miércoles, febrero 24, 2021

Soul Food

 

Eso de alimentarse es una cuestión cotidiana y super necesaria para nuestra supervivencia como especie, como ser vivo. Pero lo que nos diferencia de los demás habitantes de nuestro planeta es que el comer no solo es necesario sino que, a veces, hay momentos especiales que se convierten en toda una experiencia.

Eso es el Soul Food, o el Comfort Food, que no es alguna tendencia nueva sacada del sombrero de algún celebrity Chef. No. Cualquier cultura tiene este equivalente que nació en las fangosas tierras del sur de Estados Unidos, en Luisiana para ser más específicos, donde la cultura Creole dio nacimiento a esto de alimentar el alma.

Mi sorpresa fue doble cuando me llamó mi Jefe, el Director de este medio para el que escribo, y me dijo “ hoy no vas a cubrir protestas ni otras cosas serias, anda a comer rico porque yo no puedo ir” y yo le dije muy automaticamente, si. La otra que es no tenía idea que dentro de el CC El Tesoro había un hotel y que yo iba a su restaurante.

Una cosa que no me esperaba es que, al frente del relanzamiento de la nueva carta del Restaurante Almacén, estaba nadie menos que el Chef Oscar Gonima de la fabulosa Rosticeria Le Coq.

Y empiezan a llegar los platos. 

En orden totalmente aleatorio y en una combinación entre platos con proteína y otros sin ella, el Chef Oscar nos contaba todo el rollo del porqué escogió hacer platos de Soul Food y en medio de su explicación de cada plato vino una sopa de tomate olorosa, cremosa y fue como una cachetada en la cara: mi Mama, dije en voz baja. 

Luego llegó un risotto, sencillo, bien presentado, sin ninguna pretensión pero, otra vez, sentí que no estaba sentado en un restaurante sino que  estaba con la mama italiana de una ex de hace muchos años que en su cocina me servía comida para un batallón y en medio de vino en vino me decía “mangia, mangia mio caro”.

Yo no lo podía creer, dos de tres. Wow!

Al final del Chef empezó a rotar una ensalada y el olor la delató y yo me dije “no puede ser, eso es tabboulleh, mi papa!”

Si señoras y señores, la comida puede ser toda una experiencia para los sentidos, pero en ocasiones lo es para el alma, Y eso fue lo que me ocurrió en esta invitación totalmente inesperada. 

Para mi fue un viaje a la infancia con mis dos lados de mi familia, la de aquí y la del Medio Oriente. 

Aunque hubo otros platos sensacionales que no me tocaron, por aquello de la suerte, un tamal vegetariano, y curry de langostinos, lo que me toco me toco fuerte el corazón y conmigo el Chef Oscar logró su cometido; traer recuerdos íntimos y lejanos de mi vida a través de la comida. El Soul Food, de eso se trata.

Déjense sorprender por el hecho de que en el CC El tesoro hay un hotel, que tiene un restaurante que se llama El Almacén y que están estrenando una sorprendente nueva carta cuyos sabores les van a remover algunas fibras interiores.

Y gracias jefe por no haber ido, y me apunto para la próxima!

ÚLTIMAS NOTICIAS