domingo, febrero 28, 2021
Inicio Mundo La semana en que desaparecieron los partidarios de Trump

La semana en que desaparecieron los partidarios de Trump

Por Megan K. Stac k*

Cuando el nuevo presidente tomó juramento de su cargo el miércoles, no hubo partidos ni protestas en las calles de Washington. En cambio, hubo mayormente silencio, interrumpido por las sirenas de los convoyes a toda velocidad, el batir de helicópteros sobre sus cabezas y los presentadores de noticias narrando las noticias invisibles para los espectadores de todo el planeta. En lo profundo de los anillos de los puestos de control y los soldados, Joe Bidense convirtió en presidente. Las personas ajenas a la seguridad miraban en sus teléfonos o no miraban; la mayoría eran reporteros, soldados o policías. Hubo rumores de que se llevaría a cabo una reunión a favor de Trump en la plaza de Union Station, pero no apareció tal espectáculo: algunos predicadores zumbaban sobre el infierno y las feministas mientras los transeúntes los abucheaban y las palomas se abalanzaban sobre sus cabezas. En Judiciary Square, un hombre solitario de mediana edad avanzó por la acera, con un sencillo sombrero de invierno enrollado sobre su frente y una máscara médica azul desechable. Era una figura anodina excepto por el letrero que llevaba: «ESTO SE VE COMO PYONGYANG / SOLO HAY POLICÍA Y MILITARES / NO CIVILES».

El hombre no quería hablar, explicó a los periodistas. Sus signos contenían todo lo que deseaba expresar. Sacó un segundo cartel de detrás del primero y lo apoyó contra un árbol cercano: «GRAN CENSURA TECNOLÓGICA MATÓ A LA DEMOCRACIA».

El mismo silencio inquietante se había extendido a lo largo de la semana, incluso cuando Washington y las capitales de los estados de todo el país se preparaban para ataques similares a la insurrección del 6 de enero . Una persecución nacional buscó a las personas que habían asaltado el Capitolio, desafiando la transferencia de poder de Donald Trump a Biden. Las empresas de redes sociales depuraron los perfiles de los partidarios de Trump y los milicianos acusados ​​de incitar a la violencia. Los estadounidenses se vieron excluidos de los centros urbanos y los edificios públicos. Y después de todo eso, quizás debido a todo eso, solo un puñado de manifestantes se inclinó por Trump.

Una mujer solitaria caminaba entre los reporteros cerca del Capitolio el miércoles por la tarde, vestida con una sudadera de maga y con un cartel que decía “Impeach 46”, pero ella también se negó a hablar. Un partidario de Trump deambulaba con un traje blanco impecable y zapatos blancos brillantes, con un pañuelo de bandera estadounidense atado sobre la boca, preguntándose en voz alta por qué más de sus camaradas no estaban allí. Los grupos de Jesús predicaron por altoparlantes contra la homosexualidad y los musulmanes; algunos YouTubers extravagantes buscaron a alguien para hacer una broma a la cámara. Estos eran provocadores, vinieron a absorber la atención desbordante de una multitud ruidosa, pero en cambio se encontraron, torpemente, en el centro de la acción.

El lunes, manejé hasta Richmond para una protesta estatal por los derechos de armas de la Liga de Defensa de los Ciudadanos de Virginia, una variante más radical de la Asociación Nacional del Rifle. El año pasado, la misma manifestación atrajo a decenas de miles de personas y, este año, se consideró un posible punto de inflamación. Los funcionarios de Virginia declararon el estado de emergencia, cerraron las icónicas puertas de las cámaras legislativas de Thomas Jefferson y advirtieron a la gente que se mantuviera alejada del centro de Richmond. Todo ese miedo se redujo a nada. La manifestación atrajo a una pequeña multitud de activistas de armas, milicianos y Proud Boys, muchos de los cuales habían sido expulsados ​​recientemente de las redes sociales. Tenían mucho que decir sobre las grandes tecnologías y las armas, y muy poco sobre Trump.

La mayoría de los miembros de VCDL se quedaron en sus autos y camionetas; unas cuantas banderas de Trump y muchas pancartas de «No me pises» ondeaban al viento mientras pasaban por delante del palacio de gobierno en una caravana que tocaba la bocina. Pero, en las pasarelas alrededor del edificio, una variedad más variada de manifestantes organizó un performativo libre para todos. Era como si todas las ideas, memes y personalidades de la era Trump se mezclaran. Alguien llevaba una efigie disecada del gobernador de Virginia, Ralph Northam, etiquetada como «Northam el infractor». Alguien más cargaba con un retrato enmarcado de Rand Paul montado sobre un cortapernos. Algunos Proud Boys se rezagaron entre la multitud, tratando de vender camisetas de veinte dólares para recaudar dinero para lo que llamaron su sección local.

Difícilmente se podría caminar un pie sin tropezar con un reportero, o una persona que se describiera a sí misma como reportero o, vagamente, como prensa, pero algunas de estas personas quizás se entendieran mejor como activistas que trabajan para documentar y dox a las milicias. (De hecho, un miembro de los Proud Boys fue identificado más tarde en Twitter por un izquierdista que había viajado desde Charlottesville para el evento). A veces, la prensa se reunía frente a los hombres armados, aparentemente insegura de qué hacer a continuación, simplemente tomando fotografías, y los jóvenes armados posaban en silencio, de modo que todo parecía una alfombra roja apocalíptica.

Los Últimos Hijos de la Libertad, un capítulo local de Boogaloo Bois, venían marchando, encabezados por un ex marine de veinte años llamado Mike Dunn. Se acomodaron en la acera frente al césped de la casa estatal. Dunn parecía ansioso por una confrontación; se enfadó con la policía que estaba en el perímetro del césped. Sin embargo, la policía no se dejaría llevar; observaron impasible cómo la multitud fuertemente armada se burlaba de la prohibición de armas de fuego.

«¿Que van a hacer? ¿Matarme y sacarme de un país que pisotea mis derechos? Dunn dijo a los periodistas. «Que así sea. Adelante, mártirme «.

Dunn paseaba por la acera con la energía de un tipo que entra al bar después de la medianoche listo para una pelea. Entre las diversas facciones y milicias de derecha, los Boogaloo Bois son un grupo relativamente nuevo, unidos por el deseo de librar la guerra contra el gobierno. Algunos son supremacistas blancos declarados, y otros afirman ser aliados de activistas negros. Uno de los hombres de Dunn lucía un parche de Black Lives Matter en su ropa de camuflaje; el grupo invitó a un manifestante que ondeaba una bandera trans a unirse a ellos en la calle. “De hecho, capacitamos a las minorías aquí en Virginia; tenemos varios grupos de capacitación ”, dijo Dunn. «Respaldamos el hecho de que las vidas de los negros importan». Hizo una pausa para repetir en voz alta: «Porque las vidas de los negros sí importan», luego volvió a un tono normal y explicó: «Lo siento, estaba tratando de que los Proud Boys me escucharan».

Un joven fornido con una mata salvaje de cabello largo y rizado palmeó su AR-15 y me dijo que lo llamara Sasquatch. No dudaba de que Trump había perdido las elecciones, me dijo, y le deseó a Biden la mejor de las suertes. Sasquatch dijo que es cerrajero de oficio y pasa su tiempo libre investigando genealogía, limpiando viejos cementerios y trabajando como voluntario en Seven Cities Alliance, una milicia preparatoria. Se unió a la milicia el año pasado, cuando los legisladores de Virginia consideraron la prohibición de las armas de asalto; si se hubiera promulgado la ley propuesta, dijo Sasquatch, lo habría convertido en un criminal.

«Un delincuente», dijo, incrédulo. «Sabes, viviendo en un mal vecindario, toda mi vida he tratado de no ser un delincuente, traté de no ser un mal tipo».

Su tono era lastimero. Esta era una persona que deseaba desesperadamente, pensé, ser vista como moralmente justa. Quería honrar a los muertos; trajo torniquetes a este evento en caso de que le dispararan a alguien. Pero luego su tono se oscureció en una advertencia. Y luego la advertencia se convirtió en una amenaza.

“No quiero ser ese tipo. Ninguno de nosotros quiere ser ese tipo, ¿sabes? él dijo. “No nos pises. Porque somos más de nosotros que de ustedes. Y, cuando se trata de eso, sí, estaría dispuesto a pelear y cualquier cosa que puedas imaginar por mis derechos «.

Amedida que avanzaba la tarde del miércoles en Washington, se podía sentir la energía derretirse, como los largos silencios que se arrastran hacia una mala fiesta o una conversación aburrida. El día era frío y no había ningún lugar donde estar. En la fuente frente a Union Station, Cristóbal Colón miró con melancólicos ojos de mármol hacia la cúpula del Capitolio y la Corte Suprema más allá. Algunas personas se sentaron en el suelo, atrincheradas por bolsas llenas de cosas y hablando con el aire. «Es demasiado tarde», gritó un hombre, mirándome desde su tienda.

Tenía razón, era demasiado tarde. Lo que sea que este día estaba destinado a ser, lo que hubiera sido, ya había terminado.

Esta semana, un amigo me recordó una frase que escuchamos mucho en Afganistán después de la invasión estadounidense: «Se han quitado los turbantes». Me reí, al principio, cuando comparó a los leales acérrimos de Trump con los talibanes que eludieron la captura abandonando sus identidades políticas y volviendo a fundirse con la población en general. Pero luego dejé de reír. Los talibanes pasaron a la clandestinidad, se organizaron y mataron a innumerables personas para recuperar el poder que creían que les pertenecía por derecho.

Estados Unidos, por supuesto, no es Afganistán. maga no es talibán. Pero mientras deambulaba por las gélidas calles de Washington el miércoles, caminando por aceras donde no estaban las multitudes del maga , la frase seguía flotando en mi mente. Donald Trump siempre fue un líder insurgente: inició un levantamiento político con un barniz de populismo democrático que lo arrastró a la Casa Blanca y culminó en un estallido de violencia. Y ahora Washington, DC, fue cortado en pedazos urbanos por muros de metal y soldados y vehículos militares descomunales inclinados para evitar que alguien se acerque a los pasillos centrales del gobierno. Se podría decir que el gobierno se estaba escondiendo o que se estaba protegiendo con prudencia. Ciertamente, nuestros líderes se sellaron esta semana de una fuerza rebelde que no se presentó.

Tal vez vengan mañana, el mes que viene o el año que viene. Tal vez el silencio actual esté tan coordinado como el ataque al Capitolio. O tal vez no. Quizás a la larga no importe mucho, porque todos los componentes de la era Trump permanecen: el racismo y las dificultades económicas, las armas y los conspiradores, la propaganda y la manipulación, y nuestras incesantes y agotadoras batallas por el espacio mismo: espacio en línea, espacio. en las calles, espacio para hablar y escuchar.

Dentro del perímetro el miércoles, hubo alegría y reverencia, pero más allá de las barricadas, la ciudad era un retrato del miedo. Cubrí nuestras guerras de terror durante años y, como resultado, considero el miedo estadounidense con inquietud. Cuando escucho a la gente hablar sobre la represión del terrorismo doméstico, tengo la sensación de mirar por un pasillo muy oscuro, preguntándome dónde termina.

*The New Yorker

ÚLTIMAS NOTICIAS