miércoles, junio 23, 2021

Un tiro en el pie

Por: Javier Rodríguez

En mi carro y a pie, recorro muchos lugares de la ciudad. El panorama es devastador: huecos por miles, basura por toneladas, la indigencia enseñorada volviendo mierda todo, la inseguridad llega hasta las porterías y semáforos, los «artistas urbanos» dejando ver su genialidad en cuanto espacio limpio encuentran… Y esto es solo lo aparente, lo visible. El nepotismo, los contratos amañados, el pago de favores políticos, son apenas otros detalles pequeños que escasamente percibimos en la superficie.

Todo lo que vive Medellín en la actualidad, es consecuencia directa del odio. Votaron por odio al dotor Uribe, y ese odio se devolvió contra la ciudad, sus instituciones y lo que tanto tiempo tardó en construirse. Y la solución no es votar por el que diga Uribe. Es hora de ser conscientes, menos emotivos y algo inteligentes. Las alternativas moderadas, que no tengan Mesías de por medio, deben dar un paso adelante.

Esta es una ciudad frágil, y no aguanta tanta inexperiencia, tanto desdén y arrogancia de nuevos mandatarios que prometieron lo imposible, y que es evidente que están utilizando su cuota de poder para dividir, para vengarse de quienes matricularon como enemigos: el empresariado, las tradiciones, la idiosincracia misma. Por posar de modernos y progre, le echaron tierra (¿o mierda?) a lo que somos y queremos ser.

ÚLTIMAS NOTICIAS