fbpx
miércoles, octubre 5, 2022
InicioOpiniónLos empresarios deben asumir más impuestos

Los empresarios deben asumir más impuestos

Por Santiago José Castro Agudelo

Los empresarios hoy tienen que asumir más impuestos, responder por el incremento histórico del salario mínimo, asumir una jornada laboral que se reducirá de 48 a 42 horas a la semana entre 2023 y 2026, además del sugerido “bono de gratitud económica” para sus empleados y de buscar recursos para investigación, desarrollo e innovación, so pena de ser superados por la competencia.

Mientras tanto, el gobierno cuenta con el presupuesto de inversión más alto en la historia de Colombia, el Congreso tiene 16 nuevos escaños, cerramos el cuatrienio con dos nuevos ministerios, presupuestos también históricos para los órganos de control y para la Fiscalía General de la Nación, más recursos para la educación, siempre que sea pública y estatal; entre otras.

Acompaña a todo lo anterior, la propuesta de aumentar las transferencias para los programas de adulto mayor, Jóvenes en Acción e Ingreso Base Solidario; aumentar los recursos para el Plan de Alimentación Escolar, ese que suele pagar favores a quienes financian las campañas políticas y otros asuntos que se pueden leer en los programas de gobierno de uno y otro candidato presidencial. Entre tanto, Petro acelera a fondo y propone la democratización de la propiedad y ofrece empleo público garantizado. Es verdad, ¡es gravísimo!, pero el rumbo está trazado desde antes… Ahora que no vengan a denunciar aquello que promovieron o no supieron frenar a tiempo.

Si en Colombia, las urnas siguen perdiendo espacio y se impone la calle, si las empresas siguen asumiendo el costo de un estado ineficiente y ahogado en clientelismo, si las nuevas generaciones interiorizan ese discurso inhumano que busca hacerlos dependientes del Estado, llevándolos a considerar que los privilegios son derechos; si la forma de imponer un rumbo es la violencia y no el debate que conduzca a una decisión mayoritaria; estamos desde ya condenados al fracaso.

Colombia ha logrado superar grandes retos. Nuestra hacienda pública es gestora de milagros y los empresarios son muestra de tenacidad y resistencia. Por alguna extraña razón, ahora se propone que los generadores de riqueza lo sigan haciendo, pero al servicio del Estado y que este se encargue de la mitad de la población que no encuentra una relación laboral formal. Es fórmula probada para el fracaso.

Algunos se sacan de la manga casos exitosos de otros países, comparando peras con carbón, olvidando que allí todo aquél que tiene trabajo paga impuestos directos. Esa parte no la quieren ver. Alegan que con que unos pocos dejen de ser ricos, será suficiente para que todos sean menos pobres. Apenas para depender lo suficiente del Estado, personificado en un nuevo caudillo.

La decisión del 29 de mayo será entre la estatización definitiva de la vida y la última oportunidad de tomar un camino de libertad económica.

Amanecerá y veremos.

ÚLTIMAS NOTICIAS