sábado, octubre 16, 2021
InicioOpiniónMiguel Jaramillo LujánRendición de cuentas: Mucho mas que hacerle propaganda a un gobierno

Rendición de cuentas: Mucho mas que hacerle propaganda a un gobierno

Por: Miguel Jaramillo Luján*

Los gobiernos modernos pasaron de ser lugares de ocultamiento a escenarios que operan como urnas de cristal, al menos es un reto que generan los tiempos actuales donde la ciudadanía cuenta con muchas más herramientas legales, digitales y de veeduría, que – aunque muy pocos las usen con conocimientos políticos, abundan hoy en tiempos de alto déficit hacia la misión de quienes gobiernan y además donde los escándalos reales y ficticios se volvieron el pan de cada día.

La normativa actual en cada uno de los países de América Latina enmarca unas prácticas en pro de fortalecer la transparencia en la función pública, particularmente en Colombia con el fin de generar un control social de los ciudadanos, a quienes un gobierno debe dar información, responder dudas, reclamos, quejas y resolver cualquier asomo de duda frente a las decisiones que se toman desde un rol público.  Se busca ante todo aumentar la transparencia de la gestión en la administración pública y lograr que los funcionarios se vean estimulados a actuar con base en los principios de Buen Gobierno, eficiencia y eficacia en su misión cotidiana de servir.

Según el Indice de Percepción de Corrupción 2019 en América Latina, Venezuela, Nicaragua, Guatemala y México son los países con peor percepción de trasparencia desde lo gubernamental y en contraste con estos Chile, Uruguay, Costa Rica y Cuba son percibidos como los que podrían ser menos impactados por la corrupción en una medición que es realizada por la organización Transparencia Internacional y que refleja un mal momento para varias naciones en nuestra región en materia de eficiencia, eficacia y trasparencia en el uso de los recursos públicos sobretodo frente a las grandes necesidades que siempre superan los presupuestos anuales que tienen municipios, provincias y países para suplir las necesidades – sobretodo- de las comunidades marginales o con alta vulnerabilidad.

En cada una de las normas de Accountability por país se establecen los plazos obligatorios por Ley para 5 acciones básicas recurrentes que deben recoger de manera cíclica este tipo de ejercicios, tomando distancia de ciertas prácticas de propaganda y autopromoción que nada tienen que ver con un Accountability hecho desde la base del ciudadano y con una construcción de agenda desde sus preguntas y necesidades.

Informar, explicar y retroalimentar a los ciudadanos son las 3 actividades claves que se deben incluir en un ejercicio de rendición pública de cuentas hacia los ciudadanos. No se trata de un evento de propaganda o de promoción política para el funcionario, se trata de una conversación donde el actor principal es el sujeto de derechos, el ciudadano.

Las cinco acciones recurrentes de una Rendición Pública de Cuentas son: Construcción de agenda, audiencia pública, publicación digital, publicación física y conversación ciudadana; las cuales explico de manera breve y sencilla:

Construcción de Agenda:  Se trata de un ejercicio de co-creación que se inicia en el momento que la autoridad, dependencia o funcionario valida un plan de trabajo ante la instancia de control político correspondiente y con base en eso que se planteó hacer realidad en el tiempo, indaga al ciudadano por los temas que más interés, dudas o comentarios genera para poder resolver sus dudas. La agenda de una rendición de cuentas no la debe hacer el funcionario con su equipo a puerta cerrada, sino que debe ser una concertación con el ciudadano.

Audiencia Pública:  Consiste en la convocatoria a un evento público presencial de contacto entre el funcionario, su equipo y los ciudadanos con el propósito de establecer un diálogo abierto, cara a cara, con los integrantes de la comunidad donde se ejerce la función pública para atender de primera mano sus preguntas y profundizar en los temas que los ciudadanos demandan y para los cuales no se deben poner condiciones distintas al orden, buen manejo del tiempo y el respeto. Generalmente este evento debe transmitirse por los medios electromagnéticos que tienen cobertura en el territorio así como los medios propios del municipios, habilitando canales de conversación.

Publicación Digital:  Por medio de la herramienta web oficial de la dependencia a cargo, los social media oficiales de la entidad a cargo y las herramientas formalmente constituidas como activo digital de la entidad, se debe realizar el ejercicio informativo, transmitir las conversaciones públicas, mostrar las respuestas a las principales preguntas de los ciudadanos y generar un clima que estimule la interacción permanente con los usuarios del servicio público bajo un tono de respeto, claridad, pertinencia y realismo desde la perspectiva de la potencial mejora en la acción de quien gobierna bajo el contexto y las condiciones del territorio.

Publicación Física: En promedio solo un 43% de los habitantes de las grandes ciudades de América Latina tiene conexión a la Internet y si miramos las zonas rurales este porcentaje es mucho menor, por eso los gobiernos y funcionarios están en la obligación de generar una pieza física tipo periódico, plegable, revista o folleto que sea amigable, sencillo, útil y con una producción austera para poder lograr que haya una suficiente cantidad de ejemplares que permitan la cobertura del territorio y el alcance a la totalidad de hogares y-o locaciones comerciales, oficiales, escuelas, universidades, oficinas y demás donde pueda leerse, comprenderse, compartirse y generar preguntas.  La publicación debe contener medios de contacto y los demás ejercicios de la rendición de cuentas.

Conversación Ciudadana: Es quizá hoy la herramienta más importante que rompe con todos los esquemas. La periodicidad misma de las rendiciones públicas de cuentas se rompieron debido a las redes sociales pues su inmediatez, sumada a las herramientas que hoy permiten un seguimiento minuto a minuto de la acción u omisión de quien gobierna, hace que los ciudadanos propongan diversas conversaciones digitales a quienes gobiernan sobre temas diversos los cuales demandan una respuesta directa, indirecta o –cómo mínimo- un manejo con el propósito de satisfacer la necesidad de los ciudadanos, evitar en ciertos casos que los problemas afectan más a las comunidades y en última instancia contener una crisis de imagen y reputación que lastime la credibilidad, confianza y gobernabilidad.

En resumen: Los gobiernos están llamados a entender que la rendición pública de cuentas no es un simple ejercicio de imagen propagandística sino una condición permanente de apertura a la conversación con el usuario mayor del servicio público que – en tiempos como los actuales- demanda el uso cada vez mayor de nuevas tecnologías sin descuidar a las comunidades que no tienen acceso a las mismas, pero siempre bajo la comprensión clara de que el servicio público demanda eficiencia, eficacia y mucha transparencia como rutina cotidiana y además como urgente mensaje en tiempos de tan mala opinión de la ciudadanía frente a quienes tienen el deber de liderar lo público.

Magíster en Gobierno y Políticas Públicas, EAFIT

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS