fbpx
miércoles, agosto 17, 2022
InicioOpiniónClaudia PosadaPíldoras Políticas con Claudia Posada

Píldoras Políticas con Claudia Posada

  • A cambio de emprender acciones de tipo coercitivo a favor de éste o aquel candidato a la presidencia, es mucho mejor y enormemente provechoso para el país y para todos, hacer lo que decidieron diez gremios al formar una grupo denominado la Alianza de Producción al estructurar algunas propuestas que estiman de importancia para poner a consideración de quienes aspiran conducir el país a partir del próximo 7 de agosto. Ellos consideran que en el Plan Nacional del  mandatario que entre en reemplazo de Iván Duque, sus consideraciones pueden propiciar ayudas como generar empleo productivo y llevar bienestar a más colombianos. Aquí cabe recordar que de igual manera en la academia, se encuentran resultados de juiciosas investigaciones o de estudios en distintas áreas, los que deberían retomarse como aportes valiosos para incluir en los planes de desarrollo o en las agendas del nuevo gobernante, y de quienes sean nombrados como sus inmediatos colaboradores. 
  • Es innegable que la vida pública de la Senadora electa Piedad Córdoba ha estado rodeada de intrigas, escándalos, aplausos, rechazos y también reconocimientos. La señora  Córdoba se ha visto salpicada por episodios nada buenos relacionados además con miembros muy cercanos de su familia. Todo ello bajo la premisa que ampara a los  ciudadanos: “Las personas son inocentes mientras no se les pruebe lo contrario”. La recién situación que afronta parece, como otras que ha protagonizado, un asunto bordeado de irregularidades; de ahí que serán las instancias del caso las llamadas a aclararlo todo. Mientras tanto, pienso en su hijo el médico pediatra además de otras especializaciones,  Juan Luis Castro, quien fuera en algún momento Senador de la República y que en su carta de renuncia a esa dignidad, por allá en agosto del 2021, en alguno de los párrafos -que son un diagnóstico de lo que justamente percibimos del Congreso (sin estar adentro) los ciudadanos del común-  el doctor Castro Córdoba dijo: “Esa asincronía entre lo que debía de ser el Congreso para mí y lo que me he encontrado han vuelto insoportable mi estadía y la motivación para seguir en este ejercicio. Desafortunadamente, en la época más difícil en la historia reciente de Colombia, este Congreso del que hasta hoy hago parte, no resolvió ni uno solo de los problemas reales que aquejan a los colombianos, bien sea por acción, por omisión o por mirar a otro lado para utilizar las crisis como instrumentos electorales”. Yo diría que por su contenido, esa comunicación a la mesa directiva del Congreso, merece leerse toda de nuevo, para descubrir que bien podría haberse escrito hace veinte años, seis, o ayer. 
  • Tengo la sensación -y es posible que me equivoque, que apenas sea mera percepción- de que precisamente quienes más cantaletean el odio en los demás, se comportan como rencorosos empedernidos, como acumuladores de rabias que adoban con lenguaje virulento y tienen reacciones peligrosamente coléricas. En esta nada reposada clasificación, caben entre muchos otros, para mí, los padres de familia que escribieron a la directiva del Colegio Alemán con el objetivo de señalar de manera discriminatoria a las niñas de Daniel Quintero y Diana Osorio. Con todo y lo que pueda decirse de las bravuconadas del alcalde suspendido, esa fue una maniobra despiadada. 

ÚLTIMAS NOTICIAS