fbpx
miércoles, agosto 17, 2022
InicioOpiniónClaudia PosadaPíldoras Politicas con Claudia Posada

Píldoras Politicas con Claudia Posada

  • Cuando por fin entendimos y vamos en ese sentido: Velar por el planeta, detener los daños en los que incurrimos, educar para la conciencia ambiental y difundir las prácticas amables con la Tierra, en Colombia, eventualmente, se va a elegir presidente a un señor que ya aseguró fusionar el ministerio del Medio Ambiente con el de Cultura, es decir, volver trisas los presupuestos separados, quietarle recursos a cada uno en particular. Con Rodolfo Hernández ya está el escritor William Ospina. Que “cambie de tercio” un político no extraña ¿pero un intelectual de la talla de Ospina posiblemente apuntándosele a esa amalgama que él aceptaría como ministro? Ya lo tentaron, ya le ofrecieron el  “nuevo” ministerio y “el diablo es puerco”.
  • Ingrid Betancur vino a Colombia, hizo lo que se le antojó como buena calculadora para su beneficio, reventó por dentro la Coalición Centro Esperanza; ahora haciéndole fila (de primera) a Rodolfo Hernández,  y liderando el club de los que aspiran  a ministerios y embajadas creyendo que el santandereano -por la ignorancia que se adivina aunque la disimule con cháchara- los va a oír. Todos van a estar  – en la eventualidad de su mandato- como gatos enmochilados.
  • Qué ni sueñen los que rodean a Sergio Fajardo que él endosa votación. No todos los votos fajardistas van a parar a donde él se vaya. Álvaro Uribe sí;  él sí endosa votos y por ello pueden ir contando los de Federico Gutiérrez en la suma a favor de Hernández. Así que tampoco puede creerse que el exalcalde de Bucaramanga (y sus ya mejores amigos) de llegar a la presidencia de Colombia, no tendrá fuertes escaramuzas con el Congreso para sacar adelante ciertos proyectos de ley, pues a partir del 20 de julio habrá nueva composición; así se piense, aunque puede suceder (político es político) que  a la larga no se obnubilan. O si no, pregúntenle a la actual mesa directiva del Senado.
  • Un acierto que habla por sí solo de cómo hay gente excelente con Rodolfo Hernández, es su fórmula vice presidencial Marelen Castillo; él se está rodeando de académicos porque sabe que con ellos se desvanece la sensación de ignorancia que lo persigue. Lo que por otra parte se sospecha y teme, es que a Hernández le importe un pito lo que sus nuevos mejores amigos –los de buena fe y por el saber y conocimientos- le digan al oído. Los que le hablen por “instrucciones” que reciben de otro, lo imaginamos, fatal además. En todo caso, los que ya están allá entregados al señor de las cachetadas y las “emputecidas” saben que él decidirá finalmente lo que a él se le antoje. Lo dijo claramente y de manera reiterada: Recibe votos pero “sigo firme en lo mío”.

ÚLTIMAS NOTICIAS