IFMNOTICIAS

Nueve datos para entender el problema del robo de gasolina en México

INTERNACIONAL. El robo de gasolina en México involucra al crimen organizado. Las pérdidas en las finanzas públicas del país por este delito ascienden a hasta 1.000 millones de dólares. Cada año, el erario mexicano pierde entre 15.000 y 20.000 millones de pesos (unos 1.000 millones de dólares) por el robo de gasolinas y diésel, según dijo el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, en una entrevista televisiva este martes. Ante ello, el gobierno federal alista una estrategia interinstitucional para frenar este delito que data desde 2000.

Los más perjudicados con este robo continuado de combustible son los mexicanos de todos los estados de la Unión Mexicana, pero especialmente los que viven en Guanajuato pues dicen que el robo de gasolina es mas rentable que el trafico de drogas y que cuando el Gobierno Federal decidió cortar el suministro por algunas lineas de oleoductos que atraviesan el pais para impedir el robo constante, inmediatamente empezaron a aparecer las colas de carros, que en algunos casos han llegado a ser mas de cien de ellos, alrededor de las estaciones de servicio esperando a que haya algo de gasolina para tanquear. Otra historia es cuando se consigue gasolina, si se consigue, pero a precios estratosféricos por  causa de la especulación y el acaparamiento del combustible.

La estrategia para prevenir lo anterior tendrá que priorizar la prevención para evitar un mayor traspaso de los costos al consumidor final, según el consultor de Caraiva y Asociados, Ramsés Pech, quien califica de poco efectiva la lógica de únicamente tapar los hoyos de los ductos perforados.

“La única forma es prevención no reacción. Tengo ductos que prevenir, ¿cómo prevengo?, con un sistema de monitoreo en tiempo real”, dijo en entrevista.

La estrategia de prevención se fortalecerá si México crea una empresa encargada de vigilar con tecnología de punta los ductos al ser una infraestructura de interés nacional, dijo en una entrevista.

Estos son los 9 puntos que le ayudarán a  entender la magnitud de este problema que involucra al crimen organizado

1. Pemex registró su primer robo de combustible en sus ductos hace 17 años, en el año 2000, cuando se registraron 15 extracciones conocidas ahora como ordeñas, de acuerdo con datos de la petrolera proporcionados a Expansión a través de transparencia.

Indagan-a-mandos-de-la-refineri-a-Ingeniero-Antonio-de-Salamanca

2. El número de tomas clandestinas identificadas y selladas por donde se ordeñó combustible tiene una cifra cifra récord de 6.873 al cierre de 2016, según cifras del reporte anual de Pemex.

3. La ordeña de combustible se disparó 868 por ciento en la última década, pues en 2010 se contabilizaron 710 tomas clandestinas.

4. En el estado de Puebla se ubica en el llamado “triángulo rojo”, una zona que comprende seis municipios por donde pasa el poliducto Minatitlán-México de México y por el cual se transporta el 40 por ciento de combustible que llega a la Ciudad de México y se distribuye al país.

5. Guanajuato, Tamaulipas, Veracruz y el Estado de México son los otros estados con mayor ordena, según Pemex.

6. El año pasado, 538 personas fueron presentadas ante las autoridades por ordeñar combustible, una disminución de 49,5 por ciento frente a 2015.

7. La cantidad de barriles hurtados diariamente a Pemex asciende a 27.000 barriles, según dijo Carlos Murrieta, director de Transformación Industrial de Pemex, en entrevista con Radio Fórmula este lunes.

6622f7832c157702de5f24e78c08e8d9-w1000

8. Las pérdidas en las finanzas públicas del país por este delito ascienden a hasta 1.000 millones de dólares, según cálculos del secretario de Hacienda.

9. Tras la reforma energética, Pemex asume los costos que le generan las tomas clandestinas en su red de ductos.

Para Ramsés Pech, la alternativa de transportar el combustible por otras vías, como la terrestre o férrea, pese a que son posibles son más costosas que hacerlo por los ductos.

“Se está haciendo un negocio de seguridad en los ductos”, pues cuando el mercado de combustibles sea abierto, las empresas participantes tendrán que considerar en sus costos las tomas clandestinas y su reparación”.

Comentarios: 0