fbpx
miércoles, agosto 10, 2022
InicioOpiniónClaudia PosadaPíldoras Políticas con Claudia Posada

Píldoras Políticas con Claudia Posada

  • La carrera política de Federico Gutiérrez, es, inclusive, más escasa que la del mismo Presidente Iván Duque cuando llegó a la Casa de Nariño. Creo que además no es descabellado afirmar que el actual mandatario nacional actúa con más autonomía de lo que se espera con Gutiérrez. También puede pensarse que de llegar el representante de la derecha a gobernar el país,  le estarán hablando al oído señoras muy votadas para el Congreso, pertenecientes al Centro Democrático, y muy cercanas a él de años atrás. Están ellas cumpliendo la tarea que le queda dura al expresidente Uribe enfocado ahora en sus complejos asuntos. ¿Por qué lo digo? Por la afinidad de los discursos y la consigna “Orden y Libertad” que me suena como conocida, no por las palabras impresas en el escudo de Colombia, sino porque rehílan en consonancia con las pronunciadas hace algunos años, frecuentemente,  por las señoras que en ese momento eran totalmente desconocidas, y luego encabezando listas del CD con trabajo propio, resonaron enérgicamente. El poder detrás del trono estaría muy concentrado en no permitirle ceder un ápice en lo de los acuerdos por implementar.
  • Sale con unas cosas tan simpáticas el candidato Rodolfo Hernández que mejor tomarlas muy en serio porque en Colombia pasan cosas de las que es mejor no reírse. Se rumora el acercamiento de Hernández a Fajardo, con el ánimo, dicen, de que uno de los dos renuncie para sumar fuerzas por el otro; comentan que los cálculos del ingeniero santandereano van en busca de que sea Fajardo quien se plegue a él, ignorando tal vez que tomando como referentes las administraciones local y departamental que llevó a cabo el profesor y matemático Sergio Fajardo, es durísimo de torcer. Si a fin de cuentas aceptan unirse, estaría por definir el  mecanismo para determinar cuál de los dos seguiría en el propósito inicial y cuál cedería el paso. Para analistas de trayectoria, a estas alturas ya no es posible tal apuesta. Para otros todavía hay tiempo de medírsele, y de ser así resultaría la jugada maestra. No me imagino a  Rodolfo Hernández vociferando por los pasillos de palacio.
  • ¡Quién creyera que tan sólo una persona pudiera llevar a situación crítica un proceso electoral importante! Ingrid Betancourt  vino a Colombia se montó al bus de la Coalición Centro Esperanza, armó conflicto y sacó del camino a Alejandro Gaviria. Cuando el zafarrancho la tocó duro, dado que ella se tiró en lo construido por hombres interesantes como lo son todos los de esa coalición, se bajó del bus, y tal parece que terminó siendo víctima de su propio invento. ¿Será que le pareció mucha gracia salir a ventilar asuntos que bien podrían haberse tratado internamente? “Divide y reinarás” no le funcionó. “Yo no renunció a la coalición, siento que es el espacio en el que debemos dar la pelea”, dijo a medios. Pero se fue y ahora escasamente suena.

ÚLTIMAS NOTICIAS