IFMNOTICIAS

Policía élite de Honduras sale a huelga para no enfrentar a la población manifestante.

IFM – HONDURAS. En un hecho sin precedentes y que el Secretario de Seguridad de Honduras, Julián Pacheco, ha calificado de “politización de la policía”, la policía élite del país conocida como el “Grupo Cobra”, se atrincheró en sus instalaciones y se negó a salir a las calles para controlar los desórdenes sociales generados por la incertidumbre política que se vive, al ajustarse el día 9 sin un presidente electo.

Los voceros del grupo policial manifestaron que se declaran en huelga por estar en desacuerdo de tener que enfrentar a los ciudadanos que reclaman justamente y rechazaron la situación política que vive Honduras. Los mismos voceros aseguran que ellos están para ayudar a los ciudadanos y protegerlos, no para agredirlos y que el tema es político y que corresponde a las instituciones pertinentes generar la tranquilidad en los ciudadanos.

A las declaraciones del grupo Cobra, salió el rechazo por parte de la institucionalidad del gobierno, quien señala al la policía élite de no cumplir con sus deberes constitucionales de mantener el orden ciudadano evitando y controlando las protestas callejeras que rayan con la violencia, cuyos actos de cierre de vías, quema de llantas, saqueos al comercio, generan mayor preocupación en los ciudadanos.

Al comienzo de la declaratoria de huelga, había corrido el rumor que se daba por la exigencia en la mejora salarial, pero con el paso de las horas, los mismos policías desmintieron el rumor y aclararon que es por el descontento de tener que enfrentar a la población civil en protestas.

El vocero de los “Cobra”, fue claro en informar que ya llevan 17 días en las calles, trabajando horarios extremos sin descanso ni permisos y que están cansados de reprimir a una ciudadanía que está en su derecho de exigir claridad política. El Secretario de Seguridad, Julián Pacheco, recordó que la policía es una institución que no debe politizarse y que debe obedecer y cumplir con su deber.

Por lo pronto la policía sigue acuartelada mientras sectores del gobierno insisten que detrás hay un interés personal de algunos miembros que quieren pescar en río revuelto para lograr, este diciembre, que se mejoren los salarios, se les de aguinaldos y otros beneficios que vienen exigiendo de tiempo atrás y que, en un momento clave para la seguridad del país, aprovechan para presionar.