domingo, octubre 24, 2021
InicioAntioquiaRetrasos por cambio de contratistas en HidroItuango, revive el fantasma del racionamiento

Retrasos por cambio de contratistas en HidroItuango, revive el fantasma del racionamiento

«Un cambio en los contratistas necesariamente conlleva a un nuevo atraso en la entrada en la generación del Proyecto» fueron las palabras de preocupación que el Gobernador encargado, Luis Fernando Suárez dijo a varios medios de comunicación ante la posibilidad de que EPM entregue la obra a otros contratistas tras la decisión de la Contraloría General de la República tomada en fallo de primera instancia.

El fallo de la Contraloría ha llamado la atención de diferentes sectores de la opinión y la sociedad antioqueña, ante lo que puede significar un posible relevo de los actuales contratistas, constructores de la megaobra más importante de Colombia en los últimos tiempos.

Hace unos días, las Empresas Públicas de Medellín, anunciaron que habían invitado a un significativo número de empresas constructoras de Colombia y del mundo, para visitar la obra, a fin de poner en marcha un plan B en caso se fuera necesario entregar los contratos a otro constructor.

Puede interesar:

Ante este anuncio, ya se produjo la primera visita por parte de 8 de las firmas invitadas, entre ellas, la que desde el 2020 ha despertado sospechas tras haberse revelado en un informe de IFMNOTICIAS.COM un preacuerdo de conocimiento y confidencialidad entre la filial de la china Tres Gargantas, Powerchina International Group LTD Sucursal Colombia PWC.

Puede interesar:

Lo curioso es que las visitas anunciadas y ya comenzadas a ejecutar al complejo hidroeléctrico de Ituango, se han realizado en medio del mayor secretismo, al punto que el propio Gobernador encargado del departamento de Antioquia, Luis Fernado Suárez, reveló a través de una cadena radial que ni la alcaldía, ni la gerencia de EPM, le habían notificado oficialmente al departamento -dueño mayoritario de Hidroituango- sobre el plan B y las visitas. «Nos enteramos por los medios de comunicación» dijo.

En diferentes declaraciones entregadas por el Gobernador (e) Suárez, a diversos medios de comunicación hablados y escritos, ha llamado la atención su preocupación por lo que puede significar que se desarrolle un cambio de contratistas constructores.

Con la molestia evidente tras confirmar que la Sociedad Hidroituango, tiene al IDEA como la accionista mayoritaria con el 51% seguido por EPM con el 46% y el departamento de Antioquia con el 2%; en donde es evidente la participación absolutamente mayoritaria del departamento; dice no entender como no se le comunica a los «dueños mayoritarios» el famoso plan B, sobre el que tiene objeciones.

Que paguen las aseguradoras y se eviten retrasos

Buscar culpables ahora no debe ser prioridad. Para el Gobernador (e), hay que enfocarse en que las aseguradoras paguen las contingencias. Recuerda Suárez que para eso el proyecto está bien asegurado y que existen coberturas suficientes que puedan pagar los daños producidos por la contingencia del accidente de 2018.

A Suárez le preocupa que se pierda el foco de lo verdaderamente importante e hizo un llamado a EPM para que trabaje en hacer que sean las aseguradoras las que paguen por los daños mientras los contratistas aseguran las obras dentro del cronograma a fin de evitar retrasos innecesarios.

Dice el gobernador en encargo, que si se llegara a producir un cambio de contratista, son muchos los riesgos que rodean la obra, entre ellos, los que alterarán los tiempos conllevando a retrasos mientras el que llega puede enterarse y asumir la obra, asumir o contratar personal, constituir los contratos nuevos, asegurarse y retomar las lógicas de las obras, como lo dijo en la radio.

En declaraciones a El Colombiano, dijo por ejemplo que «el desmonte de maquinaria de los que se van y de los que llegan» genera retrasos, sin contar que el nuevo constructor tendrá que entrar a negociar «las instalaciones del constructor que son propiedad de ellos, tendría que hacerse una negociación entre contratistas salientes y entrantes. Eso, sin duda, afecta el cronograma de trabajo y pone en riesgo la entrada en operación de la primera turbina en junio o julio de 2022 y las siguientes”.

Pero además explica el gobernador, que la sola selección de las nuevas contratistas necesitan de tiempo. Al respecto, la SAI en un reciente comunicado, llamó la atención al recordar que el cambio de contratista, podría durar de meses a años. Para la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos, entre los temas a considerar, está precisamente que una eventual transición de contratistas, paralizaría las obras con graves consecuencias para la seguridad energética del país.

En términos similares lo advirtió también la Cámara Colombiana de Infraestructura al señalar que «La seguridad energética del país está dependiendo en gran medida del éxito del proyecto Hidroituango. En este sentido, el análisis de las autoridades de control no debe perder de vista las consecuencias que se pueden generar para el interés general, en el evento de que el proyecto se paralice o sufra retrasos, por cuenta de que los actuales contratistas sean objeto de medidas que afecten su capacidad para llevar a buen término la hidroeléctrica».

El tema es que las aseguradoras ya están pagando.

