martes, octubre 19, 2021
InicioOpiniónColumnista InvitadoViaje al interior de Gustavo Petro

Viaje al interior de Gustavo Petro

Por: Álvaro Ramírez González

Muchos regaños he recibido de mis lectores cuando mis columnas, por alguna razón se ocupan o mencionan a Gustavo Petro Orrego.

Me dicen todos que la estrategia es ignorarlo y no concentrar el debate alrededor de su nombre, porqué equivale a darle más importancia y a agrandarlo. Respeto esa opinión pero para nada la comparto.

¿Cómo ignorar a un personaje que representa la extrema izquierda, que va punteando en las encuestas y que si llegara a ganar, cambiaría toda la estructura económica de el país donde vivimos ?

Lo que el ciudadano común hace en las campañas políticas es informarse sobre los candidatos y tratar de conciliar las propuestas con sus aspiraciones, sus sueños y con la calidad de gobierno que quiere para él y los suyos.

Es como el menú de un restaurante nuevo; hay que preguntar, e indagar sobre los ingredientes y el tipo de cocción, antes de escoger el plato.

Muchas veces he hecho este proceso con Gustavo Petro, pensando cómo cambiaría nuestra vida con el viraje total que propone en sus públicas intervenciones. Petro me confunde y me preocupa sobremanera.

No tengo duda alguna que éste es un país con inequidades y que hay mucha corrupción que devora los recursos públicos y no deja que lleguen plenos en bienestar a la gente que los necesita. Pero ¿será esa extrema izquierda la solución?, ¿en qué país de América Latina, para no ir lejos, ese socialismo ha resuelto la pobreza y ha terminado con la corrupción?

Al contrario. El socialismo del siglo XXl, donde ha llegado, ha traído mucha más pobreza, mucha más corrupción y ha eliminado con la fuerza de las armas y la tiranía, todas las libertades ciudadanas y la posibilidad de oponerse y denunciar. Y además se queda de por vida. No permite elecciones libres y menos ser relevado del poder.

Cuba, Venezuela, Nicaragua y ahora Argentina, están sometidas a ese régimen socialista y su perfil económico y social es desastroso. Son países donde la pobreza supera el 90%, (Argentina llegará muy pronto a esa cifra) y la gente cuando puede huye para otras latitudes.

¿Han visto ustedes huir a la gente de Irlanda, de Suiza o de Canadá y Estados Unidos?… Al contrario, son países receptores de emigrantes latinos de países socialistas.

Escuchando a Petro, me asaltan muchas preguntas que se quedan sin respuesta.

¿Cómo reemplazar los ingresos que le producen al gobierno central y a la provincia en regalías, si se elimina la producción de petróleo, de carbón y de níquel?

¿Con qué reemplazar esos recursos millonarios que representan el 40% de los ingresos del gobierno colombiano?

Si Petro quiere acabar con la caña de azúcar, con la palma de aceite y con la ganadería, por ser extensivas y negocios de ricos, (probadamente equivocado) ¿cómo reemplazar 2.3 millones de empleos, que ocupan esas empresas?

Un candidato que no resuelve satisfactoriamente estas preguntas, indudablemente no puede ser serio. El paso de Gustavo Petro por la Alcaldía de Bogotá no pudo ser mas desastroso.

Enrique Peñalosa, un Alcalde sobresaliente y que no anda armando bochinches, definió la Alcaldía de Petro como un mar de promesas incumplidas al 95% y un caos administrativo qué término haciendo invivible a la Capital.

Y una irresponsabilidad en el manejo económico que dejó quebradas las finanzas de Bogota. Al final de la Alcaldía Petro, se produjo el fenómeno de emigración más grande que haya conocido Bogotá.

Algunas decenas de miles de ciudadanos se movieron hacia el eje cafetero, al Tolima, al Valle y a otros lugares; buscando calidad de vida. Ese fenómeno de emigración no lo conocía el país.

Que tiene entonces Gustavo Petro por dentro?

Recuerdo las promesas de Hugo Chávez hace 22 años, que cautivaron a los venezolanos y les hicieron dar ese salto al vacío, a la ruina, al saqueó, a la pobreza extrema, al aislamiento mundial y a la eliminación de las libertades y la protesta.

Es un país dominado por una tiranía que sostienen las FF.AA., que a su vez manejan el trafico de drogas y el contrabando. Y el paraíso donde están refugiados todos los narcoterroristas colombianos que pagan por vivir a sus anchas en ese territorio.

Es una finca grande disfrazada de país dominada por bandidos. Eso sin duda es lo que le espera a Colombia si llegará a elegir a Gustavo Petro como su nuevo presidente. Hay muchos grupos interesados en la llegada de Petro a la presidencia.

Así como financiaron el cierre por un mes de la vía panamericana Cali-Popayan -Pasto, y después, el paro terrorísta del 28 de abril, no tengo duda que esos grupos vinculados al narcotráfico serán financiadores de esa campaña.

A ellos como con Santos, les iría muy bien en un gobierno de Petro. Su economía depende de sus exportaciones millonarias de drogas. Pero ¿cómo nos iría a esos 50 millones de colombianos que no vivimos de la droga ?

Petro puntea en las encuestas porque su contradictor está diluido en varios partidos que en su momento tendrán un solo candidato para enfrentarlo en la segunda vuelta.

Y además su registro viene cayendo cada mes y se aceleró con el paro terrorista de abril. Me he intentado meter en la cabeza de Petro, interpretando sus argumentos y cada vez el camino es más oscuro y no me lleva a ninguna parte.

A Venezuela!

[email protected]

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS