IFMNOTICIAS

Trump sigue siendo troleado por “cena” de comida chatarra en la Casa Blanca

INTERNACIONAL. El lunes por la noche, el presidente Donald Trump dio la bienvenida a la Casa Blanca a los campeones del fútbol universitario, el equipo de los Clemson Tigers, con un banquete de McDonald’s, Wendy’s, Burger King y Domino’s. Las hamburguesas y los sándwiches de Filet-O-Fish (aún en su empaque), papas fritas, pollo McNuggets, pizzas, ensaladas y una variedad de salsas se presentaron cuidadosamente en vajilla de plata.

“Tenemos 300 hamburguesas, muchas, muchas papas fritas, todas nuestras comidas favoritas”, dijo Trump a los jugadores de Clemson en un video capturado por Associated Press. “Quiero ver lo que sobre cuando nos vayamos, porque no creo que vaya a haber mucho”.

Tradicionalmente, la Casa Blanca organizaría un banquete de este tipo, pero con el cierre del gobierno, gran parte del personal de cocina del Presidente ha sido suspendido, por lo que Trump pagó $ 3,000 de su propio bolsillo para la “cena”, según Trump y Sarah Huckabee Sanders

La fiesta de comida rápida resultó en una tonelada de trolling  de Trump en Twitter.

 

Otros defendieron el menú.

El martes, Trump tuiteó que, en solo una hora, toda la comida había sido devorada. Declaró a los atletas como “¡grandes muchachos y grandes comedores!”

Trump mismo es un amante de la comida rápida. Mientras hacía campaña para la presidencia, según los informes, ordenaba regularmente una cena de McDonald’s de “dos Big Macs, dos Filet-O-Fish y una malteada de chocolate “, según el libro “Let Trump Be Trump” de Corey Lewandowski y David Bossie. En el pasado, también ha twitteado fotos de sí mismo comiendo Kentucky Fried Chicken.

5c3d2111bd7730343a7ebb13-1920-1440

Y sea lo que sea que usted piense del resultado de elecciones en las cuales resultó ser ganador Trump, él no es el único millonario que le encanta la comida rápida.

El inversionista multimillonario Warren Buffett come McDonald’s todos los días. A pesar de su condición de multimillonario, Buffett nunca gasta más de $ 3.17 en el desayuno, explica en su documental de HBO “Convertirse en Warren Buffett”. En el documental, dice que en su camino al trabajo cada mañana, toma un emparedado de salchicha, huevo y queso o una galleta de tocino, huevo y queso.

“Cuando no me siento tan próspero, puedo ir con los $ 2.61, que son dos empanadas de salchichas, y luego las puse juntas y me sirvo una Coca”, le dice al director Peter Kunhardt en el documental.

El amigo de Buffett, el fundador de Microsoft, Bill Gates, también es fanático de McDonald’s y opta por las hamburguesas con queso y Diet Coke, según Joe Cerrell, director gerente de la Fundación Bill y Melinda Gates.

“Si consigues el espacio para almorzar con Bill, comerás hamburguesas. Siempre se enviará a alguien a comprar comida de McDonald’s. No creo que Melinda lo permita en su casa”, dijo Cerrell a The Telegraph en 2016.

Incluso la rival política de Trump, Nancy Pelosi, la vocera de la Cámara de Representantes, se deleita con la comida chatarra: en 2014 le dijo a Food & Wine que consume helado todas las mañanas para el desayuno, comparándolo con una taza de café.

“He estado comiendo helado de chocolate oscuro para el desayuno desde que tengo memoria. No lo veo tan diferente a tomar una taza de café”, dijo Pelosi a Food & Wine. “Los sabores se vuelven cada vez más oscuros, lo que me encanta. Double Rainbow tiene uno llamado Ultra Chocolate; puedes imaginar lo delicioso que es. Y Three Twins, me gusta su chocolate agridulce. Los conos de azúcar son lo mío”.

Comentarios: 0