IFMNOTICIAS

México se rinde ante el narcotráfico

MEXICO. El presidente de izquierda Manuel López Obrador tomó la decisión de declinar todos los esfuerzos para perseguir el narcotráfico en su país, determinando que no es prioridad para el Estado, perseguir capos y decretó que en México terminó la guerra contra el narcotráfico.

Sus palabras estuvieron sustentadas con el argumento que el gobierno mexicano tiene otras prioridades, entre las que están reducir los homicidios y generar mayor seguridad, cosa que no se logra de persistir en la guerra con el narcotráfico.

El presidente de los mexicanos dijo además que buscará en el congreso, que sea aprobado la creación de una Guardia Nacional que se encargue de propender por la seguridad ciudadana y controlar los grupos delincuenciales, pero reiteró que no se dedicará a perseguir el narcotráfico en su país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que terminó la lucha militar antidrogas y que perseguir capos no es prioridad para su gobierno, aunque promueve la creación de una polémica guardia nacional que críticos consideran militarizará a México.

“No hay guerra, oficialmente ya no hay guerra. Nosotros queremos la paz, vamos a conseguir la paz”, dijo AMLO al ser interrogado en su conferencia de prensa matutina sobre si durante su presidencia, que inició el 1 de diciembre, se había detenido a un jefe del narcotráfico.

“No se han detenido a capos, porque no es esa nuestra función principal. La función principal del gobierno es garantizar la seguridad pública (…) Lo que buscamos es que haya seguridad, que podamos disminuir el número de homicidios diarios”, añadióAMLO.

Expertos en seguridad han señalado que la sola captura de los jefes del narcotráfico no es suficiente para terminar con la criminalidad y que, de hecho, esto ha contribuido a que los brazos armados se hagan del control de los cárteles y se multipliquen células autónomas y marcadas por un elevado grado de violencia.

AMLO ha sido por años un duro crítico de la estrategia militar antidrogas lanzada en diciembre de 2006 y que se ha acompañado de una ola de violencia. Desde entonces suman más de 200.000 homicidios, según cifras oficiales, que no detallan sin embargo cuántos casos están ligados al crimen organizado.

El izquierdista de 65 años ha anunciado una serie de ayudas sociales porque, según considera, la pobreza es lo que empuja a muchos a caer en la criminalidad.

Como candidato, lanzó una polémica propuesta de dar amnistía a criminales, pero ésta se ha ido difuminando en medio de una ola de protestas, sobre todo de familiares de víctimas del crimen.

En campaña, AMLO dijo que devolvería a los militares a los cuarteles pero, ya como presidente, lanzó una iniciativa de reforma constitucional para crear una guardia nacional con decenas de miles de militares.

Organismos defensores de derechos humanos nacionales e internacionales, partidos de la oposición y algunos miembros del partido oficialista, Morena, han criticado duramente la iniciativa por considerar que conduce a la militarización del país y va en contra de sus promesas de campaña.

La reforma, que requiere el apoyo de dos tercios del Congreso bicameral, ya fue aprobada por la Cámara de Diputados con votos de Morena, respaldado por el exgobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La iniciativa fue remitida al Senado, donde Morena requiere de nuevo el apoyo del PRI, que ha advertido sin embargo que la apoyará solo con modificaciones.

En el 2018, el número de homicidios en México se disparó a 33.341, el más alto desde que iniciaron los registros nacionales el 1997, según estadísticas del gobierno.

Con  información de AFP

Comentarios: 0