fbpx
viernes, septiembre 30, 2022
InicioPolíticaPíldoras PolíticasPíldoras Políticas con Claudia Posada

Píldoras Políticas con Claudia Posada

Por Claudia Posada

Píldoras políticas 14 de abril

  • Así es, y lo afirma también Vicky Dávila, como tantos otros que pensamos lo mismo, aunque agregando que no se trata solamente de periodistas, igual se ve en militantes de partidos políticos, o medios de comunicación tradicionales (al igual que en redes sociales) porque son radicales incurables, o están al servicio de algunas de sus fuentes. Son los extremos que se tocan.

#LaDictaduraDeLaOpinionEsta nueva modalidad para imponer una “verdad”, que busca silenciar y hostigar a quienes piensan diferente, le hace daño a la democracia en Colombia. Algunos periodistas están aplicando esa estrategia”

  • La concejal del CD Paulina Aguinaga, por diferentes medios, en redes sociales y en entrevistas al respecto, sobre el rumor que la señala de “Quinterista”, al igual que a los tres otros concejales que ya recuperaron la plena participación en el Concejo de Medellín, con voz y voto, dice: “Quienes dicen ser “oposición pura y dura” han demostrado completamente lo contrario, le han aprobado cosas al alcalde que ni siquiera yo lo he hecho. La oposición debe ser coherente y propositiva porque nuestro interés superior debe ser Medellín”. Atravesársele en todo a cualquier mandatario, por oponerse simplemente, echando mano del Estatuto de Oposición, es de muy inconveniente insensatez. Encima, para la capital antioqueña en particular, justificar en el marco de la Ley de Bancadas, decisiones apresuradas y quizá mal estudiadas o indebidamente interpretadas,  perjudica no solamente procesos de bien colectivo -lo que está por encima de caprichos personales-  sino que limita maniobrar con tranquilidad en bien de la ciudad. Y al presidente del Concejo de Medellín, Lucas Cañas (De quien no sabíamos sus especializaciones y maestrías), ya lo están metiendo en el mismo costal de los señalados “Quinteristas”. ¿Es que quieren uniformarnos el cerebro?
  • Pues si vamos a incoherencias, la lisita sería larguísima. En Colombia reciben subsidios del Estado miles de ciudadanos que son tramposos y se hacen pasar por menesterosos sin serlo; de éstos, muchos gastan en artículos, sin duda, superfluos; Y no me refiero a quienes realmente por pandemia, u otros motivos tristes y válidos, no tienen más que hacer, pero claro, no siempre corren con suerte pues los “vivos” abundan y critican. Ni qué decir de los contratos millonarios que les dan a las “amiguis” y amigotes, para cumplimiento de objetivos sencillamente ridículos; inventos que lo único que hacen es, tremendos huecos en el erario. Viajan con dineros públicos al exterior justificándolos con razones sin sentido; y sin pena alguna salen a despotricar  de contrarios que hacen lo mismo. Figuras nacionales de la política vociferan a los cuatro vientos que Fulanita o Zutano quieren acabar con el país, mientras ellos ya lo tienen azotado con ganadería extensiva, el perverso modelo de actividad económica que representa daños a los  ecosistemas, causa erosión, deforestación y contamina fuentes hídricas.

ÚLTIMAS NOTICIAS