fbpx
miércoles, agosto 10, 2022
InicioColombiaVíctimas de su propio invento: Los del Pacto, con la «olla raspada»,...

Víctimas de su propio invento: Los del Pacto, con la «olla raspada», deberán estar a la altura del gobierno Duque

Ya se escuchan, con fuerza, los quejidos y lamentos de los miembros del nuevo gobierno. Que la olla está raspada, que Duque se llevó la estufa y la cocina, que pobrecitos ellos que no tienen con qué hacer lo que prometieron.

Ante los ataques de los próximos mandamases, el gobierno de Iván Duque les respondió con contundencia. Un alto funcionario de la Casa de Nariño indicó que, durante los últimos años, se logró llegar a más de once millones de colombianos con programas sociales y subsidios, esos que tanto gustan en las toldas del Pacto Histórico. Así, la meta mínima para el petrismo mesiánico es igualar esa cifra, obviamente sin reforma tributaria alguna, tal y como lo exigieron en sus momentos, Petro y sus muchachos en las calles. ¿O no fue por eso que impulsaron el «estallido social»?

Además, en el cuatrienio que termina el 7 de agosto, se logró la mayor inversión social en la historia reciente del país. Sobre el particular, hay una cifra irresistible: del total de recursos que se han invertido en la historia de los subsidios sociales, programas que existen desde 2001, el 57 % fue entregado por el gobierno de Iván Duque, en tan solo cuatro años. ¿Superarán esa cifra o los «progres» seguirán siendo las plañideras de siempre?

Por todo lo anterior, el gobierno de Gustavo Petro tendrá que continuar con ese legado y hacer un esfuerzo gigante, para estar, por lo menos, a la altura de lo que hizo Duque desde 2018 hasta 2022. Pero esto no se ve fácil, sobre todo para un gobierno que ya da señales claras de que la austeridad no está en su diccionario y que el gasto público es algo así como las finanzas de una chichería.

El Pacto Histórico se queja, llora y lamenta, por la falta de dinero en la cuenta. Sin embargo, la toma de posesión costará más de 10 mil millones de pesos, los que servirían para mitigar un poco la crisis fiscal que aseguran está latente. De igual forma, en solo viajes durante las campañas al Congreso y a la Presidencia, se gastaron más de ocho mil millones de pesos, dinero que ya están cobrando por concepto de reposición de votos.

Además, con semejantes alarmas sobre las finanzas públicas, al nuevo gobierno solo se le ocurre apagar el incendio con gasolina, anunciando la creación de varios ministerios y prometiendo cosas a diestra y siniestra. Es más: a los indios del Cauca, para aplacarlos, les pidieron paciencia y un año de gracia a ver de qué bolsillos van a sacar la plata para cumplirles todo lo que les prometieron. ¿Esa paciencia incluirá, como contraprestación, hacerse los de la vista gorda con la invasión de predios en esa zona del país?

Es que eso de «vivir sabroso» le cuesta a alguien y los más pobres y la clase media, serán los llamados a pagar los desvaríos del nuevo gobierno, el que por un lado quiere subsidiar a los que no producen ni generan valor y por el otro, quiere gastarse lo que no tiene en aumentar la burocracia, es decir, la ineficiencia y la corrupción.

ÚLTIMAS NOTICIAS