martes, diciembre 7, 2021
InicioConfidencial(CONFIDENCIAL) La nueva fiesta con funcionarios de la alcaldía violando las normas...

(CONFIDENCIAL) La nueva fiesta con funcionarios de la alcaldía violando las normas impuestas. Esta vez en el Oriente

Ya los ciudadanos de Medellín conocen que al alcalde Daniel Quintero, la rumba le puede y de qué manera. El rumbero no desaprovecha oportunidad para darse su bailoteada así sea violando las normas que, en ocasiones, él mismo dicta. Eso ya lo habíamos visto en el pasado.

Quintero no solo participa de las fiestas, algunas las ha organizado él mismo y siempre, junto con su equipo cercano de secretarios de despacho, o lo que ellos mismos denominan la primera línea. Es más, su ejemplo ha sido seguido por varios de sus funcionarios que hacen lo propio desafiando a la policía y a las autoridades porque siempre se defenderán diciendo que son del «Equipo del Alcalde Daniel Quintero»

Está muy bien que el alcalde se divierta y que le guste la rumba pero debe, al menos, ser responsable. La última perla del mandatario local, fue en el Oriente Antioqueño violando el decreto de toque de queda expedido por la Gobernación de Antioquia, generando la molestia no solo de funcionarios de allí sino también en algunas autoridades municipales de Rionegro, pues fue en ese municipio en donde se desarrolló el festín.

Esta vez, la fiesta no fue preparada por él sino una invitación de un ciudadano que los denunciantes identificaron como Jaime González, quien, según cuentan, es el esposo de Paola España, reconocida empresaria de espectáculos que le han manejado presentaciones a Carlos Vives y Maluma entre otros artistas de talla nacional e internacional. España, aseguran quienes denuncian, es a su vez, hija de la mejor amiga de Gustavo Petro. Es más, dicen funcionarios allegados al alcalde, que fue en casa de Gonzalez y España en donde se dio inicio a la campaña de Quintero para la alcaldía, por pedido expreso de Petro.

Para la fiesta, fueron alquilados dos pisos de un importante y lujoso hotel en inmediaciones del Llanogrande y el Aeropuerto José María Córdoba de que se conoce el nombre pero que nos reservamos por pedido expreso de los trabajadores del lugar quienes confirmaron la presencia del alcalde. Hay que resaltar que en esta oportunidad para el ingreso a la fiesta, le pidieron prueba PCR a cada uno de los asistentes y el uso de mascarillas cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad.

Cuentan que para lo único que fueron retirados los tapabocas, fue para la toma de fotografías pero que era obligación permanecer con ellos todo el tiempo so pena de ser llamada la atención por los camareros del hotel. Los testigos contaron que a la fiesta asistieron cerca de 50 personas entre ellos, el Alcalde Daniel Quintero y su círculo cercano de secretarios de despacho y que la limitante a ese número fue expresa exigencia del hotel, quien se apegó a los protocolos en todo momento.

Al ingresar los invitados, les exigían no tomar fotografías del alcalde y menos cuando estuviera bailando. No así con los secretarios de despacho que aprovecharon para excederse un poco. Contaron que el que se pasó de copas fue el Secretario de Participación Ciudadana que fue el que, como dijeron «dio mas lora», pues pasó de mesa en mesa pidiendo whisky mientras no paraba de tomarse fotos con todo el mundo sin tapabocas. Igualmente el Secretario de Desarrollo Económico no paró de hacer lo mismo, igualmente sin tapabocas pero con menos escándalo.

La fiesta estuvo amenizada por uno de los artistas que España promueve traído directamente de Bogotá, conocido como El Gussi, a la vez que con otro artista cantante de rancheras y música popular.

Todavía está en la memoria como una de las subsecretarias debió renunciar por haber violado los protocolos tras conocerse que había asistido a una fiesta. Esa práctica responsable parece que se olvidó entre los secretarios allegados al mandatario.

Por su parte, quienes quisieron quedarse, lo pudieron hacer en algunas de las habitaciones del hotel que habían sido reservadas por Gonzalez y España, pero cuentan que el alcalde, pasada la media noche, decidió abandonar el lugar rumbo a Medellín, violando el Toque de Queda que regía para esa zona justo a partir de las 12.

Los testigos asistentes y denunciantes, contaron que la fiesta estuvo animada y que en las mesas se guardó la distancia social cumpliendo con los protocolos. Fiesta amena y responsable, excepto por quien continua dando cátedra y viola los mandatos. Con ese ejemplo se entiende porqué mientras en 100 municipios del departamento hay toque de queda, el Alcalde de Medellín, no se sumó a la medida sabiendo que es el principal generador de casos de Covid en Antioquia y el segundo en el país.

No faltará quien diga que la vida privada del alcalde y sus funcionarios así como del señor Gonzales y España, de quien no se tiene queja porque cumplieron con los protocolos y estaban en su derecho de festejar, no es cosa pública; pero sí lo es reseñar que el alcalde y sus secretarios no son precisamente el ejemplo a seguir y el carácter de funcionarios que caminan por en medio de la línea de la ética, se convierte en de interés público como funcionarios que son y que deben dar ejemplo en el cumplimiento de las normas.

Estos comportamientos en donde parece que las normas expedidas son de obligatorio cumplimiento para los demás, menos para ellos, deja mucho que desear. Ojalá el alcalde de la cara, esta vez sin evasivas y pida disculpas a la ciudadanía y tome medidas por los excesos de sus secretarios y él mismo rectifique su equivocado comportamiento para bien de la ciudad.

Finalmente, uno de los denunciantes, Camilo Salazar Restrepo, en su cuenta de twitter no solo ha publicado fotos y videos con sus respectivas críticas, sino que también anexó este llamado de Noticias Caracol Antioquia que llama la atención sobre la responsabilidad que deben tener los ciudadanos en estas épocas decembirnas para evitar el contagio.

 

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS