardian que en un reportaje calificó a Bogotá como “la capital de la muerte para montar en bicicleta”.

Además, muchos usuarios de las bicicletas, empoderados por el respaldo que tienen de las administraciones, se han tomado las vías irrespetando todas las normas de tránsito, pues no hay semáforo que en rojo se respete, pares, ceda el paso, sentidos de la vía, e incluso en corredores donde existen ciclorrutas exclusivas para ellos no las usan exponiendo de esta forma su vida y a los conductores de los vehículos a inmensos problemas, y no se les puede decir nada porque el que se atreva a hacerlo lo más seguro es que reciba una serie de insultos, improperios y hasta daños en su vehículo.

No sé si es que las autoridades se hacen las desentendidas en las infracciones de los bici usuarios, o en realidad no tienen la capacidad para meterlos en cintura. ¿O será que es más rentable llevar carros en las grúas a los patios? En el código de tránsito está estipulado que todos los medios de transporte deben cumplir las normas y para vigilar dicho cumplimiento están las autoridades.

No todas las personas se pueden mover en bicicleta como quisieran muchos y las ciudades colombianas no son como las europeas donde las distancias son mucho menores y la seguridad se garantiza. Además las ciclo autopistas han sido construidas específicamente para ello, así que si la solución es crear corredores exclusivos,  se debe hacer con planeación. No se trata solo de cerrar calles, sino de garantizar la seguridad, la movilidad de todos los actores viales y el respeto por las normas de tránsito por parte de todos.

@lunado27

ÚLTIMAS NOTICIAS