Puede interesar:

Comenzar a generar energía lo mas pronto posible es la prioridad

Si no se encienden rápido las turbinas no habrá electricidad en el 2022. Con esta sentencia se revive el fantasma del racionamiento que el país vivió en los años 90. Hidroituango En las declaraciones entregadas a Blu Radio, Caracol y el periódico El Colombiano, el gobernador es enfático en informar que para la Sociedad HidroItuango y para el departamento, la prioridad no es tener planes a, b ó c; sino que se comience la operación de al menos dos de las máquinas generadoras de electricidad lo mas pronto posible.

Reconoce que el constructor es EPM y que como tal, el el único que tiene la responsabilidad sobre determinar quiénes son los contratistas, al tiempo que explica que pese a ser los dueños, no tienen injerencia sobre el tema porque es EPM quien contrata.

No obstante es claro que la prioridad no son planes que puedan alterar el cronograma y señala que EPM debe hacer todo lo posible para ponerse al día y comenzar a generar electricidad como está planteado, para mediados del próximo año.

Riesgos financieros de gran impacto

Volviendo a las declaraciones del gobernador encargado, Luis Fernando Suárez, tras la aplicación de un eventual plan B, como al parecer lo tiene considerado EPM, hay otros riesgos como los financieros y explica que no permitir la entrada en funcionamiento de la hidroeléctrica con sus dos turbinas programadas a mitad del 2022 conllevaría a que la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, actúen sobre pólizas adicionales por incumplimiento de los plazos generando perjuicios para la Sociedad Hidroituango, la dueña del complejo hidroeléctrico.

Señala además que se verían abocados a un lucro cesante que incrementaría las pérdidas que por ese concepto ya se tienen con dos años de retrasos en la entrada en marcha de la generación, afectando aun mas las finanzas del departamento.

Suárez recuerda que justo lo que tiene en procesos de arbitraje, es precisamente los retrasos que han afectado la caja y los proyectos de inversión para el departamento. Se supone que con lo que desde el 2018 debería haberse transferido, se estarían en este 2021 financiando obras de desarrollo e interés de los antioqueños, los mismos que no han podido iniciar, como la rehabilitación del tren de cercanías, proyecto que se ha pensado con los recursos que generaría HidroIguango.

Igualmente recuerda que las afectaciones financieras y económicas impacta en los resultados y proyectos de IDEA, principal accionista, entidad que financia en gran parte las obras y proyectos del departamento.

Recodó también el Gobernador (e) que ante los dineros perdidos hasta ahora, la fórmula planteada para que se hiciera un cruce de cuentas sobre la propiedad de EPM, le fue negada por parte del alcalde Daniel Quintero.

Riesgo en el propio HidroIguango

El gobernador (e) Suárez pone el ojo sobre otro de los aspectos importantes como lo es la seguridad de la propia hidroeléctrica, pues la presión del agua, sin poder darse un curso a través de la sala de máquinas para la generación, recarga el vertedero, única forma que se tiene de darle continuidad a las aguas. Para Suárez mas retrasos incrementa el riesgo de que el vertedero sufra otro accidente o inclusive llegue a colapsar, pues el vertedero es solo un escape para rebase temporal mas no está diseñado para el flujo continuo de las aguas.

El gobernador ha sido claro al afirmar que como se encuentra ahora el vertedero como solución, se mantiene el riesgo sobre la propia infraestructura. Por eso insiste en que los esfuerzos ahora deben concentrarse en poner a generar las turbinas y que se libere la presión sobre el vertedero.

Mantener el cronograma planteado es prioridad

Para el gobernador encargado, Luis Fernando Suárez, es claro que HidroItuango, a estas alturas, no se puede dar el lujo de perder tiempo. Pensar en cambiar de contratistas no solo sería nefasto para la obra sino un acto de irresponsabilidad porque alterar el cronograma generaría consecuencias de alto costo, entre ellos el retraso de por lo menos un año, si no es mas, según lo que ha delcarado a las cadenas radiales.

Señala Suárez que un proceso de transición supera los seis meses en la selección y perfeccionamiento de nuevos contratos, otros seis para asumir la obra y aproximadamente otros seis para poder llegar al ritmo en el que se encuentra ahora la obra.

Suárez recuerda que no se trata de un cambio menor sino de una megaobra y suponiendo que ya se tuviera un contratista seleccionado, no podría realizar la transición de inmediato y tardaría al menos un año. Esto, definitivamente y mírese por donde se mire, es una pérdida de tiempo que generaría otras consecuencias como bola de nieve.

Finalmente deja en manos de EPM el criterio y solo dice que puede dar su opinión de manera informal porque no tienen ninguna injerencia en el contrato Boomt y que la construcción de HidriItuango es enteramente responsabilidad de EPM.

En todas las entrevistas concedidas a los medios de comunicación, Luis Fernando Suárez pidió a EPM que al menos le informe a la Sociedad HidroItuango lo que está aconteciendo, explique el famoso plan B y espera que esas explicaciones se den en la próxima reunión de junta directiva que se realizará en la semana del 20 al 25 de septiembre, según indicó.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS