fbpx
miércoles, agosto 10, 2022
InicioOpiniónClaudia PosadaPíldoras Políticas con Claudia Posada

Píldoras Políticas con Claudia Posada

• Eso de votar en primera vuelta por Fico para atajar a Petro, o por Petro porque Fico es más de lo mismo (o peor), no tiene sentido. Precisamente en primera vuelta se debe votar por quien a uno le gusta plenamente, por el candidato con el que nos identificamos; sea cual sea de los cinco o seis que están en la baraja, así sea el último en las encuestas, pero en consonancia con nuestra propia percepción; hacerlo conforme a nuestro criterio garantiza que no nos quedará remordimiento alguno porque es coherencia con nosotros mismos. Es conectar el raciocinio (cerebro) y los análisis (que juegan en la mente y nutren las decisiones), con los sentimientos que nos inspira éste, aquel, o el de más allá.

No hay peor equivocación como elector, que ir a las urnas a regalarle el voto -con lo importante que es en una democracia que se quiere mantener- al que no se parece a lo que queremos, es creerle a las campañas sucias, también puede ser desestimar la conciencia ciudadana. Voto de opinión o amarrado, de facción o de coalición, pero en todo caso consiente, se demuestra, vale y cuenta en la primera jornada electoral. Para la segunda vuelta no habrá sino dos opciones; entonces ahí sí, votamos bajo distintas consideraciones, por el nuestro que quedó ahí, y si no, por el que menos nos disguste.

Sigo defendiendo y admirando profundamente al Papa Francisco, y me entristece saber que está enfermo; lo quiero por muchos años dando “cátedra política” (orientando desde su espiritualidad y amor cristiano, a los que están en el poder). Me duele que lo tilden de comunista; creo que quienes así lo etiquetan, sencillamente son sectarios, radicales de la derecha o fanáticos insolentes. Conocer las diferencias entre socialismo, social-democracia, neoliberalismo, capitalismo, comunismo…y enmarcarse en alguno de esos modelos de Estado sin aspavientos, y mejor, sin señalamientos absurdos con relación a los que piensan distinto, es de lúcidos. Y en la campaña actual por la Presidencia de Colombia sí que se han visto majaderos diciendo sandeces.

• Para una segunda vuelta, momento electoral en el que se define el nombre del próximo presidente de los colombianos, es posible que un interesante porcentaje de potenciales electores que en la primera no voten, según sean los dos candidatos definitivos en contienda, esta vez sí lo hagan. ¿Por qué? Porque cambian su negación con respecto a la voluntad del pueblo, se arriesgan a creer que habrá transparencia y que no todos son la misma cosa.

De acuerdo con los cálculos de estudiosos en tal sentido y según cotejan con resultados de firmas encuestadoras, además del análisis de cifras confrontadas con el histórico electoral colombiano, se cree que los indecisos de hoy, o sea los potenciales electores que por estos días siguen esperando el empujoncito convincente que los saque de dudas y finalmente los lleve a las urnas, podrían ser una importante cifra para tener en cuenta, pero ahora, dificilísimo de saber.

Así son los tanteos que si bien no arrojan la verdad revelada pues juntan averiguaciones con rigurosidad técnica, más cálculos empíricos, sirven para examinar -particularmente en los equipos de campaña- qué está fallando, qué esperanzas hay, y desde luego cómo se podría conquistar en tan corto tiempo, ese porcentaje que podría cambiar cualquier predicción de hoy.

ÚLTIMAS NOTICIAS