fbpx
miércoles, octubre 5, 2022
InicioOpiniónColumnista InvitadoNo contaban con mi astucia

No contaban con mi astucia

Por: Álvaro Ramírez González

Siete meses cortos le quedan a Iván Duque para terminar su mandato, su triunfo en 2018, frente a la tenebrosa alianza de la izquierda, el bloque Santista y las FARC alrededor de Gustavo Petro, fue una sorpresa para ellos, que daban por muy seguro su triunfo.

Duque fue excepcional candidato, el acompañamiento decidido de Uribe, él poderoso CD y una parte del P Conservador, lograron el triunfo, desde el inicio de su mandato la izquierda de Petro y Bolívar, con sus aliados naturales Fecode, CUT, CRIC indígena del Cauca, FARC y ELN, decidieron no dejar gobernar a Duque.

Iniciaron una serie de marchas y paros sin motivo real, cobrándole a Duque las deudas de Santos, que terminaban en vandalismo y destrucción. El bloqueo de la vía Panamericana en el trayecto Cali- Popayán por un mes por esos indígenas financiados por la coca, fue el anuncio de una jornada terrorista interminable que después fue el paro terrorista que bloqueó y detuvo al país por 50 días.

La Pandemia, fue otro ataque inesperado que apagó el suiche del mundo económico en 72 horas, contra los pronósticos de mamertos de la prensa irresponsable, Duque ha manejado la pandemia con rigor gerencial. Conseguir US 20.000 millones para financiar todas las aristas de la crisis fue genial y rápido.

Desde habilitar cientos de hospitales públicos en ruinas, hasta comprar y pagar las vacunas y además ayudarle a todas las empresas del país con el pago de la nómina para evitar su cierre, fue una tarea magistral. Hoy el 70% de los colombianos están vacunados, y Duque se consiguió, además, 14.5 millones de vacunas donadas.

A todas estas cosas Iván Duque ha respondido con serenidad, reflexión, calma y una dosis muy alta de trabajo y gerencia pública eficaz, con eso no contaban ni Petro ni sus aliados, con tantas adversidades, después de Duque, imaginaron sencillo llegar al poder.

El crecimiento de la economía colombiana del 10% que se acaba de manifestar en un diciembre comercial sin antecedentes, fue el campanazo de que Duque estaba por el camino correcto, la popularidad de Duque empezó una línea ascendente a medida que son visibles sus obras. Nunca fue más grande la venta de vivienda popular apoyada en subsidios del Gobierno, ni de vehículos como en este último año.

La entrega de autopistas como las del Nus, el cruce de la Línea, el túnel y el tramo de la Tesalia, uno más en el Putumayo en la frontera con Ecuador, otro tramo en la Guajira, la vía San Onofre a la Cruz del Viso, y otras más que serán entregadas este año, muestran un gobierno ágil y eficaz, que no se dejó arrinconar por tantas adversidades.

Inauguró los nuevos aeropuertos de Pereira, Leticia y Pasto. La solución de la energía de la costa Atlántica, avanza firme y está cada día mostrando su real beneficio a esa rica región del país, la mano serena y enérgica de Duque salvó a Hidroituango y a EPM, que transitaban el camino de la catástrofe.

La inversión social de Duque es descomunal y con El, será gratuita la educación universitaria para estratos 1, 2 y 3. Los precios del café y del petróleo, les han dado oxígeno extra a 550.000 familias cafeteras y al Estado colombiano.

El combate al narcotráfico ha sido brutal, 640 toneladas de cocaína confiscadas este año, 2.500 laboratorios destruidos, 105.000 hectáreas de coca erradicadas

¿Se imaginan ustedes cuantos dólares, cuantas armas y cuánto terrorismo se evitó Colombia con esta descomunal tarea militar?

Más de 1.700 ollas de microtráfico han sido allanadas, destruidas y extinguida su propiedad en áreas cercanas a escuelas y colegios. Santrich, Romaña, el Paisa, Dani, Guacho, Mercancía y 240 jefes terroristas más están hoy fuera de circulación.

La labor de Duque se ve y será mucho más visible este, el año de culminación de su monumental plan de obras, en equipo de ministros técnicos silenciosos y competentes son también claves en esta exitosa gestión.

Los alcaldes de Bogotá, Medellín y Cali, siempre sus feroces antagonistas por razones políticas, han recibido la mano tendida y generosa de Duque, para apoyar financieramente proyectos como el Metro de Bogotá y el Metro de la 80 en Medellín. Unas elecciones completamente limpias y libres de politiquería e intervención estatal, serán el sello con que Duque termina su mandato.

Duque, un grande, ¡Saldrá por la puerta grande!.

ÚLTIMAS NOTICIAS