fbpx
martes, mayo 24, 2022
InicioDestacadoMamá, amá, mamita, madrecita y mamacita... ¡Hoy es tu día!

Mamá, amá, mamita, madrecita y mamacita… ¡Hoy es tu día!

Si alguien quiere ofender, no recurre a mencionar la barriga prominente, o la calvicie extrema, o la poco estética conformación de la cara y del cuerpo. Casi siempre, el mayor intento de agresión comienza por el ser más importante en la vida de los seres humanos: sí, por la madre, a quien el ofensor acusa de tener una ocupación indecorosa.

Así lo han entendido los policías, los periodistas y hasta los árbitros de fútbol, quienes, de seguro, están acostumbrados al recordatorio de sus progenitoras cada fin de semana. Ojalá este domingo, con motivo del día de la madre, ningún fanático airado decida enrostrarle el oficio de la que le dio la vida a un árbitro injusto.

Celebramos el día de las madres, también el de las mamitas en los colegios, el de las madrecitas en las plazas de mercado y tiendas de barrio, el de las «amás», en esta tierra que nos ha acogido con cariño; el de las mamacitas –por ternura, claro está–, el de las mamis y también el de esas madres que ahora son llamadas con solo dos letras, por aquellos hijos que son fanáticos de la economía del idioma. ¡Sí, también es el día de la «ma»! Así, con un ahorro del 50% de la palabra, se dirigen algunos a esa mujer genial que hace presencia en sus vidas.

Cortesía Pexels.

Lo importante es que, en este día, a ningún despistado se le ocurra rendirle homenaje a la madre –o ma, «amá», mamá, mamita, madrecita o mamacita– con ollas, planchas, vajillas o cualquier utensilio para cocinar, lavar o asear, porque eso, más que un obsequio, es reconocer que no conoce los gustos, preferencias y caprichos de aquella mujer que nos llevó en su vientre.

Hay que advertir, además, que tampoco aceptan, de buena gana, esos bonos impersonales, diseñados con el pretexto de ser utilizados para que «los gasten en lo que quieran» … Lo que ellas merecen es el esfuerzo de buscar algo especial, digno de todo lo que nos han dado. Y, sobre todo, algo que tenga impreso el amor, la ternura y la gratitud por esos años de abnegación y buena voluntad. Ojalá que estas últimas líneas no hayan inspirado en algún hijo, la pésima idea de regalarle a la mamá, un pocillo con un corazón dibujado y una leyenda copiada de Internet, para que se sirva el café en la mañana. Que quede claro: eso no es una buena idea e IFMNOTICIAS.COM no se hace responsable por la escasa imaginación y el poco talento de algunos hijos para festejar a la mamá en su día.

Cortesía de pexels-pixabay.

Entre tanto, nosotros solo queremos decirles ¡gracias!, porque a veces parece insuficiente la gratitud, para reconocer la importancia de las madres en la vida de cada uno de nosotros. Nuevamente, gracias, por dejar atrás las rabietas que las hemos hecho pasar, por perdonar nuestras espinas, por estar ahí, siempre para nosotros; por el abrazo acogedor, por el amor lleno de comprensión y sinceridad, por las palabras oportunas, por el consejo preciso y también, claro está, por las largas jornadas de cantaleta que han quedado estampadas en nuestra mente y en nuestro corazón.

A todas las madres,«amás», mamás, mamitas, madrecitas y mamacitas que cumplen con su misión día a día; a las que ya partieron pero continúan vivas en nuestros principios y valores y en nuestros recuerdos; a las que sufren y lloran, a las que ríen y sueñan… ¡A todas, feliz día!

ÚLTIMAS NOTICIAS