IFMNOTICIAS

República Democrática del Congo afronta su peor epidemia de ébola

INTERNACIONAL. En el último mes las confirmaciones de nuevos casos de ébola en la República Democrática del Congo han aumentado considerablemente. Con 326 casos de contagio, 291 confirmados, se trata de la epidemia más grave de la historia del país.

En el noreste del país las muertes probables por el virus del ébola aumentaron a 201, 166 de estas han sido confirmadas, según informa el ministerio de Sanidad. Entre tanto, el número total de contagios es de 326, de los cuales 291 ya han sido confirmados.

“Ninguna otra epidemia en el mundo ha sido tan compleja como la que estamos experimentando actualmente”, aseguró el ministro de Sanidad congoleño, Oly Ilunga, quien manifestó sus condolencias a los familiares de las víctimas: “Mis pensamientos y rezos van para los cientos de familias en duelo, los cientos de huérfanos y las familias que se han acabado”.

Aunque la epidemia se declaró el pasado 1 de agosto en las regiones orientales de Kivu del Norte e Ituri, ha sido imposible contener el brote debido a que en la zona operan cerca de 100 grupos armados.

El Ministerio de Salud congolés advirtió que los equipos de respuesta han sufrido ataques y secuestros, e incluso dos profesionales médicos han sido asesinados. Todo ello dificulta la contención del virus. Además, la situación de desplazamiento que padecen cientos de miles de personas en la región y quienes podrían haber estado en contacto con la enfermedad imposibilita aún más controlar la propagación del ébola.

Las labores médicas se vuelven aún más complicadas por el rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento. Muchos se niegan por miedo a morir así como por desconocimiento de que aquellas medicinas y vacunas (en caso de campaña preventiva) podrían salvarles la vida. Muchos otros simplemente no se someten a los tratamientos por motivos culturales y religiosos.

Para luchar contra el rechazo, algunas entidades como Médicos Sin Fronteras o el Fondo de la ONU para la Infancia han incorporado a sus equipos personas sobrevivientes a la fiebre que puedan hablar con los enfermos para demostrarles que es posible vencer la enfermedad siempre y cuando reciban el tratamiento a tiempo. Sin embargo, para la Organización Mundial de la Salud “el fin de la enfermedad aún está lejos”.

Desde pasado 8 de agosto, los equipos sanitarios han tratado a unas 28.303 personas, afectadas en las ciudades de Beni, Mabalako, Mandima, Katwa y Butembo.

En los diez brotes del virus de la fiebre hemorrágica que el país ha vivido desde 1976, esta es la epidemia de mayor impacto, ya que nunca antes se habían superado los 318 casos de contagio hasta el momento.

Comentarios: 0