domingo, diciembre 5, 2021
InicioOpiniónColumnista InvitadoPeriodismo Vs grosería crítica

Periodismo Vs grosería crítica

Por Lola Portela

Esta semana quedé con un mal sabor al escuchar “completa” una entrevista a María Fernanda Cabal. La senadora y precandidata presidencial, por el partido Centro Democrático, fue entrevistada por la periodista Vanessa De La Torre, de la emisora Caracol Radio, para ahondar sobre los detalles de la campaña y plan de gobierno con el que la congresista desea llegar a la Casa de Nariño.

Desde la primera pregunta noté la intención, y me sorprendió, pues Vanessa le dice a la entrevistada:
“¿Eso de su precandidatura es real?”, a lo que la senadora respondió: “¿Y esa pregunta es seria?”. En ese momento, los ánimos de la entrevista comenzaron a tomar el rumbo no deseado. Y empeoró cuando María Fernanda Cabal lanzó fuertes cuestionamientos a los medios de comunicación de Colombia, asegurando que, “desinformaban y no contaban las cosas como eran”. Puede dolerle a muchos, pero es la realidad. Y creo que obedece a que se ha dejado de investigar y las redes son la fuente para muchos.

La periodista de Caracol indagó a la senadora sobre su opinión en los múltiples casos de brutalidad policial, documentados en fotos y videos. Y cómo era de esperarse, porque conocemos su posición, María Fernanda Cabal lanzó las críticas, que siempre ha hecho “No, yo lo que creo es que ustedes han sido cómplices ocultando información de lo que es la milicia urbana. (…) La narrativa la va ganando la izquierda. Y la va ganando por esta cantidad de redes y medios que se inclinan a disfrazar la realidad”, dijo la parlamentaria, refiriéndose a que los medios no habrían cubierto, como se debía, el paro y las protestas, victimizando a los manifestantes, sin mostrar la realidad de los fuertes ataques a los miembros de la fuerza pública.

En resumen esta entrevista, respaldada por Pascual Gaviria; me motiva a recordarle a los estudiantes y futuros colegas del periodismo que “el sentido e incluso el significado de la libertad se pierde al encasillarse en el dogma, en la ciega certeza de haber conquistado la verdad absoluta”, lo escribió Oriana Fallaci y lo aprendí cuando a penas era una niña y soñaba con ser periodista.

Queridos estudiantes de Comunicación y Periodismo esa entrevista no es muestra de verdadero profesionalismo.

Por el contrario, denota un periodismo ORDINARIO, sin fundamento sólido, sin respeto, con preguntas tendenciosas y mal intencionadas, por parte del entrevistado.

Qué altivos y sobrados se muestran este par. Cuando Vanessa dice: “hágale Pascual” ¿qué querría decir: se la dejo, acábela? Ese lenguaje no demuestra la formación académica que tiene Vanessa De La Torre Sanclemente.

Me pregunto ¿Se le subieron los apellidos?
¿Dónde queda su experiencia como esa periodista cuya hoja de vida nos dice que ha pasado por la radio, prensa escrita y televisión?
¿Acaso olvida que todo cargo o trabajo es transitorio? Bueno tal vez, como algunos está allí, no para informar, servir de canal hacia la verdad, sino para mostrarse en su egocentrismo e individualismo que no contempla a quienes la escuchan y el derecho de éstos a estar bien informados. ¿Acaso no sabe que su libertad termina donde comienza la del otro?

Será que este par no contempla que lo valioso que tenemos, como periodistas, es el don de gente. El saber valorar, respetar al otro, aunque su ideología, condición social, religión o situación personal esté lejos de nuestras propias creencias y convicciones.

Lástima que Colombia no tiene un ente de ética profesional para periodistas. La prensa debe ser libre, pero responsable del cómo también. Esa agresividad, esa actitud nos pone en entredicho a todos, como periodistas. Por esa razón escribo esta columna, porque amo y defiendo el buen periodismo.

Por otro lado, queda claro que la entrevistada mantuvo una excelente postura, tuvo dominio propio. María Fernanda Cabal a pesar de su conocido carácter fuerte, demostró su formación y cultura. Algunos dirán: está en campaña. Y eso habla también muy bien de ella, pues en definitiva no se puede gobernar, no se puede administrar cuando se es un ignorante.

Queda también demostrado que si, por primera vez llegará una mujer a la presidencia, ésta domina, maneja con gran sabiduría muchos temas, incluso su propia crisis. Un 10 para la candidata. Un cero para esta clase de periodismo.

Y, aclaro, no es que debamos arrodillarnos y rendir honores o pleitesía a los entrevistados. Lo que debemos hacer es tener dominio propio, dejar de creer que el periodista es el protagonista.

Grande es el periodista que logra darle realmente el micrófono a la información: a nuestros entrevistados. Ellos son la fuente y como gestores de opinión pública debemos ser muy objetivos y transparentes. Fácil no es, pero se logra cuando tenemos muy claro nuestro roll.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS