domingo, abril 18, 2021
InicioOpiniónCarlos Andrés Echavarría BlandónSigue la improvisación con los toques de queda

Sigue la improvisación con los toques de queda

Por Carlos Andrés Echavarría Blandón

El gobernador de Antioquia, Luis Fernando Suarez, expide un nuevo decreto para el encerramiento de todos los ciudadanos del Valle de Aburrá que regirá a partir del jueves 8 de abril a las 8 p.m., hasta el lunes 12 de abril a las 5 a.m.

Contrario a las recomendaciones de la OMS, Organización Mundial de la Salud, en donde considera que los cierres generales no son efectivos para la contención del Covid-19, en Colombia, los mandatarios locales para mostrar labor y que ejercen gobierno, aplican medidas de cierres colectivos como si fuera un juego sin consecuencias.

Las congestiones en el metro, las congestiones en los centros de salud, las congestiones las zonas de abastecimiento, etc., crean los caldos de cultivo para la propagación del virus, pero, la única solución que encuentran los mandatarios locales, es encerrar a las personas por tres días, pero que sigan las aglomeraciones los otros 4 días de la semana.

Los días restrictivos cuentan con las excepciones de siempre, lo que hace que la medida en efecto, sea un desastre social. Se debe incluir como damnificados a las personas que viven de la economía informal, quienes sin clientes sus ingresos bajarán a cero.

El Banco Mundial tenía proyectado el crecimiento de la economía colombiana para el año en curso en un 5%, lo cual se ve inalcanzable por la destrucción del aparato productivo del departamento cada vez que aplican los cierres.

El virus se incuba por un período de dos semanas, lo que hace que un cierre de un par de días, sea completamente inocuo contener la propagación del mismo, pero los mandatarios locales, tampoco tienen el valor de hacer el cierre continuo por lo menos de un mes, para de esa forma, las personas que estén hoy infectadas, sean sintomáticos o asintomáticos, pasen el período de ser contagiadores. Pero, para poder tomar una medida radical de ese tipo, se requiere de una planificación global en donde las personas puedan ser atendidas en todas sus necesidades básicas y que las obligaciones sean congeladas por igual período sin generar recargos o intereses.

Hoy se vive en el peor de los escenarios, no se hace nada efectivo para contener el virus y se continua con el deterioro de la economía, lo que potencia la violencia y el resentimiento social en contra de los mandatarios que destruyen el medio de subsistencia de los habitantes de la región.

Las medidas para la contención de una pandemia son muy claras y simples, en donde el sistema se basa en el retiro de las personas infectadas del escenario, pero aquí lo que menos se hace es un verdadero esquema de pruebas masivas para la detección de la enfermedad y lo que hacen es sacar a la gente económicamente activa de los procesos de producción generando el caos que hoy se vive en todo el territorio nacional.

No más improvisaciones con respecto al manejo de la pandemia, hoy se ve claramente que los gobernantes locales, son peores para el desarrollo de los municipios que el mismo virus.

ÚLTIMAS NOTICIAS