viernes, octubre 22, 2021
InicioPolíticaPíldoras PolíticasPíldoras Políticas con Claudia Posada

Píldoras Políticas con Claudia Posada

Por Claudia Posada

Si las campañas de los precandidatos y candidatos a la presidencia de  Colombia, lo mismo que aquellas de quienes esperan alcanzar curules en la Cámara de Representantes y el Senado, siguen siendo tan pobres de contenidos trascendentales, ni botemos corriente analizando quiénes serán los que van a empezar un trabajo importante y de real compromiso con una sociedad, como la colombiana, registrada en el mundo como de profundas desigualdades.  El cambio climático, la pobreza en tan alto porcentaje de la población, el deplorable sistema de salud colombiano y el bajo acceso y cobertura tecnológica que empeoran la menesterosa calidad de la Educación; no hacen parte de sesudas posturas con cabida en las disertaciones de la  generalidad en la clase política que guía, o quiere guiar, el país.

*****

En mi sentir estaba el convencimiento, acerca de un candidato que ahora resultó con ganas de ser Presidente de Colombia, de que se estaba preparando para ser de nuevo alcalde de Medellín y así tener oportunidad de resarcir tanto despilfarro y decisiones sin sentido que parecen olvidas por los ciudadanos. Son tantos los absurdos cometidos por políticos a los que les vuelven a regalar el voto, que al  anunciarse ya como parte de los que hacen fila en  la  larga lista de los que quieren gobernar a Colombia desde la Casa de Nariño, una amiga soltó de manera tan sincera, categórica y sentida, una frase que me estremeció: ¡Pobre país! Uyyy sí ¡pobre país y pobres colombianos mayorías del común!. ¿Para dónde vamos si mientras criticamos mandatos extranjeros,  no miramos el despeñadero al que están llevando a Colombia sus dirigentes de todo orden?

*****

Que Fajardo y Gaviria “son de lo mismo”. Más bien, creo, ellos dos son los distintos y “de lo mismo” todos los demás. (Con excepciones, a mi modo de ver, de unos cuantos, pocos por lo demás, entre quienes cuento a Humberto de La Calle)  “Bienvenido a la leonera” le dice Fajardo a Alejandro Gaviria. Sí, Fajardo ya lo sabía; Gaviria empezó a sentirlo desde el momento mismo de renunciar a la rectoría de la Universidad de los Andes cuando medio país salió a tragárselo vivo. Eso es una leonera. Me encantó esa salida del matemático, exgobernador de Antioquia y exalcalde de Medellín. Ya lo había dicho y lo reitero: Las campañas que recién arrancaron o están por emprender, serán más de lo mismo, pero lo mismo de los que están y han estado en el poder. Como leones hambrientos -estando llenos-  no quieren soltar presa alguna para sus contrarios. ¡Qué apetitos tan voraces! Si al menos plantearan cositas buenas para cambiarle el rumbo a Colombia – tanto los que ya hacen parte de este desbarajuste como los que quieren meterse en él- hasta nos animaríamos a prestarles atención para votar por los mejores y no contra los peores.

*****

Tanta perorata en contra del alcalde Daniel Quintero, impide ver las cositas buenas que hacen él, su conyugue o Gestora Social, y algunos de su gabinete (en el que la mayoría son inexpertos) porque Quintero como todos, absolutamente todos los anteriores mandatarios de la capital antioqueña, algo hacen –unos más otros menos- por el bienestar ciudadano que es  deber en toda gestión. Están trabajando particularmente en sectores de habitantes con pocos recursos, adelantando programas que les hagan la vida más amable. El despilfarro al que llegan administraciones de los distintos niveles territoriales, bien sea por corruptela, por aquellos vicios detestables de la clase política, o por inexperiencia; ah, y últimamente dizque porque los engañan, corresponde averiguarlo a los entes de control. (En donde también hay ciertas prácticas “non sanctas”) ¡Que sinvergüencería!

*****

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS