IFMNOTICIAS

¿Por qué los políticos deberían temer a Libra?

Por: Kaushik Basu

Actualmente no está claro qué tan popular puede ser Libra, la nueva criptomoneda global propuesta de Facebook, y qué problemas puede causar. Pero la inflación, y la reducida capacidad de los responsables políticos para controlarla, deben figurar de manera prominente en la lista de posibles riesgos.

La nueva moneda digital global de Facebook, Libra, que la compañía planea lanzar a partir de 2020, podría transformar el mundo. Pero nadie, incluidos los fundadores de este ambicioso proyecto de ingeniería económica, puede anticipar completamente las posibles ramificaciones de la moneda. Y los responsables de la política monetaria deberían estar especialmente preocupados, porque les puede resultar mucho más difícil controlar el desempleo y la inflación en un mundo de Libra.

En el primer trimestre de 2019, Facebook tenía 2.38 mil millones de usuarios activos mensuales. Si incluso una fracción de ellos comienza a utilizar Libra para realizar transacciones financieras, comprar y vender productos y transferir dinero, la nueva moneda ganaría rápidamente una amplia aceptación. Ya, la Asociación Libra , un grupo sin fines de lucro con sede en Ginebra que operará la moneda digital, cuenta entre sus miembros fundadores a compañías como Uber, eBay, Lyft, Mastercard y PayPal. Por lo tanto, Libra podría convertirse en una moneda global dominante, pero una administrada por una corporación, no por un banco central.

Aunque Libra se basa en la misma tecnología de blockchain que otras criptomonedas, se espera que sea mucho más eficiente. Facebook promete que el sistema Libra podrá procesar 1,000 transacciones por segundo, ser fácil de usar y un costo de transacción de prácticamente cero.

No es sorprendente que el anuncio de Libra haya provocado una serie de reuniones en los bancos centrales, en el Banco de Pagos Internacionales y en otras organizaciones multilaterales. Algunos comentaristas han dado la bienvenida al nuevo dinero privado propuesto, mientras que otros quieren que los gobiernos detengan a Libra antes de que despegue.

Los críticos de la iniciativa tienen varias preocupaciones, incluida la potencia informática necesaria para administrar la moneda, la privacidad de los datos de los usuarios y la posibilidad de que el nuevo dinero alimente actividades y mercados ilícitos. Pero se debe prestar mucha más atención al análisis de cómo Libra podría cambiar drásticamente la formulación de políticas monetarias globales.

La mayoría de las estructuras y sistemas institucionales en la economía mundial (trueque, banca, papel moneda, mercados financieros, etc.) surgieron a través de procesos lentos y evolutivos. Los intentos deliberados de establecer sistemas completamente nuevos generalmente han dado lugar a desafíos imprevistos.

La creación del euro fue uno de esos actos planificados de ingeniería económica que tuvieron consecuencias imprevistas. En mi libro Un economista en el mundo real , discuto cómo los rendimientos de los bonos divergieron en la eurozona tras el colapso de Lehman Brothers en 2008, lo que causó la crisis de deuda soberana europea que sigue causando problemas en la economía mundial actual. En última instancia, la crisis se debió a fallas en el diseño de la zona euro (una unión monetaria sin una política fiscal común adecuada, un problema que aún no se ha abordado).

En esta etapa, solo se puede especular sobre los problemas que puede causar Libra. Por ejemplo, si Libra se vuelve popular, la gente cambiará sus monedas nacionales (dólares, euros, renminbi y rupias) por la nueva moneda digital para comprar y vender los muchos productos que se cotizarán en ella. Muchos usuarios pueden optar por conservar Libra en lugar de cambiarlo por sus propias monedas. Por lo tanto, Facebook o la Asociación Libra continuarán reteniendo su dinero nacional y obtendrán ingresos al invertir el dinero de los usuarios de Libra. También se verán tentados a emitir Libra extra para ganar señoreaje de la misma manera que lo hacen los bancos centrales en las monedas nacionales que emiten.1

La inflación, y la reducida capacidad de los responsables políticos para controlarla, tiene que figurar de manera prominente en la lista de posibles riesgos. Generalmente, cuando la inflación se recupera, los bancos centrales toman medidas para controlarla. Suben las tasas de las pólizas y aumentan los índices de reserva para ayudar a absorber parte del dinero en circulación. Pero la efectividad de tales políticas podría disminuir enormemente si una de las mayores autoridades generadoras de dinero es una organización privada. Y la propia Libra podría crear algunas presiones inflacionarias porque es una adición efectiva a la liquidez.

En los últimos tiempos, la alta inflación se ha visto sólo en las economías en desarrollo; por lo tanto, hay una tendencia a suponer que las economías avanzadas son inmunes. Por lo tanto, es preocupante recordar que los dos casos de inflación más devastadores de la historia se registraron en países relativamente ricos: Hungría en 1946 y Alemania en 1923. En Alemania, lo que costó una marca al inicio de la oleada inflacionaria costó 100 sextillones marcas (una con 23 ceros después de eso) apenas un año después.

A pesar de estos riesgos, pedir un alto inmediato a Libra puede no ser el paso correcto. Para empezar, no está claro qué ley existente podría usarse para detener la moneda propuesta. En un nivel, Libra no es muy diferente de los cupones legalmente válidos que las personas adquieren con sus dólares cuando ingresan a un parque de diversiones y luego los usan para pagar alimentos y atracciones. Y en un mundo globalizado, un país que rechaza a Libra puede verse aislado gradualmente por otros que lo aceptan.

Los formuladores de políticas deben considerar con urgencia qué tipo de dinero digital privado mundial podría crear. Es posible que necesitemos nuevas leyes y tratados globales para mitigar posibles consecuencias negativas y frenar el poder de las organizaciones que manejan estas nuevas monedas.

KAUSHIK BASU

Kaushik Basu, ex economista jefe del Banco Mundial y ex asesor económico principal del Gobierno de la India, es profesor de economía en la Universidad de Cornell y miembro senior no residente de la Brookings Institution.

 

Artículo original: https://www.project-syndicate.org/commentary/facebook-libra-inflation-control-problem-by-kaushik-basu-2019-06

Comentarios: 0