fbpx
martes, julio 23, 2024
MÁS
    Medellín
    muy nuboso
    23.5 ° C
    23.5 °
    23.5 °
    75 %
    1.8kmh
    76 %
    Mié
    29 °
    Jue
    27 °
    Vie
    27 °
    Sáb
    24 °
    Dom
    17 °
    InicioColombia(ESPECIAL) ¿Qué está pasando en el Ejército Nacional? PRIMERA PARTE: "La purga...

    (ESPECIAL) ¿Qué está pasando en el Ejército Nacional? PRIMERA PARTE: “La purga para el debilitamiento”

    En las últimas semanas, han sido muchos los ruidos que han surgido desde el Ejército Nacional con noticias que no deja claro ni a los ciudadanos ni a la tropa, lo que realmente está pasando al interior de la institución encargada de proteger a la nación en su integridad social, sus fronteras y sobre todo, el orden constitucional colombiano.

    La salida del General Luis Mauricio Ospina, el pasado 20 de mayo, luego de una destitución fulminante por parte del Presidente Gustavo Petro; y la llegada del general en retiro, Luis Emilio Cardozo Santamaría, quien retornó al servicio activo haciendo que quien seguía en la línea también tuviera la baja, terminaba siendo la cereza del pastel que le faltaba al Ejército y que deja al descubierto que las cosas realmente van mal.

    Para algunos analistas, la jugada de Petro, fue aprovechar una coyuntura, para sacar dos generales más que, que dentro de la línea política del gobierno, terminaban siendo incómodos. Al interior del Ejército, la salida de Ospina estaba más que cantada y para algunos “hasta se lo merecía”; pero que no se tuviera en cuenta la línea de antigüedad en la que estaban los generales, Hugo López, Juan Carlos Correa, Erick Rodríguez y Omar Sepúlveda; fue un golpe duro dentro de las filas que ya tiene desmoralizadas a las tropas.

    Y es que Gustavo Petro le ha dado más golpes contundentes al Ejército que los antisociales y guerrilleros con los que hoy dialoga, a quienes las tropas tiene prohibido atacar, haciendo que el Ejército deje de cumplir con su mandato constitucional, dejando pasar, no actuando ante la alteración del orden público y “seleccionando al enemigo”, porque solo puede atacar al Ejército Gaitanista de Colombia o Clan del Golfo.

    Desde el Gobierno de Juan Manuel Santos, se percibió que las FARC intentaron imponer un cortapiés al accionar de los militares. Fue en el Gobierno de Santos cuando comenzó a desarticularse, en gran medida, la inteligencia del Ejército y si bien, durante el gobierno de Iván Duque, se intentó dar moral y retomar algunos aspectos, el daño ya estaba hecho.

    Pero la llegada de Gustavo Petro sí fue contundente contra los militares, quienes, otrora, fueron sus enemigos más acérrimos y con quienes combatió cuando Petro era guerrillero. Para los mismos analistas, lo de Petro es una “animadversión contra la fuerza pública” pues “fueron los militares quienes dieron de baja a muchos de sus compañeros y por extensión solidaria, a muchos de los guerrilleros y narcotraficantes de otros grupos con los que en su época guerrillera defendió y aún defiende”.

    IFMNOTICIAS nos solo conversó con analistas y políticos observadores de lo que está pasando al interior del Ejército, sino que conversó con cercanos a lo que queda de la Inteligencia Militar y militares activos quienes, por seguridad, pidieron reserva. Ellos, con el temor que hoy despierta hablar con la prensa, contaron lo que, consideran, son los puntos claves que tienen en una situación de precariedad al Ejército y que es difícil que se cuente de manera oficial.

    LA PURGA PARA EL DEBILITAMIENTO

    Cuentan los militares que la llegada de Gustavo Petro, rompió, no solo la línea de antigüedad, sino la línea de mando, pues al sacar tal cantidad de activos de altos mandos, ha hecho que se tenga que llamar a curso a muchos que todavía no estaban en la opción y ha tenido que entregar a Coroneles, destacamentos y cargos que solo eran ocupados por Generales.

    Con la salida de los altos mandos, lo que ha hecho Petro, es acabar con “la experiencia del Ejército”. Con ellos, los generales y muchos coroneles, se ha ido el acumulado histórico de la inteligencia y la contrainteligencia, principalmente, que era lo que le daba la ventaja al Ejército al momento de combatir con los grupos guerrilleros y de controlar el narcotráfico.

    La purga en la Fuerza Pública inició el 26 de agosto de 2022. Gustavo Petro, en ese primer momento, aprovechó el tradicional cambio de la cúpula y sacó de entrada a 48 generales, de los cuales 22 de la Policía y 26 de las Fuerzas Militares. Entre los que sacó en un primer momento de las Fuerzas Militares, 20 eran del Ejército, 3 de la Armada 3 de la Fuerza Aérea.

    Ejército colombiano, tiene actualmente unos 223 mil hombres, en todos los niveles, que va desde lo administrativo, personal de apoyo en lo operativo y lo táctico, incluye a mandos con oficiales y suboficiales y soldados regulares, profesionales y bachilleres.

    Explican que con la salida de los más expertos, ya ni siquiera hay efectivos del nivel necesario para la operación de la tecnología, pero además se perdió la conexión con el contexto, la historia y la lógica para el análisis de las situaciones. Se preguntan si esta purga, “fue un favor para la guerrilla”, pues son los más beneficiados, pues sin la inteligencia ni la contrainteligencia del Ejército, la guerrilla recupera ventaja que no tenía y recuerdan que es precisamente estos dos elementos lo que permite a un ejército ser táctico y efectivo en sus operaciones.

    Explican que esta ha sido una de las razones por las que se han dado operaciones fallidas, no calculadas como las que se dieron en el Cauca, en donde los hombres prácticamente quedaron encerrados en medio de un combate y pese a la orden de retirada, se perdieron vidas de jóvenes soldados que pudieron salvarse. Es precisamente la falta de experiencia en inteligencia y contra inteligencia, lo que ha ayudado a que el ejército se esté debilitando, pero advierten que no es el único tópico.

    A la purga iniciada por Petro, se le vino una especie de inercia en aquellos hombres desmotivados y que, según cifras conocidas recientemente, ya cuenta en más de 6 mil los soldados que han pedido la baja voluntaria del Ejército, esto, por la desmotivación o como se dice en el argot militar, falta de moral de las tropas.

    A la fecha, en el Ejército se están produciendo un promedio de 25 bajas diarias, y ya se cuentan 16.384 militares que han salido de la institución entre agosto del 2022 y el 30 de abril pasado, según los datos revelados por Comando de Personal del Ejército Nacional; lo peor es que la purga continúa en un esfuerzo del Gobierno Petro por debilitar las Fuerzas Militares y hallar al interior, “los obedientes” que como en Venezuela, le “hagan caso” al presidente.

    En términos de uno de los analistas consultados, se trata de “disminuir el Ejército para buscar equiparar fuerzas con los grupos armados ilegales, que en últimas, serían los que apoyarían a Petro en un eventual autogolpe de Estado, y no es teoría de la conspiración, porque bien sabemos que en la izquierda se dan simultáneamente todas las formas de lucha y esta es una de ellas”.

    Espere mañana ¿Qué está pasando en el Ejército Nacional? SEGUNDA PARTE: “Desfinanciación y falta de recursos”.

    ÚLTIMAS NOTICIAS