lunes, junio 14, 2021
InicioAntioquiaSector religioso participó en el diálogo social de Antioquia

Sector religioso participó en el diálogo social de Antioquia

Avanza el diálogo social en Antioquia y hoy le correspondió a la administración departamental escuchar las propuestas de distintas organizaciones e iglesias que componen el sector religioso.

Nuevamente el gobernador (e) de Antioquia, Luis Fernando Suárez Vélez, puso en contexto a los participantes sobre la enorme responsabilidad que tiene la administración departamental frente a este proceso de escucha y la meta de que todas estas propuestas estructurales, recogidas de los distintos sectores de la sociedad, sean llevadas a la Agenda Antioquia 2040 para que contribuyan a la construcción de la visión de nuestro departamento.

Recordó que hoy los jóvenes reclaman oportunidades, y esto para la administración es sinónimo de educación, cultura, deportes, recreación, mejor vivienda y una vida digna. Por eso se viene trabajando para corregir las enormes brechas que hay en la actualidad. “Estamos convencidos que la desigualdad social es generadora de violencia y que, si no avanzamos en corregir estructuralmente las grandes desigualdades, este seguiría siendo un territorio violento. Por eso para nosotros la vida digna, el respeto por la vida, pero también la equidad, son el segundo elemento por el que seguiremos trabajando desde nuestro proyecto”.

Coincidieron los representantes religiosos que el trabajo social con las familias, como núcleo de la sociedad, y con las comunidades, debe estar cimentado en la persona de Jesucristo y en los principios y valores cristianos.

Es por ello, que recomiendan la realización de campañas que promuevan valores que permitan discernimiento, tolerancia y alto nivel de convivencia, pero que además favorezca el fortalecimiento del amor familiar. También insisten en llevar paz, convivencia, respeto y dignidad humana, a través de encuentros interreligiosos que convoque a los jóvenes que están en las calles.

Consideran que es importante establecer una agenda que contemple acciones específicas en torno a puntos en común que requieren intervención y la identificación y ejecución de proyectos conjuntos que garanticen el mejoramiento de la calidad de vida y la dignidad del ser humano.

Explicaron que en este momento de pandemia se han detectado problemas como el crecimiento de la violencia intrafamiliar y el deseo de quitarse la vida, lo que demanda acompañamiento psicosocial y espiritual, personalizado y permanente.

Para Héctor Raúl Betancur, pastor de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, “fue un gran acierto haber convocado a este sector porque nosotros podemos convertirnos en grandes aliados del gobierno para hacer tejido social y para pacificar las sociedades”, mientras que para Mauricio Vélez, Obispo Auxiliar de Medellín “no es tiempo de hablar de divisiones, no es tiempo de hablar de discordias, no es tiempo para abonar tensiones, sino por el contrario, para encontrar aquello que nos favorezca a todos” y avanzar en mesas de trabajo para leer asuntos concretos, aterrizar la espiritualidad y que la confluencia sea el pueblo, la familia y cada persona.

Por su parte Charlie Calle de la Comunidad Cristiana de Fe y consejero territorial de planeación en representación de estas organizaciones religiosas, indicó que estos diálogos son fundamentales y considera que la unidad es primordial dentro del sector interreligioso.

El gobernador (e) de Antioquia, se mostró impresionado por que el diálogo con este sector plural está alineado en los propósitos. “Todos somos pro-vida, trabajamos por la defensa de la vida, la equidad y las oportunidades. Pocas veces ve uno en un diálogo de estos, tanta alineación en los propósitos, en el que hay sin duda muchos más acuerdos que desacuerdos”.

Y expresó, que también le llamó la atención que todos están dedicados a la educación “desde la labor diaria en el territorio o desde la institucionalidad de tener un colegio o una escuela”.

Invitó a todos los representantes y organizaciones del sector religioso a fortalecer la esperanza en esos espacios donde el Estado no está y fortificar la presencia institucional con programas sociales, educación, escuelas de padres, defensores de derechos humanos y en general con acciones que propendan por la paz.

ÚLTIMAS NOTICIAS