fbpx
viernes, septiembre 30, 2022
InicioOpiniónMauricio VillegasTe voy a contar una historia

Te voy a contar una historia

Por Mauricio Villegas Londoño

El globalismo (comunismo internacional), cuyos máximos representantes en Colombia son César Gaviria y Juan Manuel Santos, hizo toda clase de marrullas para imponer a Fico y eliminar a todas las opciones que se oponen al globalismo.

Se tomaron los partidos desde adentro. Por eso renuncié al CD cuando al menos dos tercios de la bancada parlamentaria le quiso meter el diente al sistema electoral colombiano, liderados por el mismo presidente de la República y el registrador nacional Alexander Vega. Luego sacaron a Nieto, a María Fernanda Cabal y a Óscar Iván Zuluaga para dejar al CD sin candidato.

Sacaron a Barguil para dejar al Conservador sin candidato, y eso que su exsuegro es el mismísimo César Gaviria, el que se reía a carcajadas cuando le preguntaron por qué los niños desaparecidos de las FARC no habían sido contemplados en los acuerdos de La Habana.

Sacaron al Mira de la contienda y le obligaron a respaldar el aborto y la eutanasia siendo un movimiento cristiano.

Sabemos que Luis Pérez quiso estar con Petro, Ingrid y Fajardo con Rodolfo y Rodolfo con Petro. Ese lado está definido.

Entonces nos quisieron vender que la disyuntiva era entre el marxismo castrochavista de Petro o el neomarxismo globalista de Fico, Nuevo Orden Mundial, los del eslogan «no tendrás nada y serás feliz» del Foro Económico Mundial y su director, el satánico neocomunista y lavaperros de los Rockefeller y Rothschild, Klaus Schwab. Sí, al que Fico le dice profe y Duque le obedece en la entrega de la soberanía nacional con tratados como Escazú.

Valga recordar que Fico llegó a la Alcaldía respaldado por César Gaviria. Y que en la página 25 de su Programa de Gobierno claramente dice que implementará ese modelo: los 17 puntos de la Agenda 2030. Comunismo, cualquiera de las dos posiciones al fin de cuentas. Es como escoger cualquiera de los dos lados de la mesa de La Habana. Los del no quedamos sin opción. Eso creían ellos.

A Enrique Gómez no lo vieron venir y les quedó por fuera del corral que crearon. Entonces:

– Trataron de que se sumara a Fico.

– Se inventaron que había salido tarde cuando se inscribió en las mismas fechas que todos.

– Dijeron que sería muy buen ministro de Fico.

– Que era buena opción para el 2026.

– Como no lo pudieron eclipsar, entonces Fico se robó el eslogan de su partido Salvación Nacional, una frase de Álvaro Gómez Hurtado QEPD debidamente registrada: un acuerdo sobre lo fundamental.

– Los medios le cerraron las puertas.

– En las encuestas ni siquiera lo incluyeron como opción.

– No lo incluyeron en los debates.

– Dicen que no hizo campaña, pero ignoran que la nación le negó los recursos que por Ley le corresponden.

– Y para colmo, en un caso absurdo, la justicia le embargó todos sus bienes.

Si le hacen todo eso a Enrique Gómez, desde el globalismo que tiene por candidato a Fico, por algo será. Nadie gana en primera vuelta. Así es que el voto en primera vuelta deberá ser el voto a consciencia, por el que uno se sienta realmente representado. Ni comunismo, ni globalismo, los verdugos de Uribe y de la nación.

Yo lo tengo claro: el voto anticomunista y antiglobalista, de principios y valores patriotas y conservadores, de verdadera derecha, es Enrique Gómez. Yo voto por salvar la Patria.

ÚLTIMAS NOTICIAS