miércoles, abril 21, 2021
InicioMedellínLas medidas desesperadas de Daniel Quintero que tiene molestos a los demás...

Las medidas desesperadas de Daniel Quintero que tiene molestos a los demás alcaldes

Como ya lo había informado IFMNOTICIAS, el alcalde de Medellín Daniel Quintero finalmente tomó la decisión de encerrar a los medellinense durante el fin de semana, decretando un toque de queda continuo, emulando a su homólogo de Cali.

Y es que el alcalde se le ha visto por los pasillos que conducen a su despacho, desesperado y preocupado ante la salida de control del tema Covid.

Quintero Calle ha sido elocuente en las reuniones de análisis sobre la situación en Medellín y ahora llegó al desespero, pues finalmente se refleja en cifras reales, la verdadera situación y que desdicen lo que ha pregonado por meses sobre la “supuesta suficiente preparación  de la ciudad  para enfrentar la pandemia.

 

En este estrellón contra el asfalto, quedaron sin fundamento las falsas declaraciones y engañosos mensajes de twitter sobre las mil camas UCI, la destinación de la Clínica de la 80 para atender la crisis, las cifras maquilladas de contagios y recuperados; tantas veces desmentidas por médicos, hospitales, la gobernación y hasta el Gobierno Nacional.

Hasta ahora, Quintero sobrevivía con su discurso, pero hoy frente a él eminente colapso del sistema por insuficiente capacidad hospitalaria, se quedó sin argumentos y ahora dicta medidas improvisadas y desesperadas acudiendo, inclusive al Gobierno Nacional para imponerlas por encima de las decisiones de los demás alcaldes metropolitanos.

Y es que los alcaldes de los demás municipios del área metropolitana, salvo algunos pocos, le han hecho saber que no lo secundan y se separan de lo que ha sido la ejecución de una mala política de control del Covid, con acciones equivocadas y muchas mentiras, según explican, tendiendo que tratar de enderezar el timón en menos de 10 horas para que entren en vigencia las medidas que desesperadamente ha tenido que tomar. Por eso los alcaldes le dijeron que no lo acompañarían en su decisión.

Los alcaldes de Bello, Envigado y Girardota, fueron los primeros, en darle la espalda al mandatario medellinense y rechazar la medida que, dicen, quería «sugerir», cuando «lo que intentó fue imponer su desespero ante los demás mandatarios haciendo uso del chantaje con el Area Metropolitana».

A estos tres le siguieron Rionegro, Caldas, La Estrella, Sabaneta, quienes dijeron respaldar las medidas de la Gobernación y no el toque de queda continuo de Quintero y así hasta prácticamente quedase solo en medio del desespero y la molestia.

El decretar de manera improvisada el Toque de Queda continuo, tiene consecuencias en el comercio, los ciudadanos y el devenir propio de la ciudad; al punto que fueron convocados plantones en la Alpujarra para protestar por la medida por parte de la ciudadanía.

Hasta el expresidente Álvaro Uribe salió a terciar en el escándalo generado por la imposición de la medida desesperada e improvisada.

 

Y es que la ciudadanía no ve con buenos ojos que la falta del previsión, control, falta de medidas calculadas e inteligentes y absoluta permisividad; ahora sean motivo de restricciones abusivas de última hora.

los ciudadanos no entienden cómo no se tomaron medidas oportunas en el Metro de Medellín, cuyos vagones han sido fotografiados totalmente llenos y sin control de bioseguridad alguno, objeto de denuncias en redes y en los medios por los usuarios. O como no se controlaron en su momento los alumbrados. Inclusive cómo la alcaldía no tomó medidas reales con camas UCI prometidas y respiradores y se limitó a inventarlas en el discurso. O cómo en plena pandemia despide a médicos y enfermeras y luego dice que le hace faltan médicos extranjeros.

A esto, los ciudadanos le siguen cobrando al alcalde Quintero, su falta de autoridad moral, al ser el primero que con la flexibilidad de las normas para sus funcionarios y él mismo, se saltaron las disposiciones, mientras que reclamaban estricto cumplimiento a la ciudadanía.

En su nueva retórica, el alcalde apela a la figura del chantaje afectivo y desde la acción toma medidas improvisadas. Los ciudadanos que le reclaman, dicen que no son «bobos» y que saben que por mucho que encierre a la población, esto no le va a solucionar el estado de «fuera de control» que tiene ahora, pues los resultados solo se verán en dos semanas y le recuerdan que la ocupación hospitalaria actual refleja lo que fue el encierro de hace dos semanas que fue de tres días, es decir, que el toque de queda es una medida ineficaz.

Desde hace varios días, el alcalde lo que ha buscado es que sus propuestas de restricciones sean decretadas directamente por el Gobierno Nacional como única manera de poder sustentar que fue una autoridad superior quien ordena las medidas improvisadas. Los propios alcaldes del área metropolitana se lo han hecho saber. «Solo si lo dice el Gobierno Nacional o la Gobernación, haremos toques de queda continuos», le dijeron en la reunión de esta mañana de viernes.

Es así como Quintero no paró de llamar al Presidente y al Ministro de Salud y logró convencerlos para que se expidiera un decreto, basado en que Medellín llega hoy viernes en la tarde al 100% de la capacidad y con ello el colapso hospitalario y del sistema.

El lloriqueo le funcionó porque sobre las 2:30 de la tarde, se le hizo el milagro y desde el Gobierno Nacional se expidió un decreto restrictivo con las pretensiones de Daniel Quintero.

Pero este paso no le quedó gustando a los alcaldes metropolitanos, quienes ven que sus localidades y sus comercios, están pagando por la improvisación de Quintero. Ya todos le han hecho saber que en esta causa está solo y solo queda entre ellos, el respeto protocolario, pues el alcalde de Medellín es visto como «un pequeño dictador que cuando está desesperado obliga a los demás a pagar por sus culpas», según dijo uno de ellos a este portal.

Para varios de los alcaldes metropolitanos, no puede ser que el trabajo que ellos han realizado juiciosamente en sus territorios a fin de compatibilizar el manejo de la pandemia con la reactivación de los sectores, se vea empañado por el desespero de un alcalde improvisador.

No obstante, Quintero publicó un mensaje en su cuenta de Twitter degustando su triunfo político en su lobby gubernamental para obligar a todos los alcaldes a su voluntad, aunque intentando salvar su pellejo poniendo como culpable al Gobierno; algo que no cayó bien en los mandatarios metropolitanos.

 

 

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